Hartazgo empresarial contra la "Sosa Nostra"

lunes, 26 de julio de 2004
* Entre los seguidores del grupo, un operador de Carlos Ahumada * Nuevas revelaciones en el libro Política y gobierno en Hidalgo Pachuca, Hgo , 26 de julio (apro)- La difusión de un segundo libro contando las andanzas de Gerardo Sosa Castelán en su época estudiantil y posterior, titulado Política y gobierno en Hidalgo, del desaparecido Arturo Herrera Cabañas, ha puesto prácticamente contra la pared las esperanzas del exrector por ser el abanderado del PRI a la gubernatura Este texto da a conocer, mediante una profunda investigación hemerográfica en periódicos locales de la época --algunos ya desaparecidos--, los actos delictivos desarrollados por la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH), grupo porril organizado y comandado por Gerardo Sosa en la década de los ochenta Aunque una parte del testo está destinada a analizar la presencia y control del Grupo Huichapan sobre la política hidalguense, otra parte importante estudia la manga ancha que tuvo la FEUH para operar en la entidad al cobijo de varios gobiernos “Lo que marcó definitivamente a la organización (la FEUH), fue la llegada a su presidencia de Gerardo Sosa Castelán, hábil e inescrupuloso político que ha llegado a convertirla en el núcleo de un grupo que extiende sus brazos por distintos ámbitos”, señala Herrera Cabañas De un carácter extremadamente violento, Gerardo Sosa, agrega, ha logrado imponer su voluntad en los que le han sucedido en el cargo, ya sea por la fuerza o por negociación Da cuenta de diversos enfrentamientos entre los propios dirigentes estudiantiles por el control de la organización, como sucedió con Edmundo Paniagua Vargas, quien en 1979 aspiraba a dirigir la FEUH compitiendo contra el candidato oficial de Sosa, el ahora diputado Francisco Olvera Ruiz Luego de la denuncia de Panigua, de que Sosa malversó dos millones de pesos de la organización, este último ordenó el desalojo, con gas lacrimógeno, de los estudiantes que apoyaban a Paniagua, de las instalaciones de la FEUH “Impuesto Francisco Olvera en la dirigencia de la federación, todavía fue atacada con metralletas al mejor estilo de Chicago cuando estaba en el interior de una camioneta propiedad del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, estacionada frente a la Preparatoria 1, resultando lesionados dos de sus acompañantes”, se lee en la página cien Pero los enfrentamientos de Sosa con diversos dirigentes prosiguieron Uno de éstos se dio con el propio Olvera Ruiz, que estuvo a punto de ser asesinado por quien a la postre se convirtiera en su secretario general y mano derecha, Zenaido Meneses La razón: la designación de los presidentes de las sociedades de alumnos Con el control de la FEUH y de varios rectores y profesores, Sosa Castelán logró impulsar las reformas en la ley orgánica universitaria para que los presidentes de las sociedades de alumnos se convirtieran automáticamente en consejeros universitarios con voz y voto “La FEUH, núcleo básico del Grupo Universidad, la ‘Sosa Nostra’, porros o vándalos (nombres ganados a pulso), está integrado por aquellas esferas donde Sosa Castelán ha sentado sus reales; es una organización completamente vertical que ofrece a sus agremiados diversas prestaciones como gestión de trámites, acceso a las instalaciones del CEUNI, organización de actividades recreativas, etcétera (…) eliminación de profesores exigentes, gestión de trámites ilegales, como venta de títulos profesionales y sobre todo protección para ejecutar toda clase de asaltos, atropellos y vejaciones ”, asegura Herrera Cabañas abunda, como hasta la fecha se maneja, en que los recursos de la federación, y que usa Sosa Castelán, provienen de la misma universidad y de los negocios que controlaba la FEUH A través de grupos de choque, logró el control del estudiantado, de los sindicatos universitarios y del de burócratas del gobierno estatal, relacionándose con políticos como Jorge Rojo Lugo y José Antonio Zorrilla Pérez, preso desde hace 28 años por delitos cometidos durante su gestión como director de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) Las líneas de acción del Grupo Universidad han sido las siguientes: presionar y atemorizar a las autoridades estatales y municipales; sembrar un clima de desconfianza en la sociedad de sus autoridades; control gangsteril de las sociedades de alumnos, y el control absoluto de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) A su vez, aparece una lista de los integrantes más prominentes de este grupo, en cuya cabeza está Gerardo Sosa, su hermano Agustín y Zenaido Meneses También están Sabás Salinas González, que fue desaforado cuando era diputado por asesinar a una mujer en un bar Mención aparte merece este exfuncionario, que pese a sus antecedentes y haber sido prófugo de la justicia, fue más tarde secretario general del sindicato de burócratas, donde fue señalado de fraguar un fraude en la construcción de viviendas del fraccionamiento “El Roble” Aparecen de la misma forma nombres como los de Juan Manuel Camacho Bertrán, exdirector de la Preparatoria 3 y actual rector, acusado de dirigir a los porros que quemaron el palacio municipal de Tulancingo Jaime Rivas Gómez, colaborador de Sosa en el sindicato de burócratas y recientemente destituido del CAPECE, donde llegó otro de los hermanos de Gerardo, Oscar Damián Sosa Castelán, fue quien expulsó a buen número de profesores contrarios los intereses del grupo Uno a uno, aparecen con una breve historia negra personajes como Mario Salinas González, Ezequiel Salinas González, Francisco Javier Vargas Pacheco, Raúl Ibarra Angulo, Marco Antonio y Alfonso Briones Soto, José Luis Ángeles Becerra, Jesús Olvera Rodríguez, Mario Olvera Espinosa, Higinio Romero Briones, Gaudencio Oropeza, Rubén Zerón, Rubén Rodríguez Vargas, Adolfo Pontigo Loyola, Miguel Arce Núñez, Imelda Monroy Meneses, Otto Ramírez García y Minora Meneses Olvera La huella de Ahumada Se puede identificar también en esta lista a Luis Rey Ángeles Carrillo, preso en la Ciudad de México por defraudar a la delegación Gustavo A Madero por 31 millones de pesos, como parte de las empresas de Carlos Ahumada En la relación aparecen también varios expresidentes municipales, precandidatos a diputados locales, legisladores y diversos funcionarios que sirvieron a las órdenes de Gerardo Sosa, que tenían y tienen “posiciones políticas tanto en la universidad como en otras esferas del poder”, apunta el texto En “Política y gobierno en Hidalgo” se confirman los desmanes que la FEUH cometió en un partido de la segunda división del futbol, donde jugaban la Universidad de Hidalgo y el equipo de las Cobras de Querétaro, lo mismo que el ataque a la cantante Yuri y sus coristas, luego que los estudiantes se introdujeron violentamente al hotel donde se hospedaban en Tulancingo Luego, Herrera Cabaña hace un recuento de la oposición y el hartazgo de los diversos sectores sociales a las acciones de la FEUH, sobre todo de parte de los empresarios que, aglutinados en las diferentes cámaras, demandaban el cese de robos El reflejo de esta situación fueron las 170 querellas que interpusieron por despojo ante la Procuraduría tan sólo entre 1987 y 1988 Pasado que pesa Estas acciones, de las que no se ha podido sustraer el ahora precandidato del PRI a la gubernatura, han sido argumentos para su descalificación ante la otra oncena de aspirantes para ocupar la nominación Recientemente, en una entrevista en un medio local, el senador Esteban Ángeles Cerón dejó en claro la existencia de algunos aspirantes a los que “los sigue su pasado” y que no podrán despojarse de él Con ello, denotaba, había quienes tenían méritos para llegar a la recta final para buscar la candidatura en el tricolor y quienes no, haciendo siempre mención de personajes a los que los marcaban sus acciones pasadas Ante el desfavorecimiento del proceso de elección interna dentro del Revolucionario Institucional, Sosa Castelán ha condicionado su participación en conocer las reglas con que será publicada la convocatoria Esto anuncia su inminente salida del PRI, pues en la convención de delegados, menos de 10 de los casi 400, apoyaron su propuesta de abrir la consulta a la base que, con las ofertas de panistas y petistas por hacerlo su candidato al gobierno, refuerzan esta idea Ahora sólo falta su definición, ante lo cual la ansiedad ha aparecido en algunos, que reclaman para sí los esfuerzos de Gerardo Sosa, quien continúa haciendo un profundo trabajo de promoción de su imagen a través de la Fundación Hidalguense La falta de apoyo hacia el exrector universitario comenzó con la difusión del libro La Sosa Nostra, porrismo y gobierno coludidos en Hidalgo, del investigador Alfredo Rivera, que un principio fue ignorado por el aludido, quien después amenazó con interponer una demanda por el delito de difamación en contra de su autor

Comentarios