Reavivan protestas por actividad del "Maurice Ewing"

sábado, 12 de febrero de 2005
* Niega la Profepa que las investigaciones provoquen la muerte de especies marinas * Grupos ambientalistas insisten en que afectará al medio ambiente Mérida, Yuc , 11 de febrero (apro)- A 20 días de haber iniciado sus trabajos frente a las costas de Yucatán el barco laboratorio “Maurice Ewing” continúa generando polémica entre las autoridades y grupos ambientalistas locales Con 20 cañones con capacidad para disparar descargas de hasta 255 decibeles de ruido, el barco científico pretende descifrar el enigma del cráter generado por la caída de un meteorito en la Península de Yucatán hace 65 millones de años que, a la postre, pudo ocasionar la extinción de los dinosaurios De acuerdo con los científicos este fenómeno no sólo causó la muerte de los dinosaurios, sino también cambió la evolución en la Tierra Sin embargo, grupos de ambientalistas, entre los que forma parte Greenpeace, le atribuyen al barco la muerte de especies marinas y piden respuestas a las autoridades La presidenta de la Asociación para la Defensa de los Animales en Yucatán (ADAY), Rosario Sosa Parra, dijo que hasta ahora no se sabe cuántos animales van a morir después del experimento, tampoco se sabe cómo impactarán las investigaciones a la población La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) señaló que en 2004 se registró el varamiento de siete delfines y un manatí; y en lo que va del año se han detectado siete tortugas muertas y una ballena El subdelegado de Inspección de la Profepa, Iber Rodríguez, afirmó que los fallecimientos han sido netamente por artes de pesca, ya que los animales no vienen con sintomatología macroscópica que demuestre que han sido afectados por los trabajos del “Maurice Ewing” Por su parte, el delegado de la Profepa, Sergio Chan Lugo, aseguró que no hay varamientos atípicos con el número de varamientos con respecto al año pasado Desde que llegó el “Maurice Ewing” el 14 de enero e inició los disparos el 21 de ese mes, las autoridades ambientales del país y la UNAM no han otorgado permisos para que los medios de comunicación aborden la embarcación con el fin de que puedan observar la intensidad de los disparos A los ambientalistas les ha sido negado en dos ocasiones el permiso para estar cerca del buque, cuyo costo de los trabajos supera los dos millones de dólares, los cuales son supervisados por la UNAM y siete universidades del mundo

Comentarios