El imperio del narco

jueves, 6 de enero de 2005
México, D F, 5 de enero (apro)- Los asesinatos de capos del narcotráfico en el penal de “máxima seguridad” de La Palma, en Almoloya, son una muestra clara del inmenso poder que hoy tienen estos grupos y que no sólo están involucrados con la política, sino que se encuentran incrustados en la estructura del Estado mexicano desde el gobierno de Miguel de la Madrid Es ya conocida la versión de que a través del dinero proveniente del narcotráfico el gobierno de Miguel de la Madrid enfrentó la profunda crisis financiera que le heredó José López Portillo Así se expone en el libro de Jean Francois Boyer La Guerra perdida contra las drogas, editado primero en Europa y luego en México hace unos pocos años Desde hace más de dos décadas hemos visto las expresiones del poder del narcotráfico en los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y ahora con el de Vicente Fox, que nada ha hecho para detener la creciente influencia de los capos en la vida política, económica y social del país Es con este gobierno del cambio donde, paradójicamente, se viene desarrollando una recomposición del poderío de los carteles comandados por “El Chapo” Guzmán, Osiel Cárdenas, los hermanos Arellano y Rafael Caro Quintero, quienes, curiosamente empezaron a hacerlo desde la cárcel También es en el gobierno foxista donde se ha hecho evidente la presencia del narcotráfico en todos los estados de la República, involucrándose directamente en los procesos electorales de algunas entidades y municipios de Veracruz, Tamaulipas, Sinaloa y Baja California Fue en Tamaulipas donde, incluso, inauguraron la “operación cuerno de chivo” encabezada por sicarios al mando del narcotráfico que durante la campaña en algunos municipios fronterizos hicieron actos de intimidación y de coerción a los votantes con la finalidad de que ganaran los candidatos del PRI; pero en Sinaloa también se descubrió al candidato del PAN a diputado local, Saúl Rubio, en el funeral del narcotraficante Miguel Ángel Beltrán, “El Ceja Güera”, ultimado precisamente en el interior del penal de Almoloya Con este caso y con el del gobernador de Morelos, Sergio Estrada Cajigal, presuntamente involucrado con Juan José Esparragoza Moreno, “El Azúl”, y Vicente Carrillo Leyva, del cartel de Juárez, se comprueba que el PRI no es el único partido que tiene una cierta vinculación con grupos de narcotraficantes, sino también el PAN El acercamiento de los narcotraficantes al PAN se explica porque siendo el partido en el poder, los capos de los carteles buscan mayores posibilidades de conseguir espacios de maniobra para hacer sus negocios Sin embargo, este no es el punto de discusión, sino la vulnerabilidad cada vez más amplia del sistema político al imperio de los narcotraficantes que se amplía de manera incontenible, independientemente del partido que esté gobernando Pero si el sistema de partidos está muy endeble al poderío del narcotráfico, las instituciones electorales no se salvan del riesgo de verse rebasadas por el manejo de recursos provenientes de la venta de drogas en las campañas electorales La decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de no invalidar las elecciones de gobernador en Veracruz y la municipal de Tijuana, a pesar de las múltiples muestras de irregularidades y de las denuncias de que Fidel Herrera Beltrán y Jorge Hank Rhon pudieran están inmiscuidos con grupos de narcotraficantes, representa un mensaje de desaliento y de malos presagios para las elecciones federal y presidencial del 2006 ¿Cómo se puede evitar que el narco se involucre en las campañas si las autoridades electorales no hacen algo para detener cualquier intención, por pequeña que sea esta? El Instituto Electoral Federal no está preparado para afrontar una situación de esta naturaleza; sus integrantes no muestran ni la capacidad ni los tamaños para hacer frente a los carteles del narcotráfico interesados en apoyar a ciertos candidatos a través de grandes cantidades de dinero, necesarias para sostener campañas cada vez más costosas en los medios de comunicación, principalmente en televisión Toda esta situación de alto riesgo es la que está detrás de los asesinatos del hermano de “El Chapo” y de “El Ceja Güera” en el penal de máxima seguridad Estos asesinatos son la expresión más clara de la fragilidad de este gobierno y de las propias instituciones públicas para enfrentar el imperio del narcotráfico

Comentarios