Verdades a medias

martes, 9 de noviembre de 2004
México, D F, 8 de noviembre (apro)- Hace cuatro años, cuando Vicente Fox asumió el poder presentó como su máxima la transparencia y rendición de cuentas; pero como ha ocurrido con todas sus promesas de cambio, no ha cumplido Luego del escándalo que provocó la revelación de fideicomisos como Aduanas I y Aduanas II, las cuales fueron adquiridos con dinero público y donde se depositaban los recursos obtenidos por el cobro de Derecho de Trámite Aduanero y, la creación de Isosa, la oposición presionó al gobierno federal para que hiciera públicos todos los fideicomisos Recientemente, el pasado 6 de septiembre, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público firmó con la de la Función Pública un cuerdo donde se comprometen a transparentar la información para que pueda ser auditadas Por otro lado, quedó establecido en la Ley de Ingresos de 2005 que los fideicomisos constituidos por el gobierno federal se harán públicos La semana pasada, en atención a este mandato, Hacienda dio a conocer la existencia de 706 fideicomisos, fondos y mandatos por un monto de 128 mil millones de pesos Dio a conocer un enorme listado, es cierto, pero fue una verdad a medias Y es que en realidad existen más de mil fideicomisos o figuras análogas con un monto que rebasa los 600 mil millones de pesos, es decir, la información dada a conocer por la SHCP es parcial y no llega al fondo del asunto, pues no sólo se trata de presentar un listado, sino justificar su creación y manejo de estos millonarios recursos El gobierno con esto sólo demuestra que seguirá en el juego de las apariencias, ofreciendo verdades a medias, manteniendo la opacidad que hay en el manejo de las finanzas, pero sobre todo y que es lo más importante, que pretende seguir encubriendo a los funcionarios públicos que han manejado durante años estas cantidades millonarias sin que nadie, ni la propia Auditoria Superior de la Federación pueda verificar si ha habido o no un correcto manejo de dichos recursos En el centro de todas estas figuras está, al igual que en el pasado, un hombre que ha tenido a su cargo el manejo de las finanzas del país, Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda El mismo hombre que aparece detrás de escándalos como Fobaproa, Isosa, Francisco Gil, es quien, por un lado, da a conocer la lista de 700 fideicomisos tratando de limpiar su trabajo y por otro, interpone una controversia constitucional contra el auditor superior de la Federación cuestionando sus facultades para auditar los más de mil fideicomisos que existen y son manejados desde la secretaría de hacienda Gil Díaz representa la opacidad en el manejo de las finanzas, representa la impunidad, pero por desgracia es el hombre fuerte del gobierno de Vicente Fox y a quien seguramente le debe que el país no haya caído en ruinas de manera estrepitosa Pero no hay por qué agradecérselo, ese es su trabajo y debiera de ser de un hombre de estado Si Vicente Fox quisiera cumplir con su palabra de transparentar todo en este país, debiera empezar por exigirle a su secretario de Hacienda que dé cuentas claras sobre esos recursos millonarios y no irrisorias listas de fideicomisos que no dicen ni demuestran nada

Comentarios