Busca la Femospp rinda cuentas el "Estado autoritario"

viernes, 6 de febrero de 2004
* Libertades en riesgo si no hay castigo, dice Ignacio Carrillo * La comparecencia de Echeverría, “en el mundo de lo posible” México D F, 5 febrero (apro)- El fiscal especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), Ignacio Carrillo Prieto, afirma que los derechos y las libertades de los mexicanos están en riesgo si no se castiga a quienes cometieron una serie de atrocidades durante la llamada guerra sucia En entrevista telefónica con Apro, aclara que no se trata de ajustar cuentas, sino de que el Estado autoritario rinda cuentas ante el Estado democrático, porque “nadie puede reconocerse con quienes mancharon sus uniformes de sangre” Con voz firme, cuestiona: “¿Qué mensaje se envía a la sociedad cuando no se actúa, cuando se hace caso omiso de los mandamientos judiciales?” Asegura que nadie puede atreverse a encubrir a los responsables de atrocidades Dice que si en verdad existe confianza en la justicia mexicana, es momento de actuar, de determinar la culpabilidad de los responsables de los delitos de lesa humanidad Aunque establece que cuenta con el apoyo del Ejecutivo federal y del procurador general de la República, general Rafael Macedo de la Concha, Carrillo Prieto se muestra indignado porque no se ha podido capturar a dos de sus más preciadas presas, los exdirectores de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) Luis de la Barreda Moreno y Miguel Nazar Haro Ambos fueron acusados por la fiscalía de la detención y desaparición, en 1975, de Jesús Piedra Ibarra, hijo de la fundadora del Comité Eureka, Rosario Ibarra de Piedra A fines del año pasado, un magistrado de Monterrey revocó la decisión del juez de primera instancia y determinó que el delito de privación ilegal de la libertad no había prescrito, por lo que giró las órdenes de aprehensión correspondientes contra los también jefes de la tristemente célebre Brigada Blanca Asegura que su actitud no es más que un claro síntoma de “legítima” impaciencia, porque “no es posible tratar esto como un asunto del Ministerio Público” Prosigue: “Me parece que no se está entendiendo ni acatando la orden del Poder Judicial” Explica que por la naturaleza del asunto, el Estado mexicano tiene el deber de echar mano de todas las fuerzas del orden para cumplimentar las aprehensiones “No pido que todas las policías estén tras de Nazar y De la Barreda Moreno, pero sí que el Estado mexicano le asigne a este asunto la prioridad que merece, y haga lo necesario para aprehender y castigar a los responsables de los crímenes de lesa humanidad” El responsable de investigar delitos del pasado pone sobre la mesa su renuncia “Estoy dispuesto a irme cuando sienta que no hay condiciones para cumplir con mi encomienda” --¿Y siente que las hay en este momento? --se le pregunta Carrillo Prieto hace una pausa y responde, categórico: “Mis jefes me han dicho que puedo contar con lo que me haga falta” --¿Pero, no se trata de que le falta o no, sino de cumplir con su deber, que es el de detener a quienes ustedes han acusado como presuntos autores materiales e intelectuales de delitos en el pasado? El fiscal especial dice que lo único que hace falta es la unión de todas las fuerzas del Estado, de tal modo que estén preparadas para cumplimentar la orden de los jueces Recuerda que la Corte ya hizo su tarea, al atraer el asunto y darle su propio peso, al reconocer que se trata de un asunto de trascendencia y de importancia Ahora, acota, el Estado mexicano tiene la responsabilidad de cumplir con su responsabilidad: la de detener a los responsables de la serie de atrocidades cometidas en el pasado No hacerlo sería tanto –advierte-- como enviar un mensaje de impunidad y revelaría reflejos de encubrimiento Carrillo Prieto cuenta también que Macedo de la Concha giró instrucciones para se incremente el grupo de agentes de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) que buscan por todo el país a Nazar Haro y De la Barreda Interrogado sobre si se citará a comparecer al expresidente Luis Echeverría por su participación en la represión en Guerrero, en la década de los setenta, el fiscal dijo que ese asunto “está todavía en el mundo de lo posible”

Comentarios