Las fuerzas armadas, poder aparte

lunes, 16 de febrero de 2004
* Existen aún resistencias para la apertura de la información: Katy Doyle Tuxtla Gutiérrez, Chis , 16 de febrero (apro)- Pese al discurso y la voluntad que pudiera haber por parte del presidente Vicente Fox, en México todavía hay “muchas resistencias” a la apertura de la información en algunas instituciones gubernamentales, entre ellas las Fuerza Armadas del país, que se mueven como “un poder aparte”, expuso la especialista Kate Doyle La directora del Proyecto México, del Archivo de Seguridad Nacional (ASN) de la Universidad de George Washington de Estados Unidos y experta en análisis de documentos desclasificados de Estados Unidos, recordó que tras el empuje de la sociedad civil, nuestro país cuenta con una ley que garantiza a los ciudadanos el acceso a la información pública federal, pero pareciera que es “huérfana” Agregó que, contrario al caso estadunidense, aquí no existe un conjunto de leyes que se complementen entre sí y den vigencia efectiva al derecho a la información Doyle, quien es miembro del comité ejecutivo de World Policy Journal, the Journal of the Right to Information de la Asociación Civil para la Libertad de Información-México (LIMAC) y del Fund for Constitutional Goverment en Washington, agregó que las fuerzas armadas son una entidad federal muy cerrada que ve a la sociedad civil con mucho desdén, “como si no le debieran nada a la ciudadanía” Sostuvo que las fuerzas armadas deben abrirse, pues este es ya un proceso que se ha venido dando en varios países que, incluso, vivieron muchos años bajo dictaduras militares, como Guatemala o Chile Galardonada en el 2002, con el premio Derecho a la Información que entrega anualmente la Universidad Iberoamericana de México, Doyle dijo que más que lealtad, en México la historia revela que lo que existe actualmente es “un viejo pacto histórico, un acuerdo entre el gobierno civil y la fuerza militar: ‘ustedes no nos tocan y nosotros no los tocamos a ustedes’, y esto ha funcionado muy bien en cierto sentido” Para Kate Doyle, este es un pacto del pasado que persiste, que heredó el gobierno mexicano desde que el PRI estuvo en el poder por 70 años “Afortunadamente, este pacto fue benéfico, pues al menos no pasó como en muchos países centro y sudamericanos donde tomaron el poder por la vía de las armas, por la vía de la fuerza En este sentido, fue bueno el acuerdo para la sociedad mexicana”, dijo “Esta bien que no hayan aspirado al poder, pero no pueden estar completamente aparte de la leyes o sobre las leyes, ahora están ellos así Eso debe de cambiar en México”, agregó Doyle señaló que “los militares deben rendir cuentas a la sociedad, abrirse al escrutinio público sin argumentar que todo es información confidencial por razones de seguridad nacional” Según lo que ha visto en sus cuatro años viviendo y trabajando algunos asuntos en México, los militares se mueven como “una entidad gubernamental aparte que se maneja con cierto grado de autonomía” Quien ha fungido como asesora de la Fiscalía Especial para Movimientos Políticos y Sociales del Pasado, sostuvo que aun cuando se han visto involucrados algunos militares en muchos abusos, éstos nunca se entregan a la justicia civil “Cuando abusen de los ciudadanos deben de ser castigados por la justicia civil como ya está pasando en países con historia de dictaduras militares”, consideró Kate Doyle Dijo que se han documentado violaciones a los derechos humanos por parte de militares y han quedado impunes “totalmente” “Deben estar sujetos al mismo Estado de derecho como el resto de los mexicanos”, sentenció También miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y de la Universidad Iberoamericana, “uno de los problemas más graves en México, es que todos los crímenes cometidos por los militares están juzgados por la justicia militar; ellos no están sometidos a la autoridad civil” “Esto debe cambiar en México, aun en Guatemala cambió esta ley en 1996, donde ahora los militares pueden ser sentenciados o absueltos por la justicia civil Igual se dio en Argentina, Colombia, Chile y otros países latinoamericanos, pero México se ha quedado rezagado”, dijo la analista Para Doyle, “México se ha quedado atrapado en su pasado, en las relaciones entre el poder civil y las fuerzas armadas”

Comentarios