Terratenientes de Chiapas se quedan sin tierras

martes, 7 de septiembre de 2004
* El anuncio en torno a las 42 mil hectáreas lo hizo la SRA * Los cerca de 400 ranchos, en manos de bases zapatistas Tuxtla Gutiérrez, Chis , 6 de septiembre (apro)- Alrededor de 400 ganaderos y pequeños propietarios de la denominada “zona de conflicto”, a quienes les fueron expropiadas unas 42 mil hectáreas de tierras tras el alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), han perdido ya las posibilidades de recuperar sus ranchos, advirtió la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA) Ubicados en los municipios de Ocosingo, Las Margaritas y Altamirano, los más de 400 ranchos, que estaban dentro del territorio del EZLN y sus bases de apoyo, han pasado legalmente a manos del gobierno federal, pero físicamente las detentan los indígenas que en los albores de la ofensiva rebelde se dieron a la tarea de “recuperar tierras de caciques y terratenientes” La representante especial en Chiapas de la SRA, Martha Cecilia Díaz Gordillo, explicó que, al vencerse el plazo para el pago de aproximadamente 800 millones de pesos que, vía el Fideicomiso de Aparcería Bovina (Fiapar) les entregó el gobierno federal a partir de 1997 –en tanto se resolvía su retorno al lugar--, los propietarios no devolvieron ese crédito, por lo que el entonces Banco de Crédito Rural , conocido ahora como Financiera Rural, hizo efectiva la garantía y se adjudicó estas propiedades, algunas de las cuales al momento siguen ocupadas por insurgentes y bases de apoyo del EZLN Durante los primeros meses del alzamiento armado de 1994, miles de campesinos se dieron a la tarea de recuperar las tierras que consideraban les pertenecían, ya sea por haber trabajado durante décadas en ellas, o por considerar que las mismas les fueron despojadas a sus ancestros Según cifras oficiales, en esos meses se invadieron unos 2 mil 882 predios, de los cuales, en la zona de influencia zapatista, en el municipio de Las Margaritas, fueron 50; Altamirano, cien, y en Ocosingo, 240 Para solucionar este conflicto, explicó Díaz Gordillo, se creó un sistema de “acuerdos agrarios” para comprar las tierras a favor de los campesinos, en la zona que quedó fuera de la influencia del EZLN; y un Fideicomiso de Aparcería Bovina (Fiapar), a favor de los pequeños propietarios y ganaderos, cuyas tierras fueron tomadas por simpatizantes del grupo insurgente en los municipios de Altamirano, Las Margaritas y Ocosingo A la fecha ambos programas quedaron concluidos En el caso de los propietarios de la zona de conflicto, el acuerdo fue que terminado el plazo del fideicomiso, se valoraría la situación que prevaleciera en la región y, de ser posible, se les regresarían sus propiedades, una vez retornados los recursos del fideicomiso “Se otorgó a los propietarios de esos inmuebles créditos para proyectos de aparcería bovina, en el entendido de que si con el paso del tiempo se generaban las condiciones para el retorno de esos pequeños propietarios, éstos devolverían los recursos que estaban en calidad de préstamo Si no existían esas condiciones para su retorno, se entendía que el monto otorgado de acuerdo con la extensión de sus terrenos, se equiparaba como pago de su propiedad A la fecha, en ninguno de los casos los propietarios acreditados devolvieron estos recursos Díaz Gordillo explicó que los terrenos siguen en manos de simpatizantes y no simpatizantes del EZLN “Regresar a sus propiedades ahora, jurídica y materialmente es imposible Jurídicamente esos predios dejan de ser de su propiedad porque el banco hizo efectiva la garantía, y materialmente porque esos predios siguen ocupados” Tras la irrupción armada del EZLN, varios ganaderos y pequeños propietarios fueron encabezados por los líderes Jorge Constantino Kanter y Fidel Culebro, a quienes todavía se les puede ver en las salas de espera de las oficinas estatales y federales, a la espera de alguna respuesta para recuperar las tierras

Comentarios