Ciudades históricas, menos susceptibles a fenómenos naturales

lunes, 31 de octubre de 2005
* El especialista español Félix Benito Marín organizó el Encuentro Internacional de Revitalización de Centros Históricos México, D F, 31 de octubre (apro)- A diferencia de las ciudades históricas, los nuevos asentamientos son más susceptibles de sufrir daños con fenómenos naturales, como el huracán Wilma que afectó las costas de Quintana Roo, opina el investigador español Félix Benito Martín, especialista en monumentos históricos Catedrático de urbanismo y ordenación de territorio de la Escuela Superior de Arte y Arquitectura de la Universidad Europea de Madrid, España, Benito Martín es coordinador del IV Encuentro Internacional de Revitalización de Centros Históricos, junto con el arquitecto Vicente Flores Arias, director de Apoyo Técnico de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Con la participación de especialistas de Colombia, España, Honduras, Italia, Palestina, Perú, Túnez y México, el encuentro académico tiene como tema "La transformación de la ciudad histórica: procesos sociales, urbanísticos y naturales que inciden en su cambio" Se realiza del 24 al 26 de octubre en el Centro Cultural España Entrevistado por Apro, Benito Marín explicó que hace ya cuatro años que se realiza el encuentro con la participación de países latinoamericanos y europeos Ahora se invitaron naciones árabes para ampliar las visiones sobre los problemas que están transformando los centros históricos Evocó que hasta hace unos cien años los centros eran toda la ciudad, con toda su complejidad, usos y clases sociales, pero ahora se han convertido en parte de una ciudad más amplia en la cual sólo sobreviven determinadas clases sociales, las más bajas generalmente, y los espacios de vivienda han sido ganados por los comercios En su opinión, lo ideal es conservar en los centros históricos toda la complejidad posible; y aseguró que en Europa han tenido buenas experiencias de recuperación de estas zonas monumentales, en las cuales la gente de clases medias y altas ha vuelvo a vivir: "Los centros históricos son lugares extraordinarios para vivir En América también y aquí en México hay ciudades de tipo medio donde los centros todavía están muy vivos, no hay más que ver Guanajuato y otros lugares" Entre los procesos que han transformado los centros históricos se encuentran, a decir del especialista, la tendencia a considerar a las ciudades como generadoras de riqueza y eso causa destrozos, particularmente en lugares donde tradicionalmente se construían casas bajitas y ahora comienzan a edificarse moles de siete u ocho pisos que alteran el perfil arquitectónico Está también el factor cultural, pues, dijo, hasta hace treinta o cuarenta años las ciudades y su arquitectura, eran diferentes entre sí, pero a partir de los años sesenta, todo cambió y ahora la arquitectura se parece en cualquier lugar del mundo, por lo cual es difícil conservar la identidad y peculiaridad de los centros históricos Volver a Palacio Se refirió también a otras problemáticas de destrucción de estos sitios patrimoniales, como la guerra Recordó, como ejemplo, que Alemania perdió prácticamente todas sus ciudades durante la segunda guerra mundial Y mencionó los fenómenos naturales Este año en particular, opinó, fue terrible Contó que en España padecen poco de sismos y huracanes, pero sí llegan a tener inundaciones que raramente afectan casas históricas, más bien causan averías en las nuevas, "hechas en lugares donde no se debe, como las riberas de los río, etcétera" Entonces agregó que justamente en el encuentro se comentó que Cancún es una ciudad nueva situada al lado de la costa, "en esa Riviera Maya, en un lugar donde no hubo antes ciudades ni pueblos ni asentamientos tradicionales, es un tema que se debe de pensar" Reconoció que sí hay vestigios prehispánicos de antiguas ciudades, como Tulum, pero aclaró que están en sitios elevados: "Pero sí es verdad que, en general, los asentamientos tradicionales resisten mejor los problemas naturales porque tienen una adaptación mejor al territorio Ahora nos adaptamos menos y es tan tremenda la capacidad humana de asentar, y de crear y crear, que tenemos menos en cuenta estos factores, entonces, habitualmente, estos problemas naturales afectan más a las casas recién hechas que a las históricas" Subrayó entonces que las afectaciones por fenómenos naturales muestran que se está edificando en sitios donde no se debe El especialista opinó también sobre el rescate del Centro Histórico de la Ciudad de México, emprendido por el exjefe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador Dijo que en su primera visita a México, en 1993, le impactaron particularmente la Plaza de Santo Domingo, con sus portales y rodeada por el Palacio de la Inquisición, la antigua aduana y el convento, así como la calle de Moneda, con el Palacio Nacional a un lado Luego, en 2002, cuando celebraron el primer encuentro, pudo ver que Moneda estaba totalmente invadida por el "mercado callejero", casi hasta el Zócalo, lo cual le pareció terrible por la degradación social que implica Expresó su beneplácito por la recuperación del primer tramo, "eso indica que hay un cuidado importante", pero agregó: "Parece que fue una lástima que el presidente se fuera del Palacio A mí eso me parece que era maravilloso para la ciudad, que el palacio presidencial tuviera su parte turística con los murales, etcétera, y otra parte con las oficinas del presidente "De acuerdo en qué es más fácil y más cómodo que se vaya a otro sitio, pero me parece que para la ciudad es una pena A mí me encantaría que el nuevo presidente que viniera reocupara el Palacio, sería extraordinario" El encuentro tuvo, entre sus temas: Desastres súbitos en los centros históricos, vulnerabilidad y medios de mitigación; Fragilidad, prestigio y marginación; Recientes cambios sociales y demográficos en los centros históricos; Los volcanes en México y sus repercusiones en el patrimonio histórico edificado: El caso del volcán de Fuego de Colima; y Vulnerabilidad de la ciudad histórica en el marco de la globalización