A contracorriente...

lunes, 13 de diciembre de 2004
* La Universidad de la Cd de México ha batallado para no ser considerada proyecto político, sino alternativa de educación Hoy va tras su autonomía México, DF, 13 de diciembre (apro)- A tres años de la creación de la Universidad de la Ciudad de México (UCM), el principal proyecto educativo de Andrés Manuel López Obrador, el rector Manuel Pérez Rocha rechaza que la institución sea un “proyecto político” del jefe de Gobierno del Distrito Federal “Se trata de un proyecto incluyente e innovador, que rompe con políticas que han destruido la educación superior del país Cuando nació la universidad recibimos innumerables críticas de muchos sectores, en el sentido de que iba a ser un proyecto político Estos tres años han demostrado que no es así Por fortuna, creo que los ataques son cosa del pasado Los hechos han demostrado que es un proyecto académico serio, comprometido con la educación en la capital del país”, explica Para profesores y alumnos de la UCM, a pesar de sus “limitaciones y carencias”, esta casa de estudios representa “el proyecto educativo más prometedor que ha habido en la Ciudad de México en los últimos 50 años” Massimo Modonesi, coordinador del posgrado de Humanidades y Ciencias Sociales en el plantel de la UCM en San Lorenzo 290, colonia del Valle, señala: “El esfuerzo de concebir y construir una universidad pública en una época marcada por el neoliberalismo y los recortes a la educación, es un desafío Pensar en ampliar la oferta educativa en este contexto, es muy difícil” Modonesi, profesor de Historia Contemporánea en la UCM, añade: “En esta universidad hay un compromiso con la educación No digo que no lo haya en otras universidades, pero aquí nadie siente que todo está dado… Enfrentamos ese desafío; ya la historia dirá… Pero esto implica un esfuerzo particular Trabajamos en un proyecto en el que creemos” Originario de Roma, Italia, Modonesi, de 33 años de edad, quien hace siete años llegó a México, señala: “La idea no es competir con otras universidades; se trata, más bien, de trabajar conjuntamente” Sobre los problemas de la UCM, el autor de La crisis histórica de la izquierda socialista mexicana, afirma: “Necesitamos una mayor vinculación con otras universidades A mi juicio, las dificultades de la UCM tienen que ver con la magnitud del proyecto” Dos alumnos de ese plantel, Paris Molina Ortega y Aidé Arias, estudiantes de las carreras de Comunicación y Cultura, y Promoción de la Salud, respectivamente –dos licenciaturas de nueva creación--, ven en la UCM una gran oportunidad para titularse, luego de haber sido rechazados en la UNAM Arias, de 22 años, quien soñaba con ser sicóloga, confiesa: “En un principio me sentí frustrada, pero ahora en la UCM ya me gusta mi carrera Pienso trabajar en hospitales en proyectos para prevenir enfermedades Será difícil porque es una carrera nueva y desconocida” Por su parte, José Luis Gutiérrez, maestro de posgrado en ese plantel, dice: “A pesar de sus limitaciones, la UCM es una de las instituciones más prometedoras que ha habido en México en los últimos 50 años” Igual piensa Emma Messeguer, encargada de difusión cultural en la “Casa Talavera”, un deteriorado plantel de la UCM ubicado en el barrio de La Merced, quien ataja: “Esta no es una universidad partidista No queremos que nos liguen con ningún partido político Buscamos la autonomía, nada más” En el inmueble construido en el siglo XVII y declarado patrimonio histórico en 1931, donde se imparte la carrera de Arte y Patrimonio Cultural, Cynthia Pech, maestra de Estética y doctora en filosofía por la Universidad de Barcelona, se dice también convencida del proyecto educativo del Gobierno del Distrito Federal Al capital privado En entrevista, el rector de la UCM, Manuel Pérez Rocha, habla del futuro de una institución gratuita que, a tres años de distancia, da cabida a 3,400 alumnos y a 280 profesores, los cuales imparten licenciaturas en las carreras de humanidades, ciencias sociales, ingenierías y salud “Para 2006, nuestra meta es contar con cerca de 10,500 estudiantes”, dice optimista Pérez Rocha Por lo pronto, la UCM cuenta ya con cinco planteles ubicados en diferentes zonas de la ciudad: en el Centro Histórico, en Fray Servando Teresa de Mier; en Iztapalapa, en la excárcel de mujeres de Santa Marta Acatitla; en San Lorenzo, colonia Del Valle; en la “Casa Talavera”, y en San Lorenzo Tezonco, inaugurado el pasado 8 de septiembre por el propio López Obrador Ahora están en busca de otro plantel en la delegación Álvaro Obregón, “donde está la Ibero y otras instituciones privadas, una zona densamente poblada, donde no hay ninguna oferta de educación superior” A una pregunta sobre la situación de la educación pública en el país, Pérez Rocha acusa: “El proyecto del gobierno federal es entregar todo al capital privado, el cual no tiene ningún interés ni posibilidad de resolver los grandes problemas de este país El que Fox diga que la educación es la prioridad de su gobierno, es retórica Prueba de ello es la reforma al artículo 122, que busca que el gobierno capitalino pague ahora la educación básica en el Distrito Federal” En su opinión, la reforma a ese artículo “no tiene más que un interés partidista”, que va a afectar la educación en el Distrito Federal y a la propia Ciudad de México “Es otro golpe contra López Obrador; no le veo otra intención”, agrega En su oficina de Fray Servando Teresa de Mier 92, Pérez Rocha deja atrás los problemas que generó la creación de la UCM, un proyecto inicialmente “cuestionado” por la Secretaría de Educación Pública (SEP), la cual “puso en duda las facultades del Gobierno del Distrito Federal para poner en marcha la universidad” Precisamente, por “ese golpeteo”, dice, no se le ha dado a la UCM la difusión adecuada: “Fue algo intencional En un inicio consideramos que lo mejor sería promoverla cuando tuviéramos resultados Ahora es el momento” Explica que en la UCM se trabaja con un “plan de estudios flexible, que permite a los jóvenes hacer combinaciones en sus carreras, de modo que, quienes estudien filosofía, pueden cursar al mismo tiempo una licenciatura en humanidades” En cuanto al presupuesto de la institución, informa que este año ascendió a 210 millones de pesos y que, para 2005, han solicitado 50 millones más “Aquí, los maestros ganan 26 mil pesos al mes”, señala Pérez Rocha, quien confía que sea aprobada la iniciativa para que la UCM cuente con autonomía El pasado 8 de septiembre, durante la inauguración de dos de los cuatro edificios del plantel de San Lorenzo Tezonco, López Obrador anunció que enviaría una iniciativa de ley a la ALDF para dotar de autonomía a la UCM Dijo que, con ello, se “garantizarían” los recursos para el funcionamiento de la institución Aclara Pérez Rocha: “De hecho, desde que López Obrador emitió el decreto de creación de la universidad, hemos trabajado con una gran autonomía académica y administrativa Sin embargo, esta última es relativa, debido a que la universidad sigue siendo un organismo descentralizado y está sujeto a la ley de la administración pública Pero eso nos ha permitido avanzar rápidamente” En su opinión, la autonomía permitirá a la UCM “un desarrollo más adecuado, lo que no significa libertinaje administrativo Todo lo contrario: se trata precisamente de crear una figura adecuada para una institución académica” De paso, Pérez Rocha considera que la educación “ha sido sometida a un proyecto excluyente” Afirma: “Desde un punto de vista democrático y congruente con la Constitución, la educación debe estar abierta para todos Es necesario que los mexicanos puedan aspirar a los más altos niveles educativos A pesar de todo, esto ha venido ocurriendo: los mexicanos demandan más y más educación Sin embargo, el Estado ha puesto en práctica frecuentemente políticas de restricción, como haber canalizado a miles de jóvenes a capacitarse técnicamente e impedir que accedan a la educación superior” Añade que ese no es el caso de la UCM: “En ningún momento, hemos planteado una política deliberada para restringir el acceso a la educación superior Ha habido restricciones, pero hasta donde los recursos y espacios nos han permitido El principal objetivo de la universidad es abrir las puertas a la mayoría de la gente “Desde hace más de 20 años, las políticas están orientadas a debilitar a la educación pública y a privatizarla Funcionarios de la Secretaría de Hacienda, no el secretario Francisco Gil Díaz, están en contra de todo lo público, no sólo en educación, sino en los servicios “Es urgente realizar una revisión crítica, a fondo, de nuestra historia educativa El Estado ha hecho un mito de la educación en México; una historia realmente trágica A partir de los años 40, sometió al sistema educativo a los intereses del gran capital Fue el mismo Estado el que destruyó el espléndido proyecto educativo que surgió a fines del siglo XIX y culminó en los años 30, cuando había destacados pedagogos y pensadores y se generaron grandes proyectos, como las misiones culturales, las campañas de alfabetización y la educación rural” Ahora, Pérez Rocha no ve voluntad del gobierno foxista para “mejorar la situación” Dice: “Al contrario, lo que se busca es hacer cada vez más funcional a la educación en un proyecto que ni siquiera es proyecto, para llevar a este país al abismo y, junto con él, a la educación Es el caso de la reforma al artículo 122 constitucional De hecho, lo que propone el gobierno federal es que, sin que se descentralice la educación, el gobierno capitalino sea el que pague los servicios” --Hay quienes afirman que la UCM es una institución redentora de los pobres –se le dice --De ninguna manera En primer lugar, no creo que los pobres necesiten redención La universidad busca dar preferencia a quienes han estado marginados de la educación superior De ahí, la ubicación de nuestros planteles, no porque la universidad esté seleccionando necesariamente a los pobres A los estudiantes no les pedimos credencial de pobres para entrar a la UCM Aquí todos tienen cabida: pobres y ricos Este es, a mi juicio, el sentido de una institución pública “Contamos con una población de mayor edad de la que normalmente hay en las universidades públicas El promedio de ingreso a la UCM es de 24 años Tenemos muchos estudiantes de 30, 40 y 50 años de edad Inclusive, hay uno de 72 años No son sólo jóvenes que, de manera inercial, salen de la preparatoria e ingresan a la universidad Es gente que ha tenido experiencia en la vida Esto crea un ambiente educativo muy especial”

Comentarios