Justifica Salazar violencia policial en Tila

viernes, 18 de febrero de 2005
* Asegura que los indígenas choles amenazaban con quemar vivos a los cinco rehenes que tenían en su poder Tuxtla Gutiérrez, Chis , 17 de febrero (apro)- El gobernador Pablo Salazar justificó hoy la fuerza policial en el desalojo violento en Tila el miércoles pasado, porque dijo que los indígenas choles habían rebasado el límite y amenazaban con convertir la toma de la alcaldía “en otro caso Tlahuac”, además, aseguró que en el fondo la dispuesta es por el poder local entre miembros del grupo paramilitar Paz y Justicia “No iban a entrar tirando flores y besos a personas que los recibieron, con palos, piedras y bombas molotov”, dijo el mandatario chiapaneco, quien sentenció que el mensaje final fue que “aquí sí hay gobierno” Salazar dijo que en realidad no era una toma de la alcaldía de Tila, sino “un juego perverso de Paz y Justicia contra Paz y Justicia”, grupo que intenta recuperar el poder político de la región En tanto el párroco de la localidad, Heriberto Cruz Vera, advirtió que, ciertamente, es un grupo de inconformes que se oponía al retorno de miembros de Paz y Justicia al poder municipal Denunció que tras el operativo, muchos pobladores han decidido abandonar la localidad por caminos de extravío, pues los más de 500 policías estatales mantienen cercada la cabecera municipal y catean casas para detener a otros líderes del movimiento En una entrevista, Pablo Salazar justificó la fuerza aplicada por la policía en el operativo: “Nos estuviéramos acusando de negligentes y de irresponsables; los cinco secuestrados estaban siendo amenazados de que iban a ser quemados vivos y tuvimos que actuar con la energía que actuamos; y no nos arrepentimos de haberlo echo y lo haremos cada vez que sea necesario”, dijo Salazar Recordó que fueron 100 encuentros de negociación y en estos últimos meses y nunca se pudo llegar a un acuerdo con los indígenas tzeltales y choles Para él no hubo exceso policiaco, pues los indígenas choles que protestaban “traspasaron los límites; esa gente que se ve aparentemente indefensa, sometida por la policía, es la misma gente que unas horas antes había arrojado una bomba casera, que había quemado un vehículo, que había quemado casas, no son tan indefensos” Aclaró que no fue un acto de gobierno contra el PRD para detener a sus militantes, ya que “solamente ocho” son perredistas y la mayoría son de Paz y Justicia Insistió que no hubo excesos, pero sí fue un operativo de alto riesgo La advertencia previa al operativo por el altavoz de un uniformado en el sentido de que detendrían a todos aquellos que estuvieran contra el gobierno, para el Salazar no representa la filosofía de su administración “Nosotros mandamos a los operativos no a tribunos, no a oradores, mandamos a policías, lo que digan no refleja tampoco la filosofía política de un gobierno”, aclaró Salazar Más tarde, ante un numeroso grupo de funcionarios estatales miembros de su gabinete, empresarios y cientos de personas invitadas a la inauguración de una obra municipal Salazar justificó las imágenes difundidas por televisión: “Les detuvimos a 14 dirigentes y la respuesta de estos malvados fue secuestrar a cinco personas, entre ellos un policía, los secuestraron, amenazaron con quemarlos vivos “Díganme ustedes, qué hubiera pasado si nosotros no hubiéramos hecho eso, pues lo que lo que estuviéramos viendo hoy son cinco quemados y entonces la crítica de la prensa hubiera sido: ‘Gobierno miedoso, gobierno irresponsable, gobierno indiferente, no intervino, no hizo nada y por eso quemaron viva a la gente, otro espectáculo para el mundo’” Ante la multitud presente Salazar dijo que sabía de los riesgos al intervenir y que seguramente muchos dirán que qué mal hizo el gobierno El mensaje detrás de todo esto para Salazar es de que en el estado Chiapas sí hay gobierno: “en Chiapas no habrá desorden, no lo vamos a permitir mientras yo sea gobernador” En tanto el líder perredista en Tila, Domingo Alejandro Cornelio Trujillo, explicó vía telefónica que el clima en el lugar se encuentra en tensión constante “Siguen sobrevuelos de helicópteros, siguen apostados 500 elementos policíacos hay un éxodo tremendo de mujeres niños de tila porque hay el rumor de que puedan entrar otros grupos”, precisó Cornelio Trujillo “La gente tienen abandonadas sus casas, no se puede andar en tila tranquilamente porque le preguntan todo; si llevan bolsas, los revisan Hay 4 retenes y revisan hasta los zapatos Eso pone tensa la situación y hay impotencia de no poner hacer nada”, denunció Trujillo Coincidió con las autoridades estatales en que la disputa por el poder político de la región es entre los líderes de Paz y Justicia: “El pueblo es un rehén del grupo político que ha mantenido Samuel Sánchez Sánchez y Raymundo Trujillo Ellos son los que han impuesto y no quieren dejar el poder” El párroco Heriberto Cruz Vera advirtió que los acuerdos de Paz que se han firmado entre las partes antes en conflicto podrían verse en riesgo y desatar otra oleada de violencia como la que se vivió entre 1995 y 1997 Por su parte, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (CDHFBC) denunció que tras el operativo violento en el municipio de Tila para desalojar a cientos de indígenas “se ha originado el desplazamiento de mujeres y niños de manera masiva, sin tener hasta el momento una cifra exacta”

Comentarios