Madrazo ¿triunfador?

jueves, 13 de enero de 2005
México, D F, 12 de enero (apro)- Las cuentas alegres que el propio Roberto Madrazo y su equipo hacen de las elecciones celebradas el año pasado, lo instalan en la picota de la competencia presidencial del PRI Pero antes de celebrar habría que cuestionar si son en verdad sus triunfos o son triunfos de los gobernadores y algunos personajes que se han convertido en factores reales de poder La nueva composición del poder priista, luego de la derrota del 2000, obliga a voltear la mirada hacia el fortalecimiento de los poderes locales del otrora “partidazo en el poder” que son quienes lo mantuvieron a flote en los peores momentos de su historia La ausencia del Presidente de la República como eje articulador y de poder absoluto hizo que los llamados cacicazgos regionales surgieran como las verdaderas fuerzas que tiene el priismo y no en la directiva nacional Los casos de las elecciones en Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Quintana Roo, Tamaulipas, Sinaloa, Chihuahua, Nayarit, principalmente, nos mostraron hasta qué punto fue la mano de los poderes locales los que condujeron al PRI a la victoria y no la dirección de Madrazo De hecho, en algunos de ellos, como en Veracruz, Tamaulipas, Sinaloa y Nayarit, Madrazo sólo hacia acto de presencia en unos cuantos actos porque los recursos financieros y materiales, así como las negociaciones, las hacían los gobernadores y los candidatos Pero muy en su costumbre de no respetar las alianzas, Madrazo se colgó las victorias en el pecho y salió a declarar a finales de año que estas victorias eran muestra que de su mano el PRI está seguro de regresar a Los Pinos en el 2006 El madruguete que Madrazo quiso dar ofreciendo una imagen triunfadora a la opinión pública pronto fue acotado por los propios gobernadores que, unidos, ya mandaron su mensaje de que no permitirán que el tabasqueño se luzca con ropa ajena Incluso, este grupo de gobernadores que se ha hecho llamar, paradójicamente, “Unidad Democrática” ya lanzó el ultimátum para que Madrazo deje la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional si quiere ser candidato presidencial Con este grupo fuerte de gobernadores en contra y la ruptura de la alianza con Elba Esther Gordillo, el tabasqueño tiene, en realidad, poca seguridad de declarase como seguro candidato del PRI para la elección presidencial del 2006 Madrazo tiene cuentas pendientes al interior y en el exterior del PRI que difícilmente podrá cumplir porque se trata de traiciones a promesas hechas al calor de los procesos electorales o en la búsqueda de ganar espacios de poder El caso más claro de que no cumplió su palabra está en haber traicionado la alianza estratégica que estableció con Elba Esther Gordillo a finales del 2001 para ganar la elección interna por la presidencia del partido Un ejemplo más está en la promesa incumplida que hizo con el presidente Vicente Fox y los empresarios de apoyar la reforma hacendaria en la Cámara de Diputados A estas mentiras se suman las falsas promesas que ha hecho a múltiples aspirantes a diputaciones locales, gubernaturas y presidencias municipales en el último año Después de tantas mentiras quién le cree a Madrazo cuando asegura que lo más que le preocupa es el bienestar de los mexicanos y el proceso de transición democrática La imagen desacreditada de Madrazo es la que permea entre la gente según las últimas encuestas publicadas por varios diarios La corrupción va aparejada a la biografía del exgobernador de Tabasco y esa carta de presentación es la que menos interesa al propio PRI si quiere mantener las aspiraciones de ganar en el 2006 la Presidencia de la República Por eso habría que preguntarse y preguntarle a Madrazo de dónde saca que es el principal triunfador de los procesos electorales realizados el año pasado Y, sobre todo, si aún tiene la seguridad de que será el ganador de la contienda interna priista que iniciará en marzo entrante, con la realización de la 19 Asamblea Nacional

Comentarios