Empresa mexiquense incurrió en ilícito ambiental

miércoles, 2 de febrero de 2005
* Es la propietaria de un camión que apareció en Chiapas * Contenía 3 5 toneladas de residuos biológico-infecciosos Tuxtla Gutiérrez, Chis, 1 de febrero (apro)- La Profepa dio a conocer que, tras el hallazgo de un camión presuntamente abandonado que contenía 35 toneladas de residuos peligrosos biológico-infecciosos (RPBI), se determinó como responsable a la empresa mexiquense Protección Integral del Medio Ambiente SA (Primasa), que ya acumula tres procesos administrativos ante esa oficina en Chiapas Luis Alberto Ballinas, subdelegado de Auditoría Ambiental de la Profepa en Chiapas, informó que se le ha notificado ya a esta empresa, con domicilio en la colonia mexiquense San Jerónimo, en Tlalnepantla, el aseguramiento de su camión y que, independientemente de la sanción administrativa, se acudirá ante la PGR a interponer la demanda penal El funcionario federal sostuvo que este es el tercer proceso administrativo en menos de un año contra la empresa Primasa, que ha cometido irregularidades en el proceso de almacenamiento de los RPBI que recibe de hospitales y demás centros de salud Dijo que en realidad el camión no estaba abandonado, sino que estaban almacenando ahí de manera clandestina, pues esperaban llenarlo en su totalidad de RPBI, ya que les es más redituable llevar camiones de un mayor tonelaje hasta el destino final de la quema del producto, a trasladar poca cantidad en cada viaje “Pero eso es ilegal”, aunque a ellos les salga más costoso realizar varios viajes en pequeños camiones con RPBI, pues almacenarlos de forma clandestina es un delito, y se castiga según la Norma Oficial Mexicana 87 publicada en el Diario Oficial de la Federación En marzo del 2004, la bióloga Olga Almaraz denunció que empresas foráneas como Primasa, al servicio de distintas dependencias y hospitales como ISSSTE e IMSS, han venido manejando en forma ilegal los RPBI, al mantener un centro de almacenamiento temporal clandestino en un predio a las afueras de la ciudad de Tuxtla Dio como referencia un domicilio ubicado frente a una gasolinera en la carretera internacional, que funciona actualmente como pensión de auto transporte y trailer; ahí se dejan, según ella, los residuos recolectados en instituciones públicas y privadas en el estado Mencionó que a escasos metros del deposito clandestino se observan corrales de ganado, estando éstos expuestos al contagio de vectores biológicos y microorganismos causantes de enfermedades como hepatitis B, hepatitis C, hepatitis delta y sida, sin olvidar otros virus y bacterias productores de tétanos, TBC, legionelosis, fiebre Q y rubéola, entre otros

Comentarios