Análisis político: El prianismo

jueves, 3 de junio de 2004
México, D F, 2 de junio (apro)- En 1988, el entonces diputado Diego Fernández de Cevallos avaló el enorme fraude con el que Carlos Salinas de Gortari ganó la elección presidencial A partir de entonces, el PAN emparentó políticamente con el PRI y hoy, con el enfrentamiento entre el presidente Vicente Fox y Felipe Calderón se muestra que la tradición priista del “tapadismo” es ya parte de los usos y costumbres del panismo Pero no sólo esta práctica eminentemente priista se utiliza en el PAN, otras más viejas, incluso en desuso en el partido tricolor, han empezado a ser recicladas por los jóvenes políticos de Acción Nacional, como el diputado Germán Martínez, que habla con el tono y el estilo del viejo PRI El joven legislador ha dicho que la “caballada” en el PAN está gorda, en referencia a los aspirantes a la candidatura presidencial en el 2006 La frase “la caballada está flaca” acuñada por Fidel Velásquez en las elección presidencial de 1982, es la mejor que encontró en su repertorio el diputado Martínez para referirse, en sentido inverso, a sus propios compañeros de partido y de gobierno que quieren darle continuidad al foxismo El estilo priista parece haberse anidado en la conducta de los panistas más jóvenes Felipe Calderón, considerado “panista de cepa”, criado en “sábanas azules” por su formación en el seno del PAN desde muy joven, también hizo uso del “acarreo” y del “destape” que tanto criticaron en el pasado, cuando eran oposición, al PRI El jueves por la noche, en la sala de prensa que se montó en Guadalajara para la Tercera Cumbre América Latina, el Caribe y la Comunidad Europea, Calderón fue lanzado por un grupo de empresarios como candidato a la Presidencia por el PAN El “madruguete” que utilizaron en muchas ocasiones los priistas, lo usaron en esta ocasión los empresarios panistas en connivencia con el gobernador también del PAN, Francisco Ramírez Acuña, quien el sábado 29 le organizó al todavía secretario de Energía, Felipe Calderón, un acto de proselitismo al más viejo estilo priista En el rancho Las Palmas, a las afueras de Guadalajara, fueron acarreados varios miles de campesinos y simpatizantes del PAN en Jalisco Se sirvieron kilos de barbacoa, se repartieron banderas albiazules y pancartas con la imagen de Calderón Los mariachis amenizaron el evento en el cual el principal orador era el joven panista Felipe Calderón Las imágenes del evento no se diferenciaban de los destapes que los priistas acostumbran realizar con sus candidatos Quizá sólo faltaron las viejas matracas que las huestes priistas hacen tronar cada vez que se menciona el nombre del ungido La tradición presidencial priista también se hizo presente en la reacción colérica de Fox en contra de Calderón, pero con una gran diferencia: mientras los presidentes priistas actuaban con discreción, arreglando las diferencias en privado, Fox lo hizo en una conferencia de prensa, leyendo un documento previamente preparado Aún así el presidencialismo priista, ese que no permitía libertades a los colaboradores del Ejecutivo federal, fue aplicado por Fox al reprender públicamente a Calderón y obligarlo a que renunciara La respuesta de Felipe Calderón evidenció la preferencia de Fox por algunos de sus colaboradores a quienes, dijo el panista, no les ha aplicado la misma disciplina Es decir, que Fox, como lo hacían los presidentes priistas, ha elegido ya a un posible sucesor, y ese podría ser Santiago Creel o Marta Sahagún Con estos ejemplos se puede ver que las tradiciones priistas han tomado un nuevo giro, pero en el PAN, creando una corriente híbrida que podría identificarse como “prianismo”, la cual estaría encabezada por el senador Diego Fernández de Cevallos, cuya carrera política, empresarial y de abogado se acerca más a la que han hecho muchos priistas que a los propios panistas

Comentarios