"No caigamos en provocaciones..."

jueves, 5 de agosto de 2004
* Trabajadores del IMSS rechazan afuera del Senado la reforma a la Ley del Seguro Social * “¡Esta lucha va a llegar a la huelga nacional!”, su consigna México, D F, 4 de agosto (apro)- “¡Compañeros, les pedimos, que si no conocen a algún manifestante, lo denuncien, para que no caigamos en provocaciones!, gritó uno de los cientos de trabajadores sindicalizados del Instituto Mexicano del Seguro Social que se plantaron desde las nueve y media de la mañana afuera del Senado de la República, en rechazo a las reformas a la Ley del IMSS e impedir que ingresaran los senadores al recinto De pronto… pedradas, gritos, mentadas de madre, escupitajos, baldes de agua por todos lados Los inconformes arremetieron contra los 70 senadores priistas y panistas que protagonizaron un zafarrancho –del que salieron ilesos--, para poder entrar al recinto Eran las 4:30 de la tarde Los ánimos ya estaban exasperados Los granaderos, sin querer, dieron “el pitazo” a los manifestantes sobre el lugar por donde entrarían los senadores, pues en contingentes de diez uniformados, de repente, corrieron hacia la calle Cincuenta y Siete, donde se replegaron Del otro lado de la valla un grupo menor de inconformes avisaba a sus compañeros, reunidos sobre el Eje Central y la Plaza Manuel Tolsá, para reforzar la cadena humana Habían decidido no dejar entrar a nadie, en especial a los legisladores La intención: que no se llevara a cabo la discusión por falta de quórum No lo lograron A las 4:40 de la tarde hizo su entrada triunfal por la calle Cincuenta y Siete, Gabriel Regino, subsecretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, y tres autobuses foráneos donde transportaron a los senadores, por petición del presidente de la Mesa Directiva, Enrique Jackson, quien mandó una carta urgente al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, para pedirle que garantizara la llegada de los legisladores a la Cámara alta para realizar una sesión extraordinaria Así se hizo Los senadores hicieron su entrada triunfal Los inconformes fueron rodeados por los granaderos Se hicieron de golpes Los protestantes lanzaron botellas de plástico, piedras, escupieron sobre los camiones; les mentaron la madre a los senadores En respuesta, los uniformados lanzaron golpes con su tolete a diestra y siniestra Algunos resultaron lesionados Todos corrían Los elementos de seguridad del Senado, algunos granaderos, un amplio grupo de reporteros mezclados con curiosos que vivían dentro del cerco policial y que salieron al ver el zafarrancho En la calle Donceles, del lado derecho del recinto se detuvieron los camiones y en fila india entraron los senadores –primero los del Verde Ecologista, luego los del PRI y, finalmente, los del PAN--, por la plaza Lerdo de Tejada a una reunión previa de fracciones parlamentarias, antes de iniciar la sesión El senador Diego Fernández de Cevallos se dijo ofendido por la actitud de los sindicalizados del IMSS hacia los camiones en los que viajaban Comentó su incomprensión porque ellos –los trabajadores--, decían que representaban a 300 mil o 400 mil sindicalizados y no entendían que los senadores, pretendían beneficiar con la reforma a 12 millones de trabajadores y alrededor de 52 millones de mexicanos beneficiados con los servicios del IMSS Antes de que hablara el “Jefe Diego”, afuera del recinto legislativo, entre gritos y chiflidos de los inconformes que abarrotaron la plaza Manuel Tolsá, el senador priista Enrique Jackson –quien aseguró a trabajadores sindicalizados que en el Senado no se aprobaría esta reforma fast track--, este miércoles confió en que el Consejo Técnico del IMSS y el SNTSS “intenten hasta el último momento llegar a un acuerdo que mejore la condición financiera del Seguro Social” El encono generalizado de los trabajadores del IMSS no alcanzó a los senadores perredistas, quienes entraron por la plaza Manuel Tolsá diez minutos después del zafarrancho por la llegada de sus compañeros priistas, panistas y ecologistas Alrededor de cuatro senadores, con algunos asesores, iban caminando entre la gente Con sus impecables trajes que los distinguían del resto, de los trabajadores del IMSS Al verlos, los inconformes se comenzaron a alborotar ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Fuera!, les gritaron, hasta que el secretario general del SNTSS, el diputado priista Roberto Vega Galina –quien encabezó el mitin de los inconformes cinco minutos después de la llegada de los senadores--, les informó que eran perredistas que votarían en contra de la reforma a la Ley del IMSS y pidió que los dejaran pasar “¡No se vendan!”, vitoreó un manifestante, mientras desfilaban al recinto En señal de rechazo, los senadores del PRD aseguraron que su voto no sería en favor de la reforma Después de la llegada de la senadora priista Dulce María Sauri se registró el primer zafarrancho del día Entre el eje central Lázaro Cárdenas y República de Cuba se congregó el mayor contingente de trabajadores del IMSS Muy combativos, se opusieron a la entrada del general Francisco Arellano y de alrededor de 20 elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) Jalones, empujones, gritos: “¡Violencia, no! ¡Violencia, no!” Surgieron los primeros golpes Los granaderos les pegaron a los manifestantes y se calentaron los ánimos Un trabajador les lanzó agua Los sindicalizados respondieron a la llegada de más granaderos al lugar –alrededor de cien--, aventándoles piedras, botellas de agua y basura Lo que tenían a la mano Las señoras que hablaban por el megáfono, desaparecieron de pronto Los hombres quedaron “cara a cara” con los uniformados Los enfrentamientos no arrojaron heridos graves, sólo lesionados por los golpes de los toletes Hubo un detenido que minutos después fue dejado en libertad Los uniformados lo sometieron a jalones “!Me quieren detener! ¡Están reprimiendo mi derecho a manifestarme!”, se quejó, quien dijo llamarse Gerardo Zúñiga y ser médico de urgencias del hospital 196 de la sección V del Estado de México En el transcurso de este día los elementos de la PFP tronaron alrededor de cinco cohetones para calmar la exasperación de la gente que, al paso de las horas, se desesperó por la llegada de más grupos de granaderos La PFP cerró una calle posterior al recinto legislativo, en los cuatro puntos cardinales Lo mismo hicieron los trabajadores y llenaron las calles de mantas y carteles “¡PRI y PAN, a la chingada se van!” “¡Esta lucha va a llegar a la huelga nacional!” “¡Legisladores ratotas ¿qué hacen con las cuotas?!” “¡Que nos gobiernen y legislen las putas! Ya que sus hijos han fallado” “¡El pueblo uniformado también es explotado” “¿Quién diría? ¿Quién diría? El PRI y el PAN, la misma porquería” Trabajadores tranviarios, de la UNT, IPN, UNAM, Unidades de Medicina Familiar, de la Coordinadora de Jubilados y Pensionados, y perredistas de Gustavo A Madero, se unieron al plantón y exigieron una auditoría al IMSS Alrededor de las cinco de la tarde, el secretario general del SNTSS, Roberto Vega Galina, tomó el control del mitin y habló a los sindicalizados y los exhortó a exigir a los senadores a que antes de legislar, deben auditar el Seguro Social

Comentarios