Acusan de despojo a la esposa de Hendricks

jueves, 12 de febrero de 2004
* Se habría apoderado con engaños de un predio propiedad de su hermana Cancún, Q Roo, 11 de febrero (apro)- La esposa del gobernador Joaquín Hendricks, María Felipa Rubio Eulogio, es el centro de un nuevo escándalo familiar, luego de que su sobrina la demandara por el despojo de un predio en su natal Tecolutla, Veracruz Apenas hace unos días, la presidenta de la Fundación Zazil-Beh –dedicada a combatir las adicciones--, hizo públicas sus aspiraciones por contender por la candidatura del PRI a la alcaldía de Cancún, y un grupo de priistas anunció su adhesión a ese proyecto, tras calificar a la consorte del gobernador como “una mujer valiente”, en clara alusión a la denuncia que hizo de que su marido utilizó recursos públicos para viajar a Europa “con otras mujeres y en medio de una emergencia por el paso de un huracán” Ahora, la misma María Felipa Rubio es el centro del huracán De acuerdo con Silvia Hernández Rubio, su tía “usa la sombra protectora de su esposo el gobernador para apoderarse de un modesto terreno en Tecolutla”, en un episodio en el que asoman visos de abuso de poder, corrupción y engaños La historia, hecha pública en la demanda de despojo MH-4T3*/1640/03-08, en la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, se remonta al mes de agosto del año pasado, cuando María Felipa Rubio consiguió la aprobación por escrito de su hermana Elba, para remodelar la casa paterna Silvia Hernández, narró: “Esa casa fue regalada a mi madre Elba por su padre, e incluso escriturada… mi tía María llegó con mucho dinero ofreciendo remodelarla, lo cual hizo con maderas traídas desde la población de Noh-Bec, Carrillo Puerto; pero al paso del tiempo, utilizó un permiso firmado por mi madre para promover una escrituración en copropiedad con todos los hermanos Rubio Eulogio y así empezó el despojo” Según la afectada, la relación con su tía, la esposa del gobernador, “ya se convirtió en un infierno” que tiene a su abuela “tendida en cama, deprimida y sin apetito” De acuerdo con el expediente, al cual Apro tuvo acceso, María Felipa Rubio declaró recientemente, y argumentó que, efectivamente, convenció a su hermana Elba –de 72 años--, de que donara el predio y la casa en ese municipio veracruzano, “para convertirlo en un centro de reunión de la familia “Allí nacimos todos”, argumentó Sin embargo, su sobrina sostiene que su madre accedió a la remodelación de la casa y, “con engaños” su tía usó el papel que firmó su madre para escriturar nuevamente el terreno a nombre de todos los hermanos Rubio Eulogio En el predio, que tiene unos 50 metros de largo por 40 de ancho –aproximadamente dos mil metros cuadrados-- fue reconstruida una casa con maderas quintanarroenses: “Cuando empezó el problema por la posesión de la casa, mi tía mandó tirar la construcción, y compró el solar contiguo, en donde edificó nuevamente la residencia con el mismo material… la desmanteló para levantarla a un lado” Según la sobrina, Rubio Eulogio “cambió totalmente a partir de que se convirtió en la primera dama (de Quintana Roo)… está enferma de poder” “Me parece irónico que se diga una promotora de la unidad familiar, cuando ha dividido totalmente a nuestra familia… otra hermana de ella (Guadalupe), se puso de su lado y en contra de mi madre porque María le da trabajo en la lujosa Casa de Gobierno de la zona hotelera en Cancún, y nos ha dicho que arreglará todo en su favor con el dinero y el poder que tiene”, aseguró Según la denunciante, “el terreno en disputa es muy modesto y de poco valor”, pero atribuye la acción a “un capricho” de su tía que ha afectado a toda la familia

Comentarios