Ley de bioseguridad, el debate

martes, 31 de agosto de 2004
* Ambientalistas alertan sobre riesgos en uso de transgénicos México, D F, 30 de agosto (apro)- La presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, Jacqueline Argüelles Guzmán, aseguró que en el Legislativo no se aprobará la ley de bioseguridad de organismos genéticamente modificados, que presentó el Senado en abril del año pasado La legisladora del Partido Verde Ecologista de México resaltó que al documento elaborado en el Senado “le falta claridad” sobre el etiquetado de productos que contengan organismos genéticamente modificados y están poco definidas las responsabilidades de algunas instancias gubernamentales al respecto Ante la posibilidad de que esa ley sea aprobada en el próximo periodo ordinario de sesiones en la Cámara de Diputados, legisladores, ecologistas, especialistas y organizaciones como Greenpeace pusieron el tema a debate Así comenzó la discusión sobre la eventual aprobación a la ley sobre bioseguridad, que pide sean reguladas las actividades “de utilización confinada, liberación experimental, liberación en programas piloto, comercial, importación y exportación de organismos genéticamente modificados para reducir, prevenir, evitar o reducir los posibles riesgos que pudieran ocasionar a la salud humana o al medio ambiente”, como obliga el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de Biotecnología Esta ley fue elaborada por el doctor Bolívar Zapata, director del Instituto de Biotecnología de la UNAM y científico vinculado a empresas biotecnológicas En esta discusión está involucrado, por parte del gobierno federal, el secretario de Agricultura, Javier Usabiaga, reconocido agroempresario del ajo El presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología –vinculada en la aprobación de la propuesta de ley en el Senado-- es Rodimiro Anaya, otro agroempresario norteño Incluso, el gobierno federal apoyó, impulsó y promovió la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados El jueves 26, la Fundación Henrich Böll celebró que este viernes abrió sus oficinas en México con un debate sobre la “Ley para el uso de la tecnología genética en Europa y Alemania: un elemento para el diálogo político en México” Participaron Frank Augsten, gerente de la Asociación para la Promoción de Agricultura Orgánica de Alemania; Alejandro Calvillo, director de Greenpeace en México, y Fernando Ulises Adame, diputado priista, presidente de la Comisión de Biotecnología y Recursos Hidráulicos, así como Argüelles Guzmán que, primero como parte del público y luego como invitada al debate, rechazó esta ley Ulises Adame está de acuerdo con la explotación “regulada” de organismos genéticamente modificados, y aprobó su uso cuando fue secretario de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural del gobierno de Durango Sin embargo, Barbara Unmüssig, integrante de la junta directiva de la Fundación Heinrich Böll, aseguró que como activistas proambientales no defienden la idea falsa que se ha esparcido por todo el mundo, de que los transgénicos terminarán con el hambre mundial, o que la medicina genómica salvará a los humanos de ciertas enfermedades peligrosas “El combate del hambre no es posible sin cambios políticos y estructurales, como la distribución equitativa de la tierra, la infraestructura agrícola, etcétera”, consideró, tras destacar que el debate en la Unión Europea sobre este tema arrojó una moratoria para el cultivo y modificación de alimentos, 1998 A su vez, Augsten --quien por cierto aunque no domina el español, milita en el Partido Verde Ecologista de México (PVEM)-- consideró que la clonación no es compatible con la dignidad humana Reconoció que es peligroso que este tema aún no está reglamentado, por lo que se está luchando para crear una red que impulse una convención contra la clonación humana En junio de 2004 se aprobó la ley de biotecnología en Alemania, la que debe ser reglamentada de acuerdo con los convenios internacionales firmados al respecto, lo que ha ayudado a difundir el debate Esta ley permite la subsistencia del agro biotecnológico y el biológico, lo que ha sido avalado por los defensores de los productos transgénicos, pero el caso mexicano muestra lo engañoso que puede ser esta legislación, sotuvo Augsten, quien destaca que casi la tercera parte del agro mexicano está contaminado por los transgénicos, y eso es ya irreversible, El alemán destacó que la biotecnología es lesiva para los campesinos pobres, y resaltó el derecho de los seres humanos a decidir qué comerán sus hijos Añadió que el uso de agroquímicos aumenta en cultivos transgénicos debido a que las plagas se vuelven más resistentes a plaguicidas, y se “evidencia que con la biotecnología no se asegura la autosuficiencia alimentaria sino, por el contrario, disminuye la producción propia de alimentos” Destacó que los organismos genéticamente modificados están vivos y se reproducen La postura mexicana El coordinador general de los Institutos Nacionales de Salud, Jaime Sepúlveda Amor, inauguró el miércoles 25 el Primer Congreso Nacional de Medicina Genómica, donde calificó a los opositores del proyecto como “ignorantes” que defienden un “analfabetismo genómico”, al confundirlo con la clonación humana Esta confusión traería consigo un retraso nacional en materia económica, dijo el especialista, quien pidió educar a la sociedad sobre el tema ya que, según él, con el desarrollo de la medicina genómica se evitará el sufrimiento humano en el tratamiento de algunas enfermedades El 19 de julio, el director del Consorcio Promotor del Instituto Nacional de Medicina Genómica y presidente de la Sociedad Mexicana de Medicina Genómica, Gerardo Jiménez, confirmó que se había concretado en México el proyecto del Instituto Nacional de Medicina Genómica, iniciado en 1999 Explicó que la medicina genómica consiste en estudiar sistemáticamente cuáles son las variaciones de un individuo para saber a qué tiene predisposición y poder llevar a cabo las medidas de atención primaria a la salud para retrasar o evitar enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el cáncer, el asma y algunas infecciones Hablan los análisis En 2003 se realizó un estudio en México en el que campesinos, indígenas y organizaciones no gubernamentales comprobaron que una tercera parte del cultivo de maíz mexicano está contaminado por transgénicos, a pesar que ello está prohibido Una muestra de 2 mil plantas tomadas de 138 comunidades indígenas de diez estados comprobó lo anterior En México existen 16 mil variedades de maíz y 56 subespecies Es el país con más diversidad de este producto en todo el mundo Algunas semillas están modificadas genéticamente Los riesgos esenciales ambientales más frecuentes por el uso de la biotecnología son: la transferencia vertical de genes, es decir, el paso de genes de plantas modificadas a plantas silvestres capaces de entrecruzamiento Las plantas transgénicas se integran a las silvestres; se dañan organismos útiles para la agricultura; desarrollan resistencia a los insectos y, finalmente, forman nuevos virus patógenos y dañan al ecosistema

Comentarios