Atleta de nadie

domingo, 8 de agosto de 2004
Ana Gabriela Guevara intuyó que iba a tener un destino fuera de lo común cuando apenas tenía 15 años Tuvo la convicción de que el deporte iba a ser su trampolín y a los 19 años, después de haber dejado el basquetbol por el atletismo, en su pantalla mental empezó a ver, insiste, a “ver”, la película de los años que le tocaría vivir hasta llegar a los Juegos Olímpicos de Atenas, destaca a Proceso en su edición de este domingo 8 de agosto Ana Guevara ha conquistado medallas de plata y oro en Juegos Centroamericanos, Panamericanos, de la Buena Voluntad, Campeonato Iberoamericano Premio Nacional del Deporte Ha sido tres veces abanderada de México Tuvo una participación decorosa en dos olimpiadas Obtuvo el triunfo total en la Golden League de 2002 y en el Mundial de Atletismo de París en 2003 La atleta cuenta a Proceso cómo diseñó ella misma su propia estrategia de comunicación, cómo creó su propia imagen, pero sobre todo, platica acerca de su motivación y su entrenamiento desde adolescente para lograr lo que es ahora: la corredora de los 400 metros planos más mencionada para una medalla de oro en Atenas y superestrella en México Dice que quiere cumplir ocho años más compitiendo en el atletismo y que su meta es llegar hasta el 2012, con medallas de oro en las olimpiadas porque no quiere salirse vencida, quiere ser historia en la historia y dejar intacta su imagen de campeona; alentar a la gente, servir de ejemplo y ser fuente de regocijo Ana Guevara señala que en México el deporte está demasiado ligado con la política y el gobierno y eso, agrega, no lleva a ninguna parte “Cuando gané la Golden League, todo el mundo dijo: ‘¡Ana Guevara es la atleta del sexenio!’ Se aludía a mis frecuentes encuentros con el presidente Pero no soy atleta de ningún sexenio, de ningún presidente Soy atleta de nadie Soy atleta de México Punto Los presidentes entran y salen de los Pinos, pero yo sigo siendo atleta y seguiré dando lo mejor de mí misma para ofrecerle cuantos triunfos pueda a México”, dice en la entrevista que publica Proceso en su edición de este domingo 8 de agosto

Comentarios