Gobierno e iglesia, el encono embozado

miércoles, 25 de agosto de 2004
México, DF, 24 de agosto (apro) - El próximo mes de octubre, en la ciudad de Guadalajara, tendrá lugar lo que quizá será el acto eclesiástico más importante de todo el 2004: la ceremonia de beatificación de 13 mártires de la guerra cristera El evento no sólo tendrá repercusión nacional, sino que está planeado para acaparar los reflectores de la comunidad católica mundial, ya que se realizará en el marco del Congreso Eucarístico Internacional que, del 10 al 17 de octubre, se llevará a cabo en la misma ciudad Por lo que asistirán obispos, arzobispos y cardenales de todo el mundo La arquidiócesis de Guadalajara, presidida por el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, se convertirá, de esta manera, en la anfitriona de este magno evento, por lo que actualmente está trabajando afanosamente en los preparativos que se requieren para organizar las actividades del congreso, la exposición de arte sacro que paralelamente se montará en el Hospicio Cabañas, y también para darles hospedaje y un buen recibimiento a los cientos de dignatarios eclesiásticos que llegarán de distintos países Hace cuatro años –en el 2000--, la arquidiócesis de Guadalajara también fue la principal beneficiada con las más de veinte canonizaciones que el papa Juan Pablo II realizó en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano En aquella ocasión, ante miles de mexicanos que viajaron a Roma, el pontífice elevó a los altares también a mártires de la Cristiada, la mayoría de los cuales eran jaliscienses Al igual que ahora, las canonizaciones de entonces se hicieron dentro de un festejo internacional: el Gran Jubileo del 2000, considerado como el broche de oro con el que Juan Pablo II cerraría su pontificado Luego del jubileo y de canonizar a los mártires de la Cristiada, el Papa ya podría morir tranquilo y dar por terminada su responsabilidad apostólica y política Se incluye en esta última su destacada participación en el derrumbe de varios regímenes socialistas En aquel tiempo se pensaba que el Papa, debido a su quebrantada salud, moriría pronto Pero no fue así Es sorprendente ver que ahora logró impulsar la beatificación de otros trece mártires que murieron en la misma guerra y, la mayoría de ellos, en la misma zona: la jalisciense Cabe destacar que los santos de entonces y los beatos actuales murieron en la lucha armada que sostuvieron contra un enemigo común: el gobierno mexicano, concretamente contra el régimen del general Plutarco Elías Calles, en la década de los veinte ¿Por qué tanta insistencia en llevar a los altares a las víctimas de aquella guerra? ¿Por qué ese número explosivo de santos y beatos cristeros? ¿Por qué la arquidiócesis de Guadalajara ocupa un lugar central? La razón es muy sencilla Los vínculos del martirologio católico con esta arquidiócesis no son cosa del pasado, no concluyeron en la década de los veinte Los desacuerdos entre el gobierno y el clero mexicano no terminan con Calles Todavía continúan El hecho más reciente que sigue reactivando esta vieja disputa es, sin lugar a dudas, el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, perpetrado en el aeropuerto de Guadalajara durante el régimen de Carlos Salinas de Gortari El asesinato de Posadas Ocampo, cuando éste era justamente el titular de la combativa arquidiócesis, sigue provocando reacciones airadas hasta por parte de Juan Pablo II y del Vaticano Es un crimen todavía no aclarado que, para muchos católicos, provino de las altas esferas del gobierno salinista El sucesor de Posadas, el cardenal Sandoval Iñiguez, se ha visto enfrascado en una agria disputa con Jorge Carpizo, quien era procurador general de la República cuando se cometió el asesinato Con el fin de que el presidente Vicente Fox interviniera a su favor, el actual arzobispo de Guadalajara viajó al rancho San Cristóbal para sostener una privadísima reunión con el mandatario Y desde una perspectiva estrictamente eclesiástica, es bien sabido que México es uno de los países que más vocaciones religiosas aporta al catolicismo mundial La mayoría de estas vocaciones –llámense monjas, sacerdotes u obispos— proviene precisamente de la arquidiócesis de Guadalajara Su seminario –según las estadísticas— sigue siendo el más importante semillero de nuevos sacerdotes en todo el mundo De esta manera, y para mayor gloria de Dios, las beatificaciones en puerta están perfectamente calculadas por la jerarquía católica

Comentarios