Ineficaz, la lucha antidrogas en Colombia

sábado, 24 de abril de 2004
* Intervención del sociólogo Ricardo Vargas en Cátedra UNESCO de la UNAM México, D F, 23 de abril (apro)- Ricardo Vargas Meza, director de la Corporación Acción Andina Colombiana, dijo que “el que Colombia disminuya sus áreas de cultivos ilícitos, no significa que combata de manera eficaz al narcotráfico, pues no se advierte la transformación integral de sus instituciones, fuerzas armadas, policía y ejército” En el marco de la Cátedra UNESCO “Transformaciones económicas y sociales relacionadas con el problema internacional de las drogas”, coordinada por Luis Astorga, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, el sociólogo afirmó que “hasta ahora la insurgencia no ha generado un proceso de legitimación histórica en las zonas productoras de drogas” Señaló: “La guerrilla tampoco ha consolidado un uso eficaz de los excedentes para mejorar las condiciones de vida de los campesinos y desarrollar al país” Al dictar la conferencia “Cultivos ilícitos y conflicto armado: el caso colombiano y el paradigma de la seguridad global”, Vargas Meza indicó: “Las acciones de esos grupos contra las avionetas que fumigan plantíos y su oposición a la lucha antidrogas, obedecen más a la defensa del control territorial y de sus ingresos” Explicó que, pese a la puesta en marcha del “`Plan Colombia`, hay quienes sostienen que aun con una garantía de mayor eficiencia en el combate al narcotráfico, eso no implica un incremento en la efectividad Fuerzas de seguridad mejor armadas, y entrenadas, no son necesariamente menos corruptas y más respetuosas de los derechos humanos o capaces de reducir la oferta de estupefacientes “De hecho, se ha comprobado que un mayor compromiso de este sector lleva a la penetración criminal en organismos gubernamentales y grupos paramilitares”, añadió Vargas Meza, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, dijo que “se pueden distinguir tres momentos en la historia de esta actividad: de 1970 a 1989, de 1989 a 2001 y de septiembre de 2001 a la fecha “En el primero, Colombia era principalmente un procesador y exportador de cocaína, lo que generó un problema para la seguridad nacional de Estados Unidos Hubo manifestaciones de la guerrilla en relación con estos cultivos, en el sentido de censurar a los campesinos con sembradíos Inclusive, se cobraron impuestos por su procesamiento y uso de pistas” Abundó: “A principios de los noventa, se derrotó a los grupos de Cali y Medellín En esa década, el país se convirtió en un fuerte productor, lo cual trajo como consecuencia el inicio de las fumigaciones “Para entonces, el tráfico de drogas formó parte de cuatro amenazas señaladas por Estados Unidos: migraciones ilegales; contrabando de armas; crimen y corrupción, y narcotráfico Sin embargo, en este periodo se mantuvo una diferenciación marcada entre lucha antidrogas y guerra contrainsurgente “En un tercer momento, incrementó sus áreas productivas, y las intentó controlar incorporando a los campesinos a su base social A partir de septiembre de 2001, la lucha se centró en el combate al terrorismo, lo que supuso un cambio en las decisiones sobre seguridad nacional”, indicó “En el contexto nacional colombiano, existe hoy una nueva lectura del problema, que vincula a los grupos armados con los cultivos y, por lo mismo, se propicia el incremento en la erradicación de los mismos”, señaló

Comentarios