Pide Bush al Capitolio aprobar ley migratoria ampliada

martes, 20 de diciembre de 2005
* Propone que se incluya un programa de empleo temporal para inmigrantes indocumentados Washington, 19 de diciembre (apro) - En lo que podría interpretarse como una contradicción, el presidente de Estados Unidos George W Bush, pidió al Congreso federal de su país la aprobación de una "reforma migratoria ampliada", que incluya no sólo la construcción de un muro fronterizo, sino también un programa de empleo temporal para inmigrantes indocumentados Dos días después de aplaudir la decisión de la Cámara de Representantes del Congreso federal estadunidense, por aprobar, el viernes pasado, un proyecto de ley antimigratorio que excluye al programa de empleo temporal, Bush hizo el encomio al Capitolio exponiendo la ambigüedad de su verdadera posición sobre la reforma migratoria "Debemos aprobar una reforma migratoria ampliada que proteja nuestras fronteras, refuerce la aplicación de la ley (migratoria) y establezca un nuevo programa para trabajadores temporales que baje la presión (por el flujo de la inmigración indocumentada) en la frontera, pero rechace a una amnistía", declaró Bush durante la última conferencia de prensa del 2005 que ofreció en la Casa Blanca La breve mención de Bush al tema, entusiasmó a los promotores de la reforma migratoria, que en lugar de castigar con nuevas restricciones jurídicas a los inmigrantes indocumentados, busque los mecanismos legales para intentar resolver el problema de su estancia legal en Estados Unidos, aunque de manera temporal En el proyecto de ley HR 4437 aprobado la semana pasada en la Cámara de Representantes, se establecen acciones radicales contra los inmigrantes indocumentados como definir en delito federal la residencia indocumentada de extranjeros dentro del territorio estadunidense, sentenciar a varios años de cárcel a empleadores, grupos humanitarios, religiosos y organizaciones no gubernamentales de cualquier tipo, que directa o indirectamente ayuden a los indocumentados El proyecto de ley pide fondos para erigir un cerco doble en la región limítrofe entre cuatro estados de la Unión Americana y el territorio mexicano La legislación, ampliamente condenada por los legisladores demócratas y los grupos defensores de los derechos humanos y civiles de los inmigrantes indocumentados, recibió el endoso incondicional de Bush y esto contrasta un poco con el llamado que ahora hace al Congreso federal para aprobar una reforma migratoria ampliada Para promulgarse en ley, la legislación aprobada en la Cámara de Representantes tendría que ser también confirmada por la Cámara de Senadores y después ser firmada por el presidente de Estados Unidos En el Senado hay una versión distinta a la HR 4437 sobre la reforma migratoria, que no habla de construir cercos en la frontera con México, ni de empleo temporal limitado, y excluye en su totalidad el determinar como delito federal al estatus de inmigrante indocumentado La diferencia entre las dos Cámaras para abordar el tema migratorio, pronostica un fracaso para la HR 4437, por lo menos en sus puntos más candentes para combatir a la inmigración indocumentada; pero también una derrota para las aspiraciones de senadores moderados que apoyan la creación de un programa de empleo temporal que contenga mecanismos legales para regularizar el estatus de residencia de los inmigrantes indocumentados La propuesta del presidente Bush para los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se estima hay en Estados Unidos, es un programa de empleo temporal de seis años de duración y posteriormente la deportación definitiva al país de origen El debate de la reforma migratoria en el Senado iniciará en febrero de 2006, hecho por el cual algunos especialistas en el tema piensan que en el próximo año el Capitolio no logrará ponerse de acuerdo en esta materia y no se aprobará ninguna legislación consensuada por las dos cámaras La máxima esperanza que tienen los que promueven una reforma migratoria moderada, es que en las elecciones legislativas de noviembre de 2006 los demócratas recuperen la representación mayoritaria en la Cámara de Representantes, para con ello bloquear cualquier iniciativa de ley antimigratoria como la HR 4437 que, con la venia del presidente Bush, se aprobó la semana gracias a la mayoría representativa en manos de los republicanos