Inquietud militar

domingo, 23 de octubre de 2005
El relevo presidencial no le es ajeno al Ejército Mexicano No sólo porque se empiezan a acomodar quienes pretenden suceder al secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Gerardo Clemente Vega García, sino porque los mandos se niegan a intervenir si el ambiente político se torna ríspido, destaca Proceso en su edición de este domingo 23 de octubre Algunas opiniones militares, soterradas, expresan inquietud por esa eventualidad, pero también porque el actual gobierno ha impuesto nuevas tareas a las Fuerzas Armadas sin un aumento proporcional del presupuesto Entre estas actividades se encuentran costosos operativos de seguridad y desplazamientos a otros países para acciones humanitarias, proyecto éste último que se inició durante el gobierno de Ernesto Zedillo El tradicional y disciplinario hermetismo del instituto armado no ha sido impedimento para que de manera indirecta algunos de sus miembros hagan saber sus preocupaciones e inquietudes ante la incesante confrontación que prevalece en el ámbito político nacional, el próximo cambio de gobierno y las nuevas tareas asignadas, incluida una mayor cooperación con Estados Unidos en el combate al terrorismo Además, el Ejército tiene su propio juego sucesorio En algunos círculos militares se conoce ya una lista, aún amplia, de los posibles relevos de Vega García En ésta se incluyen los nombres de generales de división recientemente ascendidos En caso de que alguno de ellos, o de los próximos en obtener el grado, arribe a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), causaría la baja de mandos con mayor antigüedad, como ya ocurrió en el caso de Vega, quien obtuvo el rango de general de división poco antes de ser designado secretario Las nuevas propuestas de ascensos a general de división, que se anunciarán el próximo 20 de noviembre, despejarán el camino para el próximo secretario, dice el reportaje que aparece este domingo 23 de octubre en Proceso

Comentarios