Descubre el Maurice Ewing cenotes en el fondo marino

martes, 15 de febrero de 2005
Mérida, Yuc , 14 de febrero (apro)- Algunos de los primeros descubrimientos científicos del barco laboratorio Maurice Ewing en las costas yucatecas, revelan la existencia de cenotes en el fondo marino y bancos de arena que podrían ser utilizados para combatir la erosión costera que afecta a la Península de Yucatán De acuerdo con el director de Oceanografía Física del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional, Luis Capurro Filograso, a través de la utilización de sondas muy sofisticadas, los científicos a bordo del buque científico, han encontrado cenotes submarinos y bancos de arena en el mar Aseguró que este descubrimiento, aunado a la existencia de una franja de cenotes (ríos subterráneos) que superan los mil 400 en todo el estado de Yucatán, confirman el impacto de un bólido extraterrestre en esta zona del planeta Los trabajos de exploración del suelo marino de la Península de Yucatán que realizan científicos de cinco países en el Maurice Ewing, consisten en realizar explosiones submarinas a varios kilómetros de profundidad donde, se presume, puede haber indicios de la evolución de las especies como consecuencia de una extinción masiva Localizado a 50 kilómetros de distancia del punto más cercano a las costas yucatecas, y bajo estricto sigilo, el barco Maurice Ewing estudia la aparición de un cráter de 300 kilómetros de diámetro, único en el mundo, el cual se considera que fue formado por el impacto de un meteoro hace 65 millones de años, lo que marcó el fin de la era de los dinosaurios Para Hildardo Alarcón, jefe de Estación Oceanográfica, los trabajos se realizan con un equipo diseñado para conocer el lecho rocoso hasta miles de metros de profundidad Dijo que, además, se pretende saber con precisión cuál fue el ángulo de impacto del meteorito, el tamaño exacto del cráter y la manera de cómo repercutió en la placa tectónica El buque de bandera estadunidense llegó a las costas de la Península el pasado 14 de enero, para realizar sus trabajos de investigación, cuenta con 18 cañones que disparan ruidos de aire comprimido de hasta 255 decibeles, aunque sólo se les permite usar una potencia de 204 A bordo participan científicos yucatecos, tres de centros de investigación y uno de la Armada de México Los experimentos son vigilados de cerca por elementos de la Marina, que realizan inspecciones al buque utilizando una lancha interceptora para evitar que no se atente contra la fauna marina, ya que algunos grupos ambientalistas en los que forma parte Greenpeace han advertido de un desastre ecológico a raíz de esos trabajos Hasta el momento aunque han aparecido algunas especies de tortugas y mamíferos muertos en varios puntos de la costa, las autoridades han señalado que nada tienen que ver, esos casos con los trabajos del Maurice Ewing que deberá concluir en los próximos días

Comentarios