EL PRINCIPIO DEL FIN

domingo, 19 de diciembre de 2004
En una histórica decisión, el juez Juan Guzmán inició un proceso penal contra el otrora intocable exdictador Augusto Pinochet por su responsabilidad en el secuestro y desaparición de nueve personas y en el asesinato de otra más, delitos cometidos en el marco de la llamada Operación Cóndor Los casos documentados y los testimonios de sus propios subalternos lo incriminan Juzgado por la historia, lo será ahora, al parecer, por los tribunales SANTIAGO DE CHILE- Lo otrora impensado sucedió: Pinochet será enjuiciado en su calidad de autor "mediato o intelectual" del secuestro y posterior desaparición de nueve personas y el homicidio de otra, ocurridos en el contexto de la Operación Cóndor, de la que fue artífice principal Un fallo dictado el pasado 13 de diciembre por el juez Juan Guzmán inició el proceso penal contra Pinochet por secuestro calificado, desaparición de personas y asesinato, delitos cometidos en Chile, Argentina, Paraguay y Bolivia por la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), organismo que era dirigido por el coronel Manuel Contreras y que, como quedó acreditado en la causa, dependía directamente de Pinochet Guzmán había intentado procesar a Pinochet por los crímenes cometidos por la Caravana de la Muerte, causa en la que el general fue finalmente absuelto por la Corte Suprema con el argumento de que no se encontraba en su sano juicio, única excepción que prevé la legislación chilena en el caso de personas mayores de edad De hecho, en las causas judiciales que el exdictador ha enfrentado, "ha fundado su defensa en razones de salud mental, puesto que en los aspectos de fondo siempre se ha demostrado su responsabilidad criminal", señala a Proceso Hiram Villagra, abogado querellante en el caso Cóndor El histórico fallo, de 70 cuartillas, está dividido en dos partes La primera analiza de manera extensa la situación de salud del general y fundamenta las razones para sostener que se halla en condiciones de ser sometido a proceso En la segunda, se analizan caso por caso los crímenes cometidos en la Operación Cóndor Esta parte sostiene: "Pinochet hace una supervigilancia personal e inmediata de los operativos de Cóndor" En cuanto a los aspectos de salud, el juez Guzmán señala que Pinochet está en condiciones mentales de enfrentar la justicia, convicción en la que fue clave el análisis de la entrevista dada por Pinochet a un canal de televisión de Miami en noviembre del año pasado De igual manera, el juez Guzmán constató que el general ha realizado trámites bancarios durante los últimos meses, como el cobro de cheques Ello llevó a los querellantes a reclamar que "si Pinochet puede realizar acciones comerciales, perfectamente puede afrontar acciones judiciales" Sin excusas Guzmán, además, interrogó directamente a Pinochet Según el juez, durante el interrogatorio hizo "reflexiones bastante atinadas, coherentes, lógicas, de situaciones difíciles Obviamente que ésa es una situación, así como sus declaraciones en los distintos procesos, que me ha llevado a pensar que no está demente, y como juez tengo que resolver haciendo abstracción a lo que en un momento determinado la Corte Suprema haya decidido" La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), así como los abogados ligados a dichas causas, no han ocultado su satisfacción por la decisión de Guzmán Su fallo se suma a otro reciente de la Corte Suprema que decidió no aplicar la Ley de Amnistía en el caso de la desaparición de Miguel Ángel Sandoval, primera causa en la que el máximo tribunal de justicia chileno fallaba en contra de la vigencia de este Decreto Ley, por el que la Junta Militar buscaba sacudirse de responsabilidades por los crímenes cometidos durantes sus primeros años al mando del país Viviana Díaz, secretaria ejecutiva de la AFDD, dijo sentirse muy contenta por esta resolución "histórica y trascendental para todos los familiares de las víctimas y todos los demócratas de nuestro país que quieren que en Chile no haya impunidad" Con todo, las autoridades no han podido arrestar a Pinochet Su abogado, Pablo Rodríguez, reclama que su cliente no ha tenido un "debido proceso" Argumenta que la resolución de la Corte Suprema de julio de 2002 que lo sobreseyó en la causa Caravana de la Muerte por un estado de "demencia progresiva e incurable" lo libera de enfrentar cualquier otro proceso criminal Este recurso deberá ser respondido a la brevedad por la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago y la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema De ser acogido, podría echar abajo el procesamiento y arresto preventivo decretado el lunes 13 por el juez Juan Guzmán De las 19 querellas presentadas por los crímenes de la Operación Cóndor, Pinochet fue declarado autor de secuestros calificados de nueve personas Éstas son: Jorge Isaac Fuentes Alarcón, Juan Humberto Hernández Zazpe, Luis Muñoz Velásquez, Manuel Tamayo Martínez, Edgardo Enríquez Espinoza, Alexei Wladimnir Jaccard Siegler, Jacobo Stoulman Bortnik, Matilde Pessa Mois y Julio Valladares Caroca Además, Guzmán lo encausó por el homicidio calificado de Ruiter Enrique Correa Arce Los querellantes pudieron demostrar la participación directa de Pinochet en la puesta en marcha de este plan que, mediante la acción concertada de los servicios de seguridad de los países del Cono Sur, asesinó y desapareció a opositores políticos sin importar el país donde se encontrasen El abogado Villagra explica que dos destacados miembros de la Operación Cóndor confesaron ante el juez Guzmán los vínculos entre este plan y el general Pinochet Uno de estos miembros era Miguel Krasnoff, quien declaró: "Todos los que eran temas internacionales eran tratados por un destacamento especial que rendía cuentas inmediatamente y directamente a Pinochet" El otro miembro fue el exjefe de la Dina, Manuel Contreras, quien dijo al juez Guzmán que diariamente se reunía con Pinochet para informarle y darle cuenta de la situación de "la guerra contra la insurgencia", ya fuera ésta armada, como la que pretendía levantar el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), o política, como la que llevaban a cabo los golpeados partidos de izquierda Según la declaración de Contreras, "Pinochet estuvo presente desde el comienzo (hasta el final de la Operación Cóndor), dando luz verde a la reunión convocatoria para que se generara este pacto operativo" Además, el juez Guzmán consideró, dada la estructura propia del ejército chileno, que era inverosímil que un plan de la magnitud de Cóndor -que reunió y coordinó a jefes de inteligencia de diversos países de la región- pudiera llevarse a cabo sin conocimiento de quien se jactaba de que "en Chile ni una hoja se mueve sin que yo lo sepa" Guzmán procedió a juzgar a Pinochet por sólo nueve de los 19 casos de desapariciones debido a que en éstos estaba completamente acreditada la participación de agentes chilenos en la captura de las víctimas, así como en su posterior traslado a centros de reclusión en Chile Con esto Guzmán evitó incurrir en vicios procesales que pudieran derrumbar su dictamen El caso de "El Trosko" El primero de los secuestrados y desaparecidos por los que Guzmán inculpa a Pinochet es Jorge Fuentes Alarcón, alias El Trosko Su secuestro, realizado en 1973, sirvió de modelo para la Operación Cóndor Fuentes era sociólogo planificador de la Universidad del Norte, y secretario regional de la Zona Norte del MIR En sus tiempos de estudiante había sido presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción, centro del movimiento guevarista chileno "Sus familiares lo recuerdan como un buen deportista, buen lector, cantaba y tocaba la guitarra, un hombre solidario, de principios y valores sólidos, honesto y transparente", como señala en uno de sus párrafos el fallo de Guzmán Tras el golpe militar en septiembre de 1973, Fuentes decidió salir del país con destino a Argentina y luego a Francia, donde realizó un posgrado en la Universidad de Vincennes en París Volvió a Sudamérica, en donde ofició como "correo" del MIR, entendiéndose directamente con la cúpula de la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR), un incipiente organismo que trataba de coordinar los movimientos de izquierda sudamericanos La sentencia de Guzmán establece que "el 16 de mayo de 1975 ingresó a Paraguay en autobús, proveniente de Argentina, siendo detenido por la policía paraguaya con fecha 17 de mayo de 1975, en la localidad de Ita Enramada, junto al ciudadano argentino Amílcar Latino Santucho Juárez Portaba un pasaporte a nombre de Ariel Nodarse Ledesma" Su misión: animar a cuadros de izquierda de diversos países para unirse en una gran alianza revolucionaria latinoamericana Documentos desclasificados por el Departamento de Estado de Estados Unidos muestran que el director de inteligencia paraguaya informó al agente del FBI en Buenos Aires, Robert Scherrer, sobre la detención de estos militantes Éste, a su vez, dio cuenta de la situación al director de la Policía de Investigaciones de Chile, general Ernesto Baeza, y a la inteligencia argentina Otros reportes de la inteligencia estadunidense señalan que la detención de Fuentes y Santucho se desencadenó debido a una imprudencia de los emisarios de la JCR Según la nota, Santucho, al cruzar la frontera argentino-paraguaya, "hizo señas a un contacto con un ejemplar doblado del diario del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo)", lo que habría despertado las sospechas de un ciudadano paraguayo que denunció la situación Entre los papeles encontrados a estos emisarios estaba una lista de contactos y direcciones de miembros de la JCR El libro Operación Cóndor, escrito por el periodista John Dinges, relata cómo el jefe policial paraguayo Pastor Coronel interrogaba a los detenidos con preguntas que evidenciaban un profundo conocimiento de las actividades del MIR en Chile: "Una serie de preguntas se relaciona con el número de teléfono de una persona en Santiago que, supuestamente, hace de contacto de emergencia con Benjamín, nombre en código del líder del MIR Andrés Pascal" Esta información prueba que los servicios de inteligencia paraguaya interrogaban a Fuentes para satisfacer demandas de la Dina "y que estaba mandando y recibiendo información para avanzar en el interrogatorio" El agente de inteligencia argentino José Osvaldo Ribeiro, en una carta dirigida a "Benito" -Benito Guanes, jefe de la Policía del Paraguay- y en la que firmaba sólo como Osvaldo, demanda que se interrogue a El Nene, como llamaban en clave a Fuentes Alarcón, sobre contactos y actividades de la JCR en Buenos Aires Ribeiro, en su continua comunicación con los agentes paraguayos, expresa su profundo interés en dar con el paradero en Argentina del jefe del MIR chileno Edgardo Enríquez, lo que finalmente se logró Poco después agentes de seguridad chilenos y argentinos viajaron a Asunción para unirse a los interrogatorios de Fuentes y Santucho, y para conseguir su entrega por parte de los servicios paraguayos Según señala la ficha de Fuentes encontrada en los Archivos del Terror en Paraguay, el miembro del MIR fue "puesto en libertad el 23 de septiembre y expulsado por el Aeropuerto Presidente Stroessner" Ese mismo día llegó a Villa Grimaldi Le acompañaba una comitiva de la Dina encabezada por el capitán Miguel Krasnoff Según relató Luz Arce, una secretaria que trabajó en la Dina, al llegar al citado centro de detención, Krasnoff se encontró con Contreras, a quien le señaló respecto del viaje: "Sin problemas le dimos pastillas y lo dormimos Vino tranquilito" Según los relatos de Arce y otros prisioneros que lo vieron ahí, Fuentes llegó a Villa Grimaldi con el cuerpo lleno de sarna y muy débil debido a la falta de alimento En el centro de detención de la Dina se le trató literalmente como un perro, dándole como habitación un diminuto habitáculo de la Villa ubicado en el patio y que era conocida como la "perrera del trosko" Diversos testimonios señalan que la comida que le daban, cuando le daban, se la tiraban al suelo y que los agentes de Villa Grimaldi se divertían poniéndole un correa atada a su cuello y silbándole como suele hacerse a los canes Según señala el mencionado libro de Dinges, en más de una ocasión se escuchó a Fuentes "gritar su nombre y que había sido detenido en Paraguay y llevado a Chile" A partir de las torturas que le aplicaron, la Dina desató una brutal persecución contra los miembros del MIR La mayoría de sus cuadros fueron asesinados A los pocos días de la llegada de Fuentes a Chile, Manuel Contreras expresó al jefe de Investigaciones Policiales de Paraguay "los más sinceros agradecimientos por la cooperación prestada para facilitar las gestiones relativas a la misión que debió cumplir mi personal en la hermana República del Paraguay, y estoy cierto que esta mutua cooperación continuará en forma creciente para el logro de los objetivos comunes coincidentes de ambos servicios", según consta en los documentos citados en el libro Operación Cóndor Los intercambios de información y la cooperación de los servicios de inteligencia del Cono Sur generados en este caso sirvieron de base para definir el modus operandi de Cóndor, cuya estructura quedó establecida en la reunión de los servicios secretos del Cono Sur celebrada a finales de noviembre en Santiago y en la que los anfitriones fueron Augusto Pinochet y Manuel Contreras Fuentes fue visto por última vez el 12 de enero de 1976

Comentarios