Caminos de corrupción (Tercera y última parte)

viernes, 11 de junio de 2004
* En los últimos tres años, Cano obtuvo obras por 650 mdp * Expropiaron terrenos en Altamira para vendérselos al empresario, acusa el PAN Ciudad victoria, Tamps , 9 de junio (apro)- Muchos constructores locales recuerdan que hace no más de 12 años, Cano, nacido en el Distrito Federal hace 47 años, trabajaba con un modesto camión de volteo que tenía registrado en un sindicato cetemista, con el que transportaba materiales triturados en cantidades modestas En los últimos tres años, sus empresas constructoras Villa de Aguayo y Gifer, de acuerdo con los contratos que tiene registrados en la página de la Secretaría de la Función Pública Compranetcommx, han obtenido obras por más de 650 millones de pesos Esto, sin tomar en cuenta la reconstrucción de la carretera Rumbo Nuevo, en la que el gobierno de Yarrington invirtió 750 millones de pesos, y que fue realizada por un grupo de constructores locales que conformó el “Consorcio Carretero Tamaulipeco”, al que muchos llaman “Cano y sus amigos”, pues fue este empresario el que realizó más del 70 por ciento de la obra y “dejó” que otras empresas afines a él, participaran en la obra Además de obras de conservación y mantenimiento de carreteras federales concursadas por la SCT, Cano Martínez ha obtenido los contratos para la modernización de los tramos Estación Manuel-Los Esteros y Zaragoza-Estación Manuel de la carretera Victoria-Tampico, así como las carreteras Matamoros- La Coma, Matamoros-Las Yescas, El Tejón-Reynosa, y Jaumave-El Chihue, entre otras En el sexenio de Manuel Cavazos Lerma, las constructoras de Cano tuvieron un importante crecimiento, supuestamente, por los vínculos que logró establecer con funcionarios de la SCT, entre los que se menciona a Manuel Rodríguez Morales, victorense que estuvo a cargo del área de Infraestructura de esa dependencia a nivel nacional Lo que asombra a los que conocen su trayectoria empresarial, es que el crecimiento de la constructora Villa de Aguayo en los últimos años ha sido tal, que, incluso, se asegura que cuenta ya con maquinaria, equipo y capital, como para competir a nivel nacional contra los grandes emporios constructores El 7 de marzo del 2001, el entonces diputado perredista José Ortiz Rosales advirtió desde la tribuna del Congreso del estado sobre las quejas que manifestaban empresarios del ramo de supuestos “cedazos” que operaban en los concursos de obras para favorecer a Cano y a un grupo de empresas cercanas a éste Otros empresarios, entrevistados bajo la condición del anonimato, señalaron que es prácticamente imposible competir con las constructoras de Cano y su grupo de “amigos”, pues en sus propuestas para las licitaciones se van muy abajo en costos “Difícilmente una constructora, que trabaje en condiciones normales, puede irse tan abajo en sus propuestas para licitaciones sin ponerse en riesgo de perder en lugar de ganar, pero ellos extrañamente lo han hecho siempre y es difícil ganarles una licitación”, comentó uno de los constructores entrevistados Aun con estas condiciones, de entrar a obras con costos muy bajos, las empresas de Cano no sólo han registrado crecimientos constantes de capital, sino que han invertido grandes cantidades en compra de maquinaria y equipo Un caso aparte es Construobras de la Garza, propiedad de Luis Alfonso de la Garza, quien hace apenas unos cuatro años llegó a esta capital sin aparente fortuna, y en los últimos dos años ha “ganado” contratos por un monto de 564 millones de pesos Construobras de la Garza, quizá la empresa más “cercana” al grupo de Cano, ha sido la “ganadora” de obras como la modernización de dos tramos de la carretera Las Yescas-Matamoros, nuevos tramos de Victoria-Jaumave, el Distribuidor Vial Reynosa II, otros tramos del Tejón-Reynosa , el Libramiento Poniente de Matamoros y la Avenida Emilio Portes Gil en Matamoros Denuncias El pasado 11 de mayo, la mayoría priísta del Congreso local rechazó, con dispensa de trámite, una propuesta del diputado panista Luis Alonso Mejía para llamar a comparecer ante el pleno legislativo al gobernador Yarrington para que explique por qué permitió la venta de esos terrenos, patrimonio del Estado, en un “precio ridículo” en favor de un particular “Muchas personas afirman que entre el licenciado Fernando Cano y el licenciado Tomás Yarrington Ruvalcaba existen intereses en común, es decir, una especie de pacto de caballeros, para ambos obtener beneficios personales ¿Será acaso el licenciado Fernando Cano Martínez, el Carlos Ahumada de Tamaulipas, en contubernio con el actual gobernador”, declaró el legislador desde la tribuna Además, propuso auditar el Fideicomiso Nuevo Santander, al cual el Congreso entregó la administración de los terrenos propiedad del estado, así como pedir al mandatario estatal una copia del contrato original y del convenio modificatorio que se haya realizado con este organismo, pero la propuesta fue rechaza en la misma sesión que se presentó Alonso Mejía presentó la semana pasada una demanda penal por esta operación, por lo cual la Procuraduría de Justicia del Estado abrió la averiguación previa 15/2004, pero advirtió que además presentará denuncias ante la PGR, la Secretaría de la Función Pública, la Contraloría del Estado y ante todos los medios estatales y nacionales En tanto que la dirigente del PAN en Altamira, Silvia Cacho Tamez, pidió la intervención de la fracción panista de la Cámara de Diputados para que investigue el caso, ya que los terrenos fueron expropiados a ejidatarios de este municipio al ser declarados de “utilidad pública” para la construcción de Puerto Industrial de Altamira, pero no para que fueran “prácticamente regalados” a un particular Cacho ha denunciado que desde que tomó este caso, ha sido acosada tanto por intentos de coacción como por amenazas para desista de denunciarlo a nivel nacional

Comentarios