Exhorta Sandoval a los ricos no abusar de los pobres

jueves, 8 de julio de 2004
En la celebración del 116 aniversario de la Cámara de Comercio de Guadalajara, llama a no idolatrar el dinero y el poder Cuando se cometen injusticias con el débil, se comete un "gran pecado", afirma el cardenal Guadalajara, Jal , 7 de julio (apro)- En la celebración hoy del 116 aniversario de la Cámara de Comercio de Guadalajara, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez exhortó a los ricos a no abusar de los pobres, a no cometer injusticias y a no idolatrar al dinero y al poder teniéndolos como su dios Sandoval Iñiguez celebró una misa en las instalaciones de la centenaria Cámara de Comercio y ahí les dijo a los comerciantes, a sus dirigentes y exdirigentes que estuvieron presentes que si bien entre pares hay competencia y en ocasiones hasta fuertes disputas, no es tan grave, como sí lo es explotar al más débil, al más humilde Expresó textual el arzobispo tapatío que "cuando dos empresarios de mucha capacidad económica y de mucho conocimiento en los negocios se descuernan uno con otro, pues ahí háganse bolas, al cabo, ladrón que roba ladrón tiene cien años de perdón, pero cuando éste abusa del débil, de la gente ignorante, ahí hay un claro pecado" "No se vale, no es justo y menos cristiano, amasar fortunas a costa de los demás, y peor de los menos pudientes", sostuvo Sandoval Iñiguez, quien invitó a los comerciantes a conducirse rectamente en sus negocios y en su proceder en general Subrayó también que no deben tener el dinero y el poder como un fin y menos como su dios, "pues es idolatría sutil confiar y ambicionar más dinero, influencia, poder, cultura, dejando a un lado a Dios No hay que poner nada que no sea Dios" El cardenal se negó a opinar sobre el escándalo generado por la renuncia del exvocero presidencial Alfonso Durazo, pero sí criticó a algunos integrantes de la marcha lésbico-gay del pasado sábado que pretendían quemar un maniquí que lo representaba a él señalándolo de intolerante: "Ofenden y todavía reclaman Eso sí que es el colmo" Los marchistas fueron conminados por la Policía Municipal de Guadalajara a no llevar a cabo tal acto porque podría generar desorden y hasta posible violencia También les impidió que realizaran la manifestación en la Plaza de la Liberación, atrás de la Catedral Metropolitana, aunque sí marcharon frente a ella con la efigie del purpurado que llevaba una banda al pecho donde se leía: "Miss Discriminación" Hoy, un grupo de homosexuales y lesbianas que se sintieron ofendidos, presentaron una queja contra el alcalde Emilio González Márquez y el director de la Policía, Luis Carlos Gutiérrez Nájera, por violación a sus derechos en la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco

Comentarios