Soberanía en el vacío

domingo, 27 de junio de 2004
Para algunos expertos en problemas del Medio Oriente, la "transmisión de soberanía" en Irak no es más que un acto simbólico con pretensiones ilusorias, toda vez que los iraquíes jamás aceptarán un modelo de gobierno impuesto por extranjeros Inclusive, uno de esos expertos vaticina el estallido de "una revolución y, tal vez, la partición de Irak en por lo menos dos naciones" WASHINGTON- El gobierno de Estados Unidos dice que el próximo jueves 1 de julio "devolverá la soberanía" a Irak Para Washington, ese día inicia en la nación babilónica el proceso de democratización al estilo occidental Para los iraquíes, sin embargo, ese día podría ser como cualquier otro desde la ocupación militar: inseguro, caótico, violento De hecho, expertos en Irak y Medio Oriente dicen que la "transmisión de soberanía" será "un acto simbólico", pues los iraquíes nunca aceptarán un modelo de gobierno impuesto por extranjeros Además, Irak carece de todo fundamento esencial para una construcción democrática: estabilidad, unidad, independencia, estado de derecho e instituciones "¿Qué hay en Irak que pueda tomarse como punto de partida para ser una nación en funciones?", se pregunta Mustafá Malik, miembro del Consejo Político del Medio Oriente, centro académico con sede en Washington Él mismo se responde: "No hay nada Sólo edificios gubernamentales a cargo de funcionarios desconocidos que nadie respeta ni respetará por lo menos en los próximos dos años" Malik sabe lo que dice: acaba de regresar de Irak Viajó por el país para analizar las condiciones en las que se realizará el supuesto traspaso de soberanía por parte de Washington "Irak es un país sin leyes El regreso de la soberanía es un acto simbólico preparado por Estados Unidos Es una falacia La soberanía que quieren los iraquíes está basada en la eliminación total de la presencia extranjera", subraya Malik, quien está a punto de publicar un libro sobre el tipo de nación que pretende imponer en Irak el presidente estadunidense George W Bush Los analistas de la realidad iraquí han hecho notar lo siguiente: Para ser un país que funcione como tal, Irak debería tener instituciones enraizadas en su sociedad Y si bien tiene un poder ejecutivo -el llamado gobierno provisional-, éste no fue designado por los iraquíes, sino que fue impuesto por Washington, con el aval de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) No existe un poder legislativo, y apenas se empieza a diseñar un proceso electoral para -bajo los auspicios de la ONU- conformar una asamblea constituyente en enero de 2005, la cual tendrá que redactar una constitución y, con base en ella, elegir un sistema de gobierno Así que un poder ejecutivo definitivo sería elegido mediante unas elecciones que se tienen previstas para enero de 2006 Tampoco existe un poder judicial en Irak "Hay jueces Son pocos y fueron parte del régimen de Saddam Hussein, pero, ¿quién los conoce?, ¿dónde están? Y, sobre todo, ¿quién los respeta? No hay una constitución que los respalde, así que técnica y legalmente no existen", apunta por su parte Allen Kelswetter, asesor jurídico del Instituto del Medio Oriente y de la fundación Irak Señala que "los que aplican la ley son los líderes religiosos y los jefes de las tribus iraquíes, pero a éstos no los reconocen como tales ni Estados Unidos ni la ONU, que en colaboración impusieron al gobierno interino de Sheik Ghazi al-Yawar Allawi", asienta Kelswetter, también asesor jurídico de varios gobiernos de la región del Medio Oriente Las divisiones Malik advierte que Irak recibirá su soberanía en medio de un descontento social generalizado La razón: la presencia de soldados extranjeros Asegura que este rechazo a la ocupación es parte de la historia y de la cultura iraquí, "algo que no puede ni quiere entender el gobierno de Bush" Explica: "Los iraquíes en general no quieren a los extranjeros La historia de ese pueblo lo demuestra Claro, estoy seguro de que Bush ni siquiera la conoce Es un ignorante de la cultura de Irak y del resto de los países del mundo" Añade: "Éste es un país étnicamente dividido Los chiitas (60% de la población), los sunitas (12%) y los kurdos (20%) siempre van a estar en guerra por el control y el poder del país Pero ahora están unidos para atacar a las tropas de Estados Unidos y, en general, a todos los extranjeros que pisan su territorio como fuerza invasora o de mantenimiento de paz Y eso es algo que Bush no quiere reconocer" De las tres etnias dominantes, dos son árabes: la chiita y la sunita Los kurdos del norte de Irak territorialmente también lo son, pero cultural y étnicamente, no, ni quieren serlo Los kurdos -aún bajo el régimen de Hussein- lucharon por su independencia Se calmaron cuando los intentos independentistas fueron sofocados por los ataques con armas químicas lanzados por Hussein Pero ahora, pronostican ambos expertos, el movimiento independentista kurdo revivirá con más fuerza Lo favorece la existencia de un gobierno interino sin reconocimiento ni respeto por parte del pueblo de Irak "El gran reto a partir del 1 de julio es mantener a Irak como una sola nación La soberanía será usada por los grupos étnicos para intentar crear cada uno su propio país", enfatiza Malik Los movimientos independentistas en el norte y sur de Irak datan de la época de la colonización inglesa en Irak (1921) Se afincaron en 1932, cuando Irak obtuvo una independencia parcial: estuvo gobernado por una monarquía conducida por lo que hoy se conoce como Arabia Saudita Malik -quien también es un reconocido historiador- dice que fue precisamente durante el período de la monarquía saudita cuando en Irak se profundizaron las divisiones étnicas, al tiempo que creció el odio contra los extranjeros En 1958, una revolución acabó con la monarquía extranjera y entonces se generalizó la lucha por el poder entre chiitas, kurdos y sunitas Estos últimos lograron el dominio, el cual se consolidó con la llegada al poder del Partido Baas, de Hussein Kelswetter vaticina un estado de mayor anarquía a partir del 1 de julio: "Si los kurdos y los chiitas aceptaban al régimen de Hussein -dice-, era por temor a ser eliminados con armas químicas Ahora que dejó de existir esa amenaza, es ingenuo pensar que los kurdos y los sunitas van a aceptar a un presidente y a un primer ministro designado por extranjeros" Ante este panorama, insiste el investigador, "las autoridades interinas serán protocolariamente respetadas por la comunidad internacional, pero no por los iraquíes" Para los dos expertos, en Irak no hay más poderes sobre la población iraquí que los que emanan de los líderes religiosos y de los jefes de grupos tribales que se encuentran en todo el país En medio de un vacío de poder, los partidos políticos -unos 500, entre nacionales y locales- aumentan su influencia a partir de milicias armadas, formadas fundamentalmente por jóvenes Nada que ver con el modelo de democracia que Washington busca imponer Negro futuro Basados en la situación actual iraquí, Malik y Kelswetter ponen algunos ejemplos concretos de las dificultades que podría enfrentar el funcionamiento institucional de Irak: Si los kurdos descubren un yacimiento de petróleo en el norte del país, no van a acudir al Ministerio de Energía (a cargo de un chiita), cuya autoridad no existe más que en papel Si no acudían a reportar yacimientos cuando estaba el gobierno de Hussein, que los mantenía amenazados, menos lo harán ahora que están libres de ataques con armas químicas Los chiitas o sunitas no denunciarán ante las autoridades judiciales o ante jueces -no se sabe, por lo demás, quiénes son éstos ni cuántos son- a los grupos insurgentes o terroristas Resolverán sus diferencias entre ellos, normalmente en forma violenta Ha sido su manera de ganar dominio étnico y territorial Además, sacerdotes religiosos y líderes tribales locales "aplicarán la ley a su modo y de acuerdo con sus creencias" Malik destaca otro error cometido por Bush en su "supuesto programa de devolución de soberanía": Creer que se podía imponer el mismo modelo de ocupación en Irak y en Afganistán Explica que el pueblo afgano es mayoritariamente rural y con escasa educación, en tanto que el iraquí combina un profundo arraigo étnico y religioso con el más alto nivel educativo entre los países de la región del Medio Oriente "A los afganos les da igual tener un gobierno marioneta de Estados Unidos A los iraquíes les preocupa la preservación de sus principios, de su cultura y, sobre todo, de su independencia" De hecho, dentro del propio gobierno estadunidense persisten muchas dudas sobre el futuro de Irak "Será muy difícil lograr la paz total, y estamos seguros de que aumentará la violencia, pero confiamos en que con las elecciones se logrará una normalidad democrática", dice Sean McCormack, vocero del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca El mismo proceso electoral podría profundizar las divisiones étnicas Aunque ya se conformó en el país una Comisión Electoral, constituida por siete personas aceptadas por la ONU y sujetas al escrutinio de este organismo, el problema -considera Malik- será la realización de las campañas y la elección de los candidatos para todos los puestos de elección popular "No veo a un chiita candidato a primer ministro haciendo campaña en territorio sunita o kurdo sin una seguridad militar estadunidense; esa es la única forma de garantizar su integridad física ¿Y qué implica eso? Que entre los electores, aunque no sea así, persista la noción de que si está resguardado por soldados estadunidenses, es por lógica un candidato elegido por Estados Unidos", acota el experto De acuerdo con esa realidad, Kelswetter coincide con Malik en que, a menos que haya una imposición por parte de Estados Unidos, la autoridad que surja de la primera elección nacional redactará una constitución política al gusto de los chiitas, que son mayoría étnica y poblacional Explica: "Lo mismo será para las elecciones de enero de 2006, si son libres de fraude y vota la mayoría de la población: el primer gobierno constitucional y democrático posterior al régimen de Saddam Hussein tendría que ser chiita, aunque creo que estaría forzado por Washington y la ONU a formar un gabinete incluyente, es decir, nombraría a ministros sunitas y kurdos para dar la impresión democrática" Por su parte, Kelswetter considera que Irak no podrá, al menos en el corto plazo, ser una nación democrática al estilo occidental, y no porque tenga un pueblo rebelde por naturaleza La razón, dice, es de orden cultural, toda vez que "en las provincias sunitas, los representantes gubernamentales locales tendrán que ser sunitas y escogidos por los líderes religiosos, lo mismo en las chiitas y, más aún, en el norte del país, donde los kurdos, ahora más que nunca, aprovecharán los procesos electorales para acentuar su lucha independentista Nunca aceptarán una dominación chiita o sunita, así esté respaldada por una constitución y por Naciones Unidas Los kurdos nunca serán árabes ni aceptarán esa jurisdicción nada más por respeto a limitaciones territoriales" Para el investigador, los días que le esperan a Irak pintan de la siguiente manera: "Suena crudo y feo, pero lo que veo en el futuro de Irak es una revolución, y tal vez la partición de ese país en por lo menos dos naciones" l

Comentarios