El tequila, patrimonio de la humanidad

lunes, 21 de noviembre de 2005
Mazatlán, Sin , 21 de noviembre (apro)- El 8 de diciembre pasado se presentó en las oficinas de la UNESCO, en París, Francia, el expediente técnico que respalda la candidatura del paisaje agavero y las antiguas instalaciones de Tequila a la Lista del Patrimonio Mundial de dicho organismo internacional Quizá para algunos especialistas en patrimonio, detrás de esta candidatura estén los intereses económicos de los productores de la tradicional y emblemática bebida que, sin duda, se beneficiaron ya con la llamada "denominación de origen", que obliga, mediante acuerdo internacional, a llamar tequila sólo a la bebida destilada de agave azul producida en la región homónima de Jalisco, así como en algunos estados aledaños En el pasado Symposium Internacional de Conservación del Patrimonio Monumental del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS, por sus siglas en inglés), realizado en Mazatlán, del 9 al 12 de noviembre, Ignacio Gómez Arriola, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), habló de algunas de las motivaciones de la candidatura en su ponencia "El paisaje agavero de Tequila, un potencial inexplorado para el turismo cultural" Por principio, esta zona --ubicada en el Valle de Tequila y Amatitlán-- se presenta como una de las nuevas categorías (las tradicionales son zonas arqueológicas, ciudades históricas, reservas naturales?), entre ellas paisajes culturales, patrimonio industrial, patrimonio del siglo XX e itinerarios culturales que la UNESCO comienza a incluir en la lista La zona propuesta, según sus promotores, conjuga varios elementos: valores culturales y patrimoniales, paisaje y patrimonio industrial: "La región --dijo Gómez Arriola-- ha mantenido una continuidad cultural que se remonta al periodo prehispánico En ella se han desarrollado manifestaciones tangibles e intangibles que involucran al paisaje, la arquitectura y las tradiciones ancestrales" Y es que, según explicó el investigador, desde antes de la llegada de los españoles, ya se producía "una bebida alcohólica ritual", mediante la fermentación del jugo de los corazones cocidos del agave, llamado entonces "metl" (agave silvestre) Añadió que el agave azul, científicamente nombrado Agave Tequilana Weber Variedad Azul, se puede encontrar solamente en la región localizada en la Barranca del Río Grande de Santiago, y la especie fue obtenida mediante la modificación, durante siglos, del entorno y la flora originarios para adaptarlos al cultivo del mezcal azul La forma de producir la bebida se modificó hacia el año 1600 con la llegada de los españoles, quienes incorporaron técnicas europeas de destilación Para entonces se le llamaba "vino de mezcal" y, posteriormente, se le incorporó el de tequila, o sea "vino de mezcal de tequila" En el siglo XIX nuevamente se modificó el proceso, debido principalmente a la creciente demanda Lo mismo sucedió en el siglo XX cuando la demanda fue ya además de carácter internacional: "La década de 1990 implicó un repunte significativo para la industria tequilera La aceptación internacional de la bebida ha propiciado la proliferación de marcas y la siembra de grandes extensiones de agave en la zona de denominación de origen que abarca varios estados del país La calidad de la bebida está garantizada por la NOM=V-7-1976 y por la actuación del Consejo Regulador del Tequila y de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera" El investigador dijo, además, que el agave ha tenido una "importancia capital" en la conformación de la identidad mexicana, y que el paisaje agavero y las instalaciones industriales del tequila están asociadas con muchas manifestaciones culturales que, dentro y fuera del país, definen "lo mexicano" Explicó que la zona puede ser explotada con fines turísticos, pues no sólo cuenta con las áreas naturales donde se produce el agave, sino también hay vestigios arqueológicos, tradiciones ancestrales y, desde luego, las destilerías históricas, algunas de ellas aún en uso Por ejemplo, La Rojeña, productora de tequila "José Cuervo"; La Perseverancia, de Sauza; La Mexicana, de Orendain, y la "excepcionalmente bien preservada hacienda de San José del Refugio", donde se produce el tequila "Herradura" Por lo pronto, la Secretaría de Turismo incorporó la zona a su programa de promoción turística "Pueblos Mágicos" El especialista dijo que es probable que se consiga la incorporación del lugar a la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO a mediados de 2006 Ello deberá implicar el fin de preservar la región como patrimonio cultural, pero sin duda traerá beneficios también no sólo a los prestadores de servicios turísticos, sino a los productores de la ahora mundialmente afamada bebida