Refuerzan medidas de seguridad en penales de Guanajuato

viernes, 21 de enero de 2005
* Recluidos en 22 penales 5 mil 48 internos, cuando su capacidad actual es de 4 mil 796 Guanajuato, Gto , 20 de enero (apro)- Aunque descartó que en las cárceles municipales y estatales existan riesgos de que se registren fugas o situaciones de extrema peligrosidad, como las que se han presentado en las Islas Marías y otros penales del país, el procurador Daniel Chowell anunció que el gobierno estatal invertirá este año en el mejoramiento de la infraestructura carcelaria, lo que incluye reforzar muros e instalar más cámaras de vigilancia En tanto que en León, el gobernador Juan Carlos Romero informó que dentro de este paquete de obras también se prevé ampliar los espacios para otros 600 internos en los centros de readaptación de León y Salamanca El primero es el que registra actualmente los problemas más severos por la sobrepoblación En total, en los 10 penales estatales y las 12 cárceles municipales que existen en el territorio guanajuatense están recluidos 5 mil 48 internos, cuando la capacidad actual es de 4 mil 796 Esto representa una sobrepoblación que al día de hoy –porque los datos fluctúan constantemente-- es de 522%, de acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública solicitados por Apro Los Centros de Readaptación Social del estado están instalados en Celaya, Guanajuato capital, Irapuato, León, Pénjamo, Salamanca, San Felipe, San Miguel de Allende, y el más recientemente construido en Valle de Santiago, el Cereso 1000 (que comenzó a funcionar en la actual administración), con el que se pretendía abatir la sobrepoblación penitenciaria en la entidad, lo que por lo visto no se logró En León se efectuarán ampliaciones para instalar 400 camas más, mientras que en Salamanca serán otras 200 Pero el gobernador también anunció un programa de preliberación y liberaciones anticipadas, “para que estén como internos estrictamente personas que tengan que seguir purgando una pena”, dijo El caso Tostado Félix El procurador Daniel Chowell explicó que se elevarán muros, se instalarán nuevas cámaras de vigilancia y también se invertirá en equipamiento para los talleres de trabajo de los internos Según aseguró Chowell Arenas, “todo está bajo control, no hay una situación de riesgo, y definitivamente los incidentes que ocurren en otras partes nos alertan y nos mantienen en contacto continuo con los directores y con todas las instancias policiacas para reforzar nuestras acciones de vigilancia” El procurador –quien antes de este cargo fue subsecretario y Secretario de Seguridad Pública, dependencia responsable de los centros penitenciarios— comentó que la peligrosidad de un reo no solamente está relacionada con su conducta en el exterior, sino por las relaciones que establece al interior de las cárceles, por lo que “la alarma debe ser permanente” Interrogado sobre el caso de Pablo Tostado Félix, identificado como gatillero del narcotraficante Juan José Esparragoza, “El Azul”, recluido en el Cereso de Irapuato, informó que desde que entró a dicho penal se establecieron condiciones especiales para su seguridad y también la de las personas y funcionarios –jueces, agentes del Ministerio Público-- que llevan su caso El gatillero –quien vivió un tiempo en Irapuato y es acusado de varios delitos, entre ellos homicidio-- estuvo a punto de ser liberado por un comando durante su traslado desde Querétaro, donde fue detenido hace poco más de un año, a pesar del nutrido operativo que la Policía Ministerial de ambas entidades y otras corporaciones montaron durante el recorrido Tostado Félix –quien solicitó no tener contacto con los demás internos-- es mantenido en una celda individual; no consume los alimentos elaborados dentro del Cereso, sino los que le llevan personas del exterior, y se mantiene en un área de aislamiento “donde está seguro él y el resto de la población, además que se está rotando al personal”

Comentarios