Agoniza en Monterrey presunto sicario de "El Chapo"

martes, 6 de diciembre de 2005
* En estado de coma, Jaime Valdez Martínez, personaje con quien departía Fernando Bribiesca Sahún México, D F, 5 de diciembre (apro)- Bajo un fuerte dispositivo de seguridad, Jaime Valdez Martínez, presunto integrante del cartel de Sinaloa, se debate entre la vida y la muerte en un hospital de Monterrey, Nuevo León, a donde ingresó el pasado miércoles 23, luego de recibir un balazo que, de salvarse, probablemente lo deje paralítico De acuerdo con informes de la PGR, Valdez Martínez podría ser uno de los sicarios que forman parte del equipo de ejecutores de Edgar Valdez Villarreal, "La Barbie", lugarteniente de Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", a quien se le atribuye la violencia que se ha desatado en Tamaulipas, particularmente en la zona fronteriza de Nuevo Laredo Valdez Martínez ?el mismo personaje cuya historia se dio a conocer en el número 1517 de Proceso, donde se relata el convivio que tuvo con Fernando Bribiesca Sahagún en el centro de espectáculos La Fe, de Monterrey, Nuevo León-- está en calidad de detenido y un equipo de agentes federales lo cuida dentro y fuera del hospital San José, donde está hospitalizado, por temor a que pueda ser ejecutado por alguna banda contraria a la que él pertenece El presunto narcotraficante fue relacionado la semana pasada con los agentes que secuestraron y ejecutaron a los miembros de "Los Zetas", por lo que ahora tendrá que rendir declaración ante la Subprocuraduría General de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), una vez que esté en condiciones de rendir su testimonio sobre ese hecho y respecto a su participación en la banda de Guzmán Loera Según los informes obtenidos por Apro, tanto en la PGR como en el hospital San José, Valdez Martínez se encuentra en estado de coma y a 13 días de haber ingresado al nosocomio, su estado es reportado crítico Elementos de la SIEDO adscritos a la plaza de Nuevo León investigan el atentado que sufrió Valdez Martínez; las primeras líneas de investigación establecen que un grupo armado, presuntamente ligado al cartel del Golfo, le disparó con armas de alto poder, aunque sólo un disparo le penetró por la nuca, causándole daños en algunas vértebras, lo que agravó su estado físico