La negra historia de "El Maestro", comandante de "Los Halcones"

jueves, 10 de junio de 2004
* Testimonio recuperado en Los patriotas De Tlatelolco a la guerra sucia México, DF, 9 de junio (apro)- El expresidente Luis Echeverría no sólo solapó sino premió a los responsables de organizar y entrenar a Los Halcones, que participaron en la represión del 10 de junio de 1971 Así lo documenta en su libro Los patriotas De Tlatelolco a la guerra sucia", Julio Scherer García, fundador de Proceso A continuación reproducimos la parte del texto que describe la participación de Manuel Díaz Escobar, "El Maestro", uno de los principales responsables de Los Halcones: No hay manera de engañar a la historia, ojo de dios Tiene el tiempo a su favor y sus investigadores no comulgan con la fatiga Inclinados sobre los documentos, poco a poco fueron sabiendo de los Halcones, grupo formado por ochocientos golpeadores y karatekas Manuel Díaz Escobar era conocido como "El Maestro" y había razones para que durante algún tiempo así se le llamara De 171 metros de estatura, frente amplia, nariz recta, cutis moreno claro, cabello cano, ojos castaños y cejas pobladas, ingresó al Colegio Militar el 11 de mayo de 1937, y el primero de junio de 1979 el presidente José López Portillo decretó su ascenso como general de brigada diplomado del Estado Mayor Hermenegildo Cuenca Díaz, que sería secretario de la Defensa Nacional con el presidente Echeverría, expresó acerca de Díaz Escobar: "Un oficial de Estado Mayor muy completo, cuya labor en la mesa de estudios especiales de la tercera sección es altamente meritoria, de muy buena conducta militar y civil Jefe muy competente, trabajador, amante del estudio, carácter serio" Y Félix Galván López, secretario de la Defensa con López Portillo, opinó acerca del ameritado militar: "De carácter serio y dinámico, con capacidad suficiente de trabajo, esmerada dedicación profesional y destacado rendimiento, de grandes dotes humanas y poseedor de una férvida dedicación a nuestro instituto armado" Pero la "férvida dedicación" al Ejército no impidió que la vida de Díaz Escobar diera un vuelco El 26 de marzo de 1966 aceptó la Subdirección de Servicios Generales del Departamento del Distrito Federal, en condiciones excepcionales Bastaba su firma para que diariamente pasaran por sus manos gruesas sumas de dinero Fue claro el oficio que el ingeniero Rafael Jiménez Cardona, director de Servicios Generales, envió al contralor general del Departamento del Distrito Federal el día aquel, 26 de marzo de 1966: "Muy atentamente me permito hacer de su conocimiento que, a partir de esta fecha, he tenido a bien autorizar al C Manuel Díaz Escobar Figueroa, subdirector de esta dirección a mi cargo, para que firme toda la documentación relacionada con solicitudes de pago de tiempo extraordinario para el personal adscrito a las diferentes dependencias de esta dirección" No había área en la administración de la ciudad con mayor número de empleados que los concentrados en la Dirección de Servicios Generales De ella dependían los trabajadores del Departamento de Limpia, Panteones, Parques y Jardines, el Bosque de Chapultepec, San Juan de Aragón, entre otros Díaz Escobar ascendió a una burocracia media, pero ejerció la alta política En el Archivo de la Dirección General de Seguridad, el sínodo sobre Díaz Escobar y los Halcones comienza en 1971 (Fondo DFS ?argena Expediente directo 35-24) Desde las primeras líneas saltan los nombres de Sergio San Martín Arrieta, Rafael Delgado Reyes, Candelario Madera Paz, Mario Efraín Ponce Sibaja, Leopoldo Muñiz Rojas y Víctor Flores, todos activos el Jueves de Corpus El 13 de enero de 1972, ante el director de la Federal de Seguridad, capitán Luis de la Barreda, rindió su declaración Ponce Sibaja Un tiempo corto fue miembro de Guardias Presidenciales, luego Halcón, más tarde malhechor a salto de mata, a continuación presidiario y hoy, probablemente, una sombra acá o allá No responden a la mejor técnica periodística las páginas encerradas entre comillas En el caso de Ponce Sibaja, no encontré la manera de evadirlas El texto del instructor de karate es macizo e infame Transcribo el documento levantado por la Federal de Seguridad: Declaración rendida ante esta dirección por Mario Efraín Ponce Sibaja, exmiembro del cuerpo de Guardias Presidenciales del Ejército Mexicano y exHalcón, en relación con sus actividades y asaltos cometidos En el mes de mayo de 1967 se dio de alta en el Cuartel General del Cuerpo de Guardias Presidenciales, como Soldado Motociclista, del que fue dado de baja por mala conducta en el mes de julio de 1969 Que de inmediato ingresó al grupo denominado los Halcones, pasando a formar parte de la Quinta Compañía que tenía como Comandante a un individuo que sólo era conocido con el apodo de "El Famoso"; que en el campo ubicado en San Juan de Aragón el declarante recibió instrucción y entrenamiento sobre box, judo, karate y bojun-su Que recibió un sueldo decenal de $65000 Que por afición propia el de la voz practica el karate desde su adolescencia, de tal manera que durante su permanencia en el grupo de los Halcones mostró sus conocimientos en esa rama y con ese motivo fue seleccionado para recibir clases especiales y posteriormente pasar a ocupar el puesto de Instructor de Karate en varias Compañías Que con ese grupo participó en diversas "acciones", tales como la del Instituto Politécnico Nacional, en el Casco de Santo Tomás, donde disolvieron un mitin por medio de cohetes chinos que hicieron estallar en un momento determinado; también en la Vocacional Cuatro, en que recibieron instrucciones de repeler la agresión que se iba a presentar por parte de los estudiantes a una camioneta que hacía propaganda política; que también intervino en la batalla campal en la que se enfrentaron a un grupo de estudiantes de la Preparatoria Popular en la Estación "Insurgentes" del Metro, en la cual resultaron heridos varios jóvenes y muerto un estudiante aunque el externante ignora la forma en que tales hechos se desarrollaron Que ya como instructor de karate y miembro de la Séptima Compañía, a las órdenes del Comandante apodado "El Mustio", ya que en ese grupo sus miembros se conocían por sobrenombres, participó el de la voz en el ataque a los estudiantes que realizaban una manifestación de protesta el 10 de junio próximo pasado en las calles del Instituto Técnico Industrial y Calzada México Tacaba, en esta ocasión el externante actuó a la cabeza de la Compañía que tenía instrucciones de entrar en acción en primer término, para lo cual iban provistos de bastones que les habían sido entregados en el parque de la Colonia Santa María la Ribera Aclarando que para esta acción represiva recibieron instrucciones especiales que impartieron los comandantes apodados "El Famoso" y "El Maestro", quien sabe el de la voz se llama Manuel Díaz Escobar, así como "Chano", quienes dijeron a todos los instructores y Comandantes de Compañía, que para ese efecto habían reunido en el campo de entrenamiento de San Juan Aragón, que había que organizar en forma sincronizada la manera de disolver la manifestación que estaba programada para el mencionado día 10 de junio y que tal disolución debía conseguirse "a como diera lugar" Que el declarante le dio instrucciones concretas de un individuo a quien conocían como "Piedra", pero que en realidad se apellida Berrones y era el pagador del grupo de los Halcones, en el sentido de iniciar el ataque enfrentando su Compañía al choque directo con la manifestación y que ya en la realización de los hechos el externante intervino en la forma que le había sido señalada, golpeando a los estudiantes con las varas de otate con que iban armados los Halcones de la Compañía Séptima, la cual no iba provista de armas de fuego; que al ser repelidos por los estudiantes, algunos de los cuales portaban pistolas, mismas que dispararon contra los Halcones, algunos de éstos se dirigieron a los camiones en que habían sido transportados y de ellos tomaron las carabinas 30 M-2, que utilizaban para la seguridad de los camiones en que eran movilizados, y con estas carabinas se enfrentaron a los estudiantes que disparaban sus pistolas entre los manifestantes y los que estaban apostados en las azoteas de algunos edificios en la Calzada México Tacaba; que en la persecución de los estudiantes el de la voz llegó con la Séptima Compañía al Hospital Dr Rubén Leñero, donde había varios Halcones y estudiantes heridos, en una de las salas de ese Hospital, el externante y dos de sus compañeros desarmaron a dos individuos que portaban pistolas, las cuales entregaron posteriormente a sus superiores; que a ese Hospital llegaron en uno de los camiones de la organización, al cual subieron a varios heridos sin poder precisar si todos eran compañeros o estudiantes, los cuales fueron trasladados al Palacio de los Deportes, que era una de las bases estratégicas de la organización la cual era denominada "R-10" Que en el mismo lugar de los hechos, los Halcones recibieron instrucciones de trasladarse por sus propios medios a la base estratégica "R-6", ubicada frente a la Estación de Buenavista de los Ferrocarriles Nacionales de México De ahí fueron transportados a "R-5" o sea al campo de entrenamiento de San Juan de Aragón, donde pernoctaron, y en la madrugada del día siguiente desmantelaron todas las instalaciones de ese campo; de ahí fueron trasladaos al Palacio de los Deportes donde se encontraban concentrados todos los Halcones y se les dio la consigna de realizar acciones terroristas, así como asaltos, para distraer la atención pública; que esa consigna la dio el "Maestro" o sea el señor Manuel Díaz Escobar También se les dijo que se presentaran todos el lunes siguiente en la Tesorería del Departamento del Distrito Federal, ubicada en la Colonia de los Doctores; a esta dependencia acudieron durante tres días seguidos en los que estuvieron encerrados en el sótano del edificio hasta las quince horas en que se les dejaba salir, no sin antes advertirles que si intentaban aprehenderlos se opusieran por todos los medios a su alcance, porque los agentes del Servicio Secreto tenían órdenes y recompensas por parte de los estudiantes para detener Halcones

Comentarios