Miguel Marín, la sombra de la negligencia médica

miércoles, 11 de febrero de 2004
* Sólo de rutina, los exámenes a futbolistas, denuncia Elías Moreno * Devela la muerte súbita del legendario portero argentino del Cruz Azul México, D F, 10 de febrero (apro)- Los clubes del futbol mexicano y del mundo en general se limitan a realizar de manera rutinaria los estudios médicos a sus respectivos jugadores, "porque ordenar exámenes completos aumentaría el costo de los equipos", mientras se incrementan los casos por muerte súbita y las preguntas sobre las causas de esta clase de decesos Esta es la perspectiva del cardiólogo y senador perredista Elías Moreno Brizuela, quien denuncia, once años después, que hubo negligencia médica en la muerte del legendario portero argentino Miguel Marín "¿Qué es lo que pasa en México y en muchos países del mundo?, que al atleta solamente se le recibe y se le hace una revisión rutinaria; si acaso le toman un electrocardiograma de reposo y una placa de tórax, y se acabó “Pero en muchas ocasiones este atleta de alto rendimiento tiene una pequeña lesión en la válvula, una pequeña lesión de una coronaria, un nervio de más o una miocardiopatía, que quiere decir enfermedad del miocardio del músculo cardiaco, muy pequeña, que no se detecta en el examen rutinario, y se puede jugar varios años y, repentinamente, darse la manifestación mortal" Moreno Brizuela, con estudios en rehabilitación cardiaca y la fisiología del ejercicio y de los atletas, asegura que Estados Unidos es el país más avanzado en este rubro "A todos sus atletas de alto rendimiento les realiza chequeos muy intensos y al detalle Esto mismo ocurre en algunas naciones de Europa en menor medida, y por supuesto que no ocurre en México, lo cual es sumamente grave, porque son estudios que aumentarían el costo de los equipos de futbol, dado que se tienen que hacer algunos exámenes que no se les hace normalmente a los futbolistas: una prueba de esfuerzo a todos los jugadores, un electrocardiograma de reposo, un electrocardiograma de esfuerzo, una espirometría para ver la función pulmonar al máximo esfuerzo y, ante cualquier duda, hacer un estudio más a fondo “¿Por qué es esto?, porque varias de las muertes ocurridas a los atletas fueron por problemas de válvulas cardiacas que ocasionan la muerte súbita en gente aparentemente joven y sana "Hay otra enfermedad: la miocardiopatía, donde el corazón crece de una manera desmedida y muchas veces las causas son de origen desconocido, pero empieza con una miocardiopatía hipertrófica, que no se detecta en un simple examen Si un médico revisa a un atleta en el chequeo normal: tomarle la presión y escucharle el corazón, a veces no se detecta esta miocardiopatía hipertrófica, que puede ocasionar la muerte de un atleta de alto rendimiento que aparentemente estaba sano “Pero hay causas de otro tipo: gente que nace con un pequeño problema en las arterias cerebrales y que puede pasar muchos años bien y, ante una descarga mayor de la normal en un momento dado de su vida, puede romperse cuando la presión sube, ya sea por ejercicio muy intenso o por hipertensión arterial o por diabetes, que también ocasiona la muerte en algunos atletas" El caso Marín Dice que el deceso del guardameta argentino Miguel Marín, quizás el único antecedente de una muerte súbita en el futbol mexicano, aunque ésta no haya ocurrido en pleno terreno de juego, sino en una clínica, "fue más grave: tenía una miocardiopatía, pero además tenía tapadas las coronarias, mal que se le habría detectado con un electrocardiograma normal, ni siquiera una prueba de esfuerzo “El electrocardiograma es un estudio que se le tiene que realizar a un atleta de alto rendimiento hasta para mejorar la fisiología del ejercicio Eso habla que en México estamos en pañales Por eso no tenemos atletas compitiendo en escalas internacionales Por eso Estados Unidos, con menos futbol que nosotros, nos gana de todas a todas, porque sus jugadores son atletas: corren más rápido, aguantan más que los nuestros, brincan más alto, pero no es porque su raza sea superior, simple y sencillamente es porque a ellos desde pequeños les llevan un programa adecuado de fisiología, científicamente los miden" Miguel Marín, jugador emblemático del Cruz Azul, colgó súbitamente los guantes a fines de los ochenta, al detectársele que su corazón empezó a fallarle con apenas 35 años de edad Marín, uno de los más brillantes guardametas de la historia del futbol mexicano, murió prematuramente del corazón a los 48 años, el 30 de diciembre de 1992 El senador Moreno Brizuela recuerda que el guardameta tuvo un infarto mientras portereaba, "comenzó a sentirse mal, y le ocurrió el infarto posterior-inferior, ocasionado por una arteria coronaria tapada ¡Qué grave!, porque él seguramente tenía síntomas desde tiempo atrás y a lo mejor hasta se lo dijo al médico, pero a veces los síntomas no son muy claros; sólo si se da uno cuenta que potencialmente puede tener un problema, entonces se le hace un estudio profundo “A veces la gente se queja de que le falta un poco el aire más que antes, como ‘me siento mareado, he tenido dolores en el pecho, he sentido palpitaciones’, y como esos síntomas son muy comunes, sobre todo con el estrés de la vida, cuando acuden con el médico suele decirle: ‘no te preocupes, porque se trata del estrés’, y lo que pasa que el síntoma le está avisando pero (el médico) no fue capaz de identificarlo" Sentencia que lo de Marín "fue un tipo de negligencia médica, que es por ignorancia o porque aun a sabiendas de que esto pudo pasar, no se tomaron las medidas necesarias" --¿Por ignorancia o por no gastar en estudios clínicos? --Si todos los equipos realizaran estos estudios bien hechos, no habría problema Cada club de futbol tendría que tener un cardiólogo, que gana mucho menos que el jugador suplente de cualquier equipo de la Primera División Sería como tener un futbolista más Tener una banda de esfuerzo con espirometría, que debe costar unos 15 mil dólares, que no es nada; tener un aparato de eco es otra cantidad similar, además de que cada estadio cuente con el llamado carrito rojo --incluye el desfibrilador para atender casos como el de Feher-- Es una cuestión ridícula: un carrito de estos, con todo lo necesario, no sale arriba de 30 mil o 40 mil dólares El cardiólogo y senador asegura que nunca aplicó esta especialidad de la fisiología del ejercicio en México "porque a nadie le interesa, pero uno mide científicamente el avance de un atleta haciéndole una prueba de esfuerzo y viendo cuánta energía gasta, y va haciéndole un programa de ejercicios, de tal manera que vaya aumentando su acondicionamiento físico “Eso ni siquiera se hace, ya no para preparar al atleta, sino para verificar si tiene un problema grave Si a cada jugador se le hiciera cada tres o cuatro meses una prueba de esfuerzo, habría casos que tendrían que decir: o tiene que retirarse temporalmente del juego o hacerse algún tratamiento o, en algunos casos, retirarse definitivamente del juego"

Comentarios