El largo camino hacia la libertad, por Nelson Mandela

lunes, 20 de septiembre de 2004
México, D F, 20 de septiembre (apro)- El largo camino hacia la libertad, de Nelson Mandela, es un libro que recoge memorias e historias que él mismo comienza a escribir en la clandestinidad en 1974, durante su primer encarcelamiento en la isla de Robben Al ser liberado en 1990 reanudó su trabajo para terminar el manuscrito Mandela es uno de los grandes líderes morales y políticos de nuestro tiempo, que luchó durante largos años contra la opresión racial en Sudáfrica y llegó a ser no sólo presidente de su país, sino Premio Nobel de la Paz En El largo camino hacia la libertad, Mandela narra sus orígenes y su proceso de toma de conciencia acerca de enfrentar el apartheid, sus años de estudiante pobre en Johannesburgo, el activismo político, el encarcelamiento vivido durante veintiséis años y los cruciales sucesos acontecidos a partir de su puesta en libertad en 1990 hasta la instauración de la democracia en Sudáfrica También muestra fotografías de diferentes momentos de su vida Esta autobiografía publicada por Santillana Ediciones Generales, SL en Madrid, España, está dividida en once partes, un glosario y un índice, distribuidos en mil 45 páginas, y pertenece a la colección Punto de Lectura A continuación se reproduce un fragmento de la primera parte, titulada Una infancia en el campo: * * * Además de la vida, una constitución fuerte y una vieja vinculación con la casa real de Thimbu, lo único que mi padre me dio al nacer fue un nombre, Rolihlahla En (lengua) xhosa, Rolihlahla quiere decir literalmente “arrancar una rama de un árbol”, pero su significado coloquial se aproxima más a “revoltoso” Yo no creo que los nombres predeterminen el destino, ni que mi padre adivinara de algún modo cuál iba a ser mi futuro, pero en años posteriores, tanto mis amigos como mis parientes llegaron a atribuir a ese nombre las muchas tempestades que he causado, y a las que he sobrevivido Mi nombre inglés, o cristiano, más familiar, no me fue dado hasta mi primer día de colegio, pero me anticipó a los acontecimientos Nací el 18 de julio de 1918 en Mvezo, una diminuta aldea en la ribera del río Mbashe, en el distrito de Umtata, capital de Transkei El año de mi nacimiento fue el del fin de la Gran Guerra, el de una epidemia de gripe que mató a millones de personas en todo el mundo y el de la presencia de una delegación del Congreso Nacional Africano en la Conferencia de Paz de Versalles para exponer las quejas del pueblo negro sudafricano Mvezo, no obstante, era un lugar apartado, un pequeño asentamiento alejado de los grandes acontecimientos del mundo, donde la vida continuaba en gran medida como hacía cien años El Transkei se encuentra a mil doscientos kilómetros al este de ciudad de El Cabo y a novecientos al sur de Johannesburgo Está situado entre el río Kei y la frontera con Natal, con las abruptas montañas Drakensberg al norte y las azules aguas del Índico, al este Es una hermosa tierra de suaves colinas, fértiles valles y un millar de ríos y arroyos, que hacen que el paisaje sea verde incluso en invierno El Transkei era una de las mayores divisiones territoriales de Sudáfrica Con una superficie del tamaño de Suiza, tenía una población de unos tres millones de xhosas y una pequeña minoría de basothos y blancos Es el hogar del pueblo thimbu, que forma parte de la nación xhosa a la que pertenezco Mi padre, Gadla Henry Mphakanyiswa, era un jefe, tanto por derecho de sangre como por tradición Fue confirmado como jefe de Mvezo por el rey de la tribu thmebu pero, bajo el dominio británico, su elección debía ser ratificada por el gobierno, que en Mvezo estaba representado por un comisario residente local Como jefe designado por el gobierno, tenía derecho a un estipendio y a una parte de los ingresos que los ingleses obtenían de la comunidad por vacunar el ganado y a cambio de los pastos comunales Aunque el papel del jefe era venerable y digno de estima, se había visto degradado --hacía ya setenta y cinco años-- por el control de un gobierno blanco escasamente comprensivo para con los africanos

Comentarios