Resalta Jean Meyer figura de Anacleto González

martes, 24 de agosto de 2004
* Fue “un gran pacifista”, afirma el historiador * Será beatificado por el Papa en octubre próximo Guadalajara, Jal , 23 de agosto (apro)- Para el historiador Jean Meyer, Anacleto González Flores, próximo en ser elevado a los altares junto con otros mártires de la persecución religiosa, fue un “gran pacifista” porque nunca creyó que el camino de las armas fuera la forma de lograr la libertad de cultos Instigado por el entonces arzobispo de Guadalajara, Francisco Orozco y Jiménez (“El Grande”, le decían), de no irse a la guerra, González Flores fue el único de los cien dirigentes de la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa, de la que él era representante en Jalisco que, en votación, se opuso a la declaratoria de guerra al gobierno Meyer explicó que el propósito era que mediante el boicot al gobierno y la resistencia civil, se frenara la persecución, lo que también le había funcionado antes, por lo que decía que el camino de las armas puede ser el camino más corto, pero de la punta de los cañones no iba a salir la rosa de la democracia Jean Meyer, autor de La Cristiada, relató lo anterior antes de presentar hoy aquí su libro Anacleto González Flores, El hombre que quiso ser el Gandhi mexicano, acto en el que estaría presente el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo de Guadalajara y principal impulsor de la beatificación del que fuera el fundador de la Unión Popular Señaló que Anacleto jamás empuñó un arma y menos mató a alguien Su lucha era, esencialmente, con las ideas y durante la Guerra Cristera se encargó de la propaganda, esencialmente Anacleto González Flores podría ser beatificado en el marco del próximo Congreso Eucarístico Internacional que se realizará aquí del 10 al 17 de octubre próximo, junto con los hermanos Jorge y Ramón Vargas González, Luis Padilla Gómez, Ezequiel y Salvador Huerta, Luis Magaña Servín, Miguel Gómez Loza, y José Luis Sánchez del Río

Comentarios