Ungen demócratas a Kerry como su candidato oficial

viernes, 30 de julio de 2004
* Se declara listo para asumir la presidencia de EU y cambiar el “desprestigio” en que sumió Bush a su país Boston, 29 de julio (apro) - En medio de una división en su plataforma política sobre la estrategia electoral y de ataques que deben seguir para derrotar al presidente George W Bush, en las elecciones del próximo 2 de noviembre, John Kerry, el senador por Massachusetts, aceptó oficialmente la nominación del Partido Demócrata como su candidato presidencial Con el júbilo de los miles de sus simpatizantes y delegados del Partido Demócrata reunidos en el Fleet Center, de Boston, Kerry se declaró listo para asumir la responsabilidad de la presidencia de Estados Unidos y cambiar el curso "equivocado" de desprestigio e irresponsabilidades que le ha dado Bush "Esta es la elección más importante de nuestra vida, los retos son muy altos Somos una nación en guerra, una guerra global del terrorismo contra un enemigo distinto a todos los que hemos conocido antes Y aquí en casa, los salarios siguen cayendo, los costos de los servicios de salud siguen subiendo; y nuestra gran clase media se está encogiendo, la gente está trabajando (por necesidad) los fines de semana; tienes dos empleos y ni así están saliendo adelante", dijo Kerry en su discurso estelar con el que concluyó la Convención Nacional del Partido Demócrata en Boston, e inició la verdadera lucha electoral para derrotar en las elecciones a la dupla republicana del presidente Bush y el vicepresidente Dick Cheney Con los incansables, aplausos, gritos, silbidos y la lluvia de globos azules, blancos y rojos, Kerry hizo su mejor esfuerzo como orador para no ser opacado por las cualidades natas y carisma de Edwards, pero no lo logró, aunque para sus estrategas de campaña fue suficiente y, sobre todo, atractivo para los votantes demócratas y todos los independientes e indecisos sobre su candidato a la presidencia de Estados Unidos Como ocurrió a lo largo de los cuatro días que duró la Convención de Boston, los correligionarios demócratas y sus figuras políticas más importantes, no se cansaron en destacar el patriotismo y heroísmo de Kerry como veterano de la guerra de Vietnam, para presentarle a los votantes estadunidenses a un candidato que tiene la capacidad, la experiencia y la cordura de manejar los destinos de Estados Unidos ante los retos del terrorismo y del aislamiento internacional por la política belicosa de Bush Este tema es, precisamente, la causa de la división entre los asesores políticos y estrategas electorales de Kerry, definir cuál será el lema de la campaña a partir del cierre de la Convención, para atacar a Bush, ya sea en materia de seguridad nacional o en el ámbito económico, por el descontento que existe en los estados más pobres de Estados Unidos, donde se perdieron los 22 millones de empleos en los poco más de tres años que lleva Bush en la Casa Blanca "Nosotros lo podemos hacer mejor y lo haremos, estamos optimistas, para nosotros este es un país del futuro, somos un tipo de gente capaz No hay que olvidar lo que hicimos en los años 90, creamos 23 millones de nuevos empleos, sacamos a millones de la pobreza y mejoramos los estándares de vida de la clase media, lo único que necesitamos es creer en nosotros; lo podemos hacer otra vez", declaró el candidato demócrata En algunos momentos del discurso del candidato, que duró más de una hora, los aplausos del auditorio parecían forzados, obligados a darse para vitorear a su única opción para derrotar a Bush y a los republicanos Ese acartonamiento y sensación de ser un hombre que quiere dar una imagen de ser como cualquier persona de la clase media, es la gran diferencia que tiene con Edwards y, sobre todo con Bush, se palpó y quedó demostrado a lo largo de las cuatro jornadas que duró la Convención Demócrata de Boston El tedioso y largo discurso de Kerry que él intentó, pero no logro hacerlo conmovedor y atractivo, se atiborró de críticas a Bush en el ámbito de la seguridad, ante las constantes amenazas terroristas que ahora son parte de la cotidianeidad en Estados Unidos Kerry, para lanzar ataques a su contrincante presidencial, se basó en los reportes de la Comisión Bipartita Independiente encargada de investigar las acciones del gobierno federal antes y después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 Sobre todo, de las conclusiones de la Comisión que indicaron que por los errores de los servicios de inteligencia y del gobierno que ignoró las advertencias de que Al-Qaeda y Osama Bin-Laden, preparaban un ataque terrorista en Estados Unidos, se materializaron los trágicos eventos de Nueva York, Washington y Pensilvania La Comisión le recomendó a Bush hacer una profunda reforma a las agencias de inteligencia "Como presidente, haré preguntas duras y demandaré evidencia fehaciente, inmediatamente reformaré el sistema de inteligencia para que nuestra política se guíe por los hechos, y para que los hechos nunca sean distorsionados por los políticos Como presidente recuperaré la tradición de honor de esta nación: Estados Unidos nunca irá a la guerra sólo porque así lo queramos; iremos a la guerra cuando sea necesario", subrayó Kerry, y con ello se ganó la ovación más larga de su discurso La guerra de venganza en Afganistán, la cacería de Bin-Laden y demás miembros de Al-Qaeda, así como la guerra contra Irak y el fin del régimen de Saddam Hussein, bajo el argumento ahora desmentido de que era aliado de los terroristas y tenía armas de destrucción masiva, se suponía que sería el argumento más sólido e imbatible de Bush para lograr su reelección en noviembre, son ahora el “talón de Aquiles” del presidente, siempre y cuando Kerry lo sepa explotar sin dar la impresión de ser un simple oportunista "Defendí a este país cuando era joven y lo defenderé como presidente, que no haya duda, nunca dudaré para usar a nuestras fuerzas (armadas) cuando sea requerido Cualquier ataque será afrontado con una efectiva y certera respuesta Nunca dará a una nación o institución internacional (Naciones Unidas) un veto sobre nuestra seguridad nacional; construiré un fuerte ejército estadunidense", remató Kerry Con el fin de la Convención Demócrata de Boston, el candidato presidencial y Edwards, su compañero de fórmula, tienen tres meses para recorrer al país y lograr atraer el voto que necesitan para derrotar a Bush Al mismo tiempo, el presidente a partir de este viernes también iniciará con más énfasis sus giras de campaña por todo Estados Unidos apoyado en los privilegios que le brinda ser el jefe del Poder Eecutivo Los estrategas políticos de Bush que antes de que concluyera la Convención de Boston, ya habían desmenuzado a Kerry y a Edwards para ubicar sus flancos débiles y los aprovecharan al máximo para garantizarle la reelección a Bush, quien del 29 de agosto al 2 de septiembre, será la estrella de la Convención Nacional del Partido Republicano que se realizará en el Madison Square Garden, de Nueva York, a unos cantos días del tercer aniversario de los ataques terroristas del trágico martes 11 de septiembre de 2001

Comentarios