Los tiempos muertos de Fox

domingo, 25 de julio de 2004
A Vicente Fox ya se le acabó el tiempo para sentar bases políticas Y no cumplió con la promesa básica de sacar a patadas al PRI del gobierno ni consiguió las principales reformas necesarias para el desarrollo del país Todo por falta de capacidad estratégica y graves carencias de oficio político "Nostalgia del mundo Marlboro" es el diagnóstico que ofrecen en esta entrevista los autores de Fox: Los días perdidos, libro editado por Océano que pronto estará en librerías Errático, a la deriva, el gobierno de Vicente Fox dilapidó el capital político que ganó en 2000 y perdió la oportunidad histórica de romper los amarres con el viejo régimen para construir un nuevo edificio institucional Así lo juzgan Alfonso Zárate, Cosme Ornelas y Roberto Hernández, autores de Fox: Los días perdidos, que la editorial Océano pondrá en librerías en las próximas semanas El texto examina con lupa los tres primeros años del foxismo, pero, en entrevista con Proceso, los analistas aseguran que se puede afirmar ya que todo el sexenio es tiempo perdido El tiempo de Fox prácticamente se acabó, afirman, y 2006 llegó desde el momento en que el propio presidente adelantó el proceso sucesorio, lo que se entiende como falta de habilidad, pero también como "nostalgia por el mundo Marlboro": "Más que un hombre de Estado, Fox es un hombre de establo", resume Zárate Según los politólogos, "la extraordinaria precariedad intelectual y cultural" de Fox ha implicado, entre otras cosas, el que no haya un diseño estratégico en la relación de su gobierno con las principales fuerzas políticas, es decir, con el PAN, el PRI y el PRD La relación con el PRI, por ejemplo, tiene la marca de las contradicciones y la ingenuidad Un día se le persigue por presuntos actos de corrupción y luego se le invita a cogobernar Por un lado, se pretenden acuerdos para sacar ciertas reformas y, por otro, se crea una fiscalía especial para enjuiciar por actos represivos a prominentes priistas El colmo sería que, por torpeza, el mismo Fox que echó al PRI de Los Pinos le diera la llave para que vuelva a entrar, afirman, porque la restauración del viejo régimen está en el horizonte "Presidente angustiado" La entrevista se desarrolla en una casona de la colonia Roma, sede del grupo de consultores que encabeza Zárate Los analistas señalan que los equívocos, limitaciones y engaños del foxismo saltaron a la vista desde la integración del equipo de gobierno Explica Zárate: -Hay que recordar, primero, que la reconfiguración de la administración pública mexicana empezó en el gobierno de Miguel de la Madrid y se profundizó el sexenio siguiente Con Carlos Salinas de Gortari se crea la Oficina de la Presidencia que, inspirada en la experiencia norteamericana y francesa, distribuye a las dependencias en gabinetes especializados; por ejemplo, el gabinete de seguridad nacional o el económico "(En el foxismo) lo que hace Ramón Muñoz es, para empezar, la enorme soberbia de imaginar que va a inventar la administración pública mexicana y entonces crea una serie de jefaturas de títulos ampulosos, incluida la suya: jefe de la Oficina Presidencial para la Innovación Gubernamental O los cargos inventados para Adolfo Aguilar Zinser, Rodolfo Elizondo y Juan Hernández, entre otros" Esos nombramientos de supergerentes generarían toda clase de confusiones: "De repente, algunos de ellos se la creen -continúa Alfonso Zárate- Aún hoy, Aguilar Zinser sigue pensando que él tenía que coordinar al gabinete de seguridad nacional, y no se da cuenta de que eso era aberrante O el caso de Sarukhán, quien dice que renuncia porque se cansó de no coordinar nada Y es que no tenía por qué haber coordinado nada Se trató de un galimatías administrativo, sobre todo los dos primeros años, costoso e inútil Se llegó al extremo de remodelar Los Pinos para darle cabida a los que constituían el círculo íntimo del foxismo El círculo se fue achicando y hoy el presidente está cercado por unos cuantos" -¿Cómo se explica que, a pesar de su fracaso como "innovador", Ramón Muñoz haya incrementado su poder? -se le pregunta -Tenemos algunas explicaciones tentativas, pero quizá la más sugerente es que pocos, como Ramón Muñoz y Marta Sahagún, entienden que detrás de este personaje de gran estatura, con las botas, con el pantalón de mezclilla y con la hebilla, detrás de la apariencia de este hombre fuerte, hay un hombre emocionalmente frágil a quien, por tanto, ellos tienen que apuntalar "Y lo hacen, en primer lugar, tratando de abstraerlo de la realidad Aguilar Zinser contó hace poco que cuando él le presentaba un asunto delicado al presidente, éste se angustiaba, y que llegó un momento en el que Ramón Muñoz empezó a decirle: 'No le toques esos temas al presidente porque se pone tenso" El psicólogo industrial Ramón Muñoz "se ha convertido, de alguna manera, en el terapeuta del presidente Fox Es el hombre que hace lo que está en sus manos para no angustiar al presidente, lo que incluye desde luego el distanciarlo de la realidad Esta tarea es reforzada por el equipo de mercadólogos que rodean a Fox y refuerzan su creencia de que su gobierno es popular y que vive en el País de las Maravillas" Por su parte, Roberto Hernández aborda otro rasgo del equipo foxista: su integración a partir de compromisos de campaña "Creo que la primera gran decepción con Fox fue el que incumpliera su oferta de armar un gabinete con los más calificados, quienes, se dijo varias veces, serían reclutados por headhunters Se trató de un engaño, pues ese método escondía en el fondo el pago de facturas, sobre todo al grupo Monterrey, que contribuyó generosamente a la campaña de Fox Además, en algunos casos ni siquiera se integraron al gobierno empresarios exitosos, sino gerentes de medio pelo, gente que no eran la gran cosa y que al final ni siquiera resultó honesta" En su libro, Hernández, Ornelas y Zárate subrayan que los grupos de interés que financiaron la campaña, "los verdaderos Amigos de Fox", estuvieron representados, sobre todo, en el primer grupo del gabinete Citan los casos de Pedro Cerisola (exfuncionario de Telmex), Francisco Gil Díaz (exfuncionario de Avantel) y Carlos Abascal (expresidente de la Coparmex), entre otros "Relación esquizofrénica" Los entrevistados se adentran en el tema de la relación del gobierno de Fox con el PRI Zárate comenta que Fox ni siquiera ha sido capaz de mantener una buena relación con su propio partido, "que es el PAN" Recuerda que antes de tomar posesión, en una entrevista Fox se deslindó de Acción Nacional: "O sea, a unos días de tomar posesión estaba rompiendo amarres con la fuerza política que podría garantizarle mayor gobernabilidad, que era su propio partido" Y hacia el PRI la nota ha sido la contradicción "Todos recordamos al candidato Fox señalando que su objetivo era sacar a patadas al PRI de Los Pinos Recordamos también el compromiso del propio candidato de poner ante los tribunales a los responsables de los hechos de corrupción y de violencia del pasado o, ya iniciado su gobierno, a su secretario de la Contraloría, Francisco Barrio, hablar de los peces gordos" Una vez que se instalan en el gobierno, prosigue Zárate, "empieza a ser evidente la enorme contradicción en un equipo que había sido producto de una alianza típicamente populista -al estilo sudamericano- en la que cabían todos: izquierdistas, derechistas, expriistas, empresarios, todo mundo; es decir, una alianza al margen de filiaciones ideológicas y clases sociales que tenía como objetivo común sacar al PRI de Los Pinos" Al llegar a la Presidencia, Fox "no tuvo la inteligencia para definir con quién quería gobernar y trasladó la misma alianza de su campaña al ejercicio de gobierno Esto implicó que en el gabinete coexistiera gente con percepciones y visiones encontradas Aquí empezaron los problemas porque había gente que le hablaba al oído al presidente y que le decía que el gobierno de la alternancia tendría que ajustar cuentas con el pasado" Asegura que "en esa línea estaban principalmente Jorge Castañeda y Adolfo Aguilar Zinser, que sentían que el PRI estaba en un momento de enorme debilidad, que había perdido su eje rector -que era el presidente de la República- y que era la oportunidad de construir negociaciones con fracciones del priismo para sacar adelante las propuestas y golpear a los otros En cambio, el secretario de Gobernación, Santiago Creel, "planteaba un acercamiento blando hacia el PRI, bajo la hipótesis de que necesitaría al PRI para la gobernabilidad Ése fue el argumento que prevaleció" Y entonces, según Zárate, al presidente "le faltó audacia para impulsar cambios y recomponer las fuerzas políticas Pudo tomar en cuenta el antecedente del bloque opositor en 1997, cuando políticos con sentido estratégico, como Porfirio Muñoz Ledo, se dieron cuenta de que las minorías juntas podían constituir una mayoría en la Cámara de Diputados Fox no supo utilizar una estrategia semejante para construir una nueva correlación de fuerzas que impulsara sus decisiones y prevaleció la visión de Creel" A casi cuatro años, "esa visión de Creel demostró que había sido un error de cálculo, porque el PRI no le ha entregado prácticamente ninguna de las reformas importantes que esperaba la administración de Fox y, al paso del tiempo, ha reconstituido su fuerza Es muy evidente que en las elecciones de este año y el año pasado, el partido que se consolida es el PRI" Advierte: No es descartable la restauración del PRI en 2006, "y esto sería en gran medida una responsabilidad histórica de este gobierno: por su enorme ineptitud, por su insensibilidad, ha permitido que ese partido que parecía destinado a desvanecerse después de la elección de 2000 aparezca hoy como una fuerza política capaz de disputar la Presidencia dentro de dos años" Ornelas complementa: Ante un escenario complicado y de equilibrios difíciles, el gobierno de Fox ha sido incapaz de armar una política de nuevas alianzas La coalición populista de la campaña de Fox se tradujo en un gobierno sin ideas, sin proyecto, sin programas de largo aliento "Es un gobierno de ocurrencias, improvisaciones y respuestas de bote pronto La creación de la fiscalía especial para investigar delitos del pasado es casi una ocurrencia" -¿Por qué? -Porque no responde a un diseño estratégico, no prevé los posibles efectos y riesgos potenciales, los escenarios de confrontación En segundo lugar, es una decisión que no se acompaña con toda la fuerza del gobierno democrático Ni el gobierno federal ni las fuerzas políticas del bloque gobernante, como podría ser Acción Nacional, generan un clima propicio de opinión pública que acompañe la decisión de ajustar cuentas con la historia No hay transición a la democracia sin revisión del pasado, sin reparar injusticias y agravios, sostiene Ornelas Tiene que ser un juicio histórico a los culpables directos de la represión, apunta, pero también un juicio histórico al régimen, empezando por la Presidencia y por el partido de Estado que era el PRI "Pero si ni siquiera se actúa a fondo contra los culpables directos, o se mediatiza el castigo a través de un indulto, vendrá un nuevo desencanto" Hernández: "La llegada de Fox portaba una promesa de ruptura hacia el pasado No sé qué es lo que esperaba la sociedad, pero sí creo que el triunfo de Fox planteaba una ruptura con el pasado y creo que durante el primer año lo estuvo tratando de evitar La relación con el PRI ha sido esquizofrénica, es como esas relaciones tormentosas de amor-odio, no puedo vivir contigo pero sin ti tampoco puedo vivir" Sin embargo, la decisión de enjuiciar a Echeverría "es de gran trascendencia Hubo otros presidentes que declararon ante el Ministerio Público, como fueron los casos de Plutarco Elías Calles o de Carlos Salinas de Gortari, pero como testigos Echeverría es el primero que tiene el carácter de indiciado, por el delito de genocidio Es una nota favorable para este gobierno y para el proceso de construcción democrática", reconoce Zárate Sin embargo, duda que el fiscal especial Ignacio Carrillo haya podido integrar una averiguación previa que demuestre la responsabilidad de Echeverría y de otros funcionarios importantes en la matanza del Jueves de Corpus "Sabemos que por su propia naturaleza ese tipo de órdenes no se dan por escrito y que la cadena de mandos es una cadena laxa Además, el caso está ahora en la cancha judicial, donde prevalece un aparato que la sociedad, con toda razón, censura y critica porque es un aparato terriblemente corrupto e ineficiente" Anticipa que "lo que puede ocurrir en ese nivel es que el juzgador decida que no hay los elementos de responsabilidad respecto del expresidente Echeverría y al exsecretario del Gobernación Moya Palencia En el colmo, el juez podría, inclusive, decir que no hay responsabilidad para Díaz Escobar, el jefe de Los Halcones Pero incluso una resolución judicial contraria a Echeverría estaría matizada por las reformas recientes al Código Penal, que eventualmente lo librarían de la cárcel por ser mayor de 70 años" Por cierto, concluye el politólogo, esa reforma sigilosa es una muestra más de que "mientras del otro lado sí hay planeación estratégica, un diseño para adelantarse a los acontecimientos, del lado gubernamental hay una gran ingenuidad"

Comentarios