Las cuentas pendientes de Lucas García

domingo, 27 de febrero de 2005
Después de encabezar una de las más feroces dictaduras militares de Guatemala, Romeo Lucas García desapareció de la escena pública durante 23 años Hoy reaparece viejo y enfermo para enfrentar a la justicia internacional: un juez español ordenó su captura por su presunta responsabilidad en torturas y asesinatos cometidos durante su gobierno CIUDAD DE GUATEMALA- Romeo Lucas García es el primer expresidente de Guatemala perseguido por la justicia internacional: el pasado 15 de febrero, el juez de la Audiencia Nacional de España Fernando Grande Marlaska solicitó a las autoridades de Venezuela ?país donde reside el exdictador? su detención provisional Al mismo tiempo, la oficina en España de Interpol giró en su contra una orden internacional de entrega y detención La acción ordenada por el juzgado central de instrucción número 1 de España tiene su origen en una demanda que en 1999 presentaron en ese país familiares de víctimas de gobiernos militares guatemaltecos Encabeza la lista de familiares la Premio Nobel guatemalteca, Rigoberta Menchú Tum Los principales acusados de dicha demanda son los exgobernantes guatemaltecos de la llamada "era del terror contrainsurgente": Lucas García (1978-1982), Efraín Ríos Mont (1982-1983) y Óscar Humberto García Víctores (1983-1986) Lucas García, de 81 años, reside en Venezuela Según testimonios periodísticos, padece alzheimer Hace 23 años ?en marzo de 1982? fue derrocado por Efraín Ríos Montt Desde entonces ha vivido oculto en varios países, entre ellos Estados Unidos En julio de 2004, el reportero del diario Prensa Libre Pedro Pop Barillas viajó a Venezuela y encontró a Lucas García enfermo y dependiente de su esposa, la venezolana Elsa Cirigliano Lucas García es acusado por cometer los delitos de tortura y asesinato En el mismo proceso, también enfrentan cargos varios funcionarios de su gobierno: Donaldo Álvarez, ministro de Gobernación ?actualmente prófugo después de que escapó en diciembre de la justicia mexicana?, el coronel Germán Chapina Barahona, director de la Policía Nacional, Pedro García Arredondo, director del Comando Seis de la Policía Nacional y Benedicto Lucas García, hermano del expresidente y jefe del Estado Mayor del Ejército El asalto a la embajada de España en Guatemala, perpetrado el 31 de enero de 1980, es el principal hecho por el que Lucas García es acusado En dicho asalto murieron incineradas 36 personas, entre ellas Vicente Menchú, padre de Rigoberta, Jaime Ruiz del Árbol, secretario de la embajada, y los ciudadanos españoles Luis Felipe Sáenz Martínez y María Teresa Vázquez de Villa Además, resultó herido el embajador español Máximo Cajal Campesinos habían tomado la embajada para protestar por la represión contrainsurgente que realizaba el ejército en el área rural del Quiché Según la resolución del juez español, no consta que la ocupación del inmueble diplomático se haya realizado de forma violenta No obstante, Lucas García y su ministro de Gobernación, Donaldo Álvarez, "acordaron que la policía y otras fuerzas de seguridad entraran en la delegación diplomática sin consentimiento y abatieran mortalmente al conjunto de sus ocupantes" Además, el juez Grande Marlaska encontró indicios suficientes que incriminan a Lucas García y a funcionarios de su gobierno en otros delitos Señala que "instigaron intelectualmente" y "ordenaron" a miembros del ejército guatemalteco cometer el asesinato de los sacerdotes españoles Faustino Villanueva Villanueva ?ultimado en julio de 1980 en su despacho parroquial de Joyaboj, Quiché?, José María Gran Cirera ?ejecutado en Chapul, Quiché, el 4 de junio de 1980?, y Juan Alonzo Fernández ?asesinado en la Barranca, Quiché, el 13 de febrero de 1981?, así como de Carlos Pérez Alonzo, quien presuntamente fue ejecutado después de que militares lo secuestraron en agosto de 1981 El juez asienta que dichos crímenes fueron perpetrados "con una finalidad de castigo por su colaboración con el conjunto de campesinos y el pueblo maya" Largo y sinuoso camino En 1999, Menchú presentó ante la Audiencia Nacional de España una demanda por genocidio y terrorismo contra los tres exgobernantes guatemaltecos y contra sus principales mandos civiles y militares Desde entonces, la demanda ha seguido un complejo proceso judicial El 13 de diciembre de 2000, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional declaró improcedente la actuación de la jurisdicción penal española Menchú y los familiares de las víctimas presentaron un recurso de casación En febrero de 2003, el pleno de la Sala Segunda del Tribunal Supremo declaró procedente la jurisdicción de los tribunales españoles, pero sólo para hechos cometidos contra ciudadanos de ese país Se inició así el proceso legal, al tiempo que Menchú interpuso un amparo ?cuya resolución está pendiente? con el propósito de que la justicia española también reconozca su jurisdicción en la persecución de los delitos internacionales de genocidio y terrorismo de ciudadanos guatemaltecos En enero de 2004, las autoridades judiciales de España solicitaron a las de Guatemala el ingreso a este país de una comisión judicial española Su objetivo: realizar diligencias y recabar declaraciones de los involucrados que residen en Guatemala Esta rogatoria aún recibe respuesta "La orden de detención contra Lucas García es una prueba de que el proceso ante la Audiencia Nacional de España sigue avanzando de manera consistente, y de que el recurso jurídico de la jurisdicción universal es viable como una alternativa en la lucha contra la impunidad", dijo a la corresponsal el director de la Fundación Rigoberta Menchú, Gustavo Meoño Señaló que la presunta enfermedad de Lucas García no lo inhabilita para enfrentar a la justicia "Ahí están los crímenes que cometió cuando estaba perfectamente cuerdo", sostuvo La enfermedad, dijo, "es un extremo que los abogados de Lucas deberán mostrar fehacientemente Hasta ahora no hemos tenido acceso a informes médicos No sería la primera vez que un genocida se escuda en supuestos problemas de salud para evadir la justicia El caso Pinochet es claro: no vaciló en declararse demente para evadir a los tribunales", dijo Meoño, quien viajó ésta semana a España para estudiar, con los abogados que le asesoran, las implicaciones de la orden de captura emitido por el juez Grande Marlaska Por ahora, se prevé que la orden de detención y la posible extradición a España de Lucas siga la vía diplomática: de la cancillería española a la cancillería venezolana, y de ésta a los tribunales de justicia venezolanos "Estamos a la espera de conocer las primeras reacciones de las autoridades venezolanas para saber cómo va avanzando el proceso y también para, eventualmente, demandar que las autoridades venezolanas cumplan con esta tarea", estableció Meoño El "indio" Lucas Lucas García formó parte de una élite militar que se apoderó del Estado de Guatemala después de que, en una primera etapa, la guerrilla guatemalteca de los sesenta fue derrotada Esta élite militar cerró todos los espacios de participación política y civil en el país durante la década de los setenta y hasta 1982, describió en entrevista el historiador Edgar Ruano Najarro Congresista en los sesenta, Lucas García fue el segundo ministro de Defensa del presidente Kjell Laugerud García (1976 a 1978) En 1978, renunció a su cargo para convertirse en el candidato oficial a la presidencia Ganó las elecciones en medio de acusaciones de fraude Fueron además los comicios más desairados de la historia de Guatemala: más de 60% de abstención "Lucas tuvo una brillante trayectoria militar dentro de los cánones del ejército Fue comandante de las principales bases y cuarteles militares de Guatemala", detalló Ruano Era la época en que gobernaban dictaduras militares en Chile, Argentina, Brasil, Honduras y El Salvador Indígena originario del departamento de Alta Verapaz, en el altiplano guatemalteco, el militar fue apodado por sus gobernados como "el indio Lucas" Contó Ruano: "como presidente, tuvo la imagen de un gobernante tonto Se contaban infinidad de chistes sobre él Como muchos militares de su época, Lucas era incapaz de improvisar un discurso de unas cuantas palabras" Pronto el gobierno de Lucas enfrentó a nuevos grupos guerrilleros, los cuáles empezaron a rearticularse en los setenta También enfrentó crecientes protestas sindicales, estudiantiles y populares "Su gobierno leyó lo que estaba sucediendo en Nicaragua: grupos organizados y movimientos sociales de las ciudades se aliaban con los sandinistas en el área rural Así, el régimen de Lucas implementó una estrategia contrainsurgente que consistía en desarticular el movimiento social Muchos dirigentes sindicales y estudiantiles fueron asesinados en aras de impedirles una alianza con el movimiento guerrillero en el área rural", afirmó el historiador Ruano destaca otra faceta del gobierno de Lucas: la corrupción Gracias a ella, los miembros de su gabinete y sus aliados se convirtieron en millonarios La brutalidad del régimen encabezado por Lucas García se hizo evidente en octubre de 1978 En ese mes, organizaciones ciudadanas protestaban por el aumento en el precio del transporte urbano Las protestas se extendieron durante seis semanas y culminaron en enfrentamientos con las fuerzas policiacas El saldo: 40 muertos, 300 heridos y más de mil 500 detenidos, según testimonios recabados en el informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) Oliverio Castañeda de León, dirigente de la Asociación de Estudiantes Universitarios, era uno de los líderes de las protestas Fue asesinado en octubre de 1978 A partir de su ejecución, se incrementaron "los asesinatos contra dirigentes populares, sociales y de la oposición política; se desapareció a las cabezas del movimiento social", comentó Ruano El informe de la CEH asentó: "El terror que se desató durante ese gobierno desestructuró todas las organizaciones sociales, políticas y profesionales existentes Jueces y abogados fueron asesinados con el objeto de paralizar completamente la justicia y toda acción de protección de los derechos humanos () El asesinato y la desaparición sistemática de líderes renombrados, así como las masacres de campesinos en el interior del país, tuvieron fuertes repercusiones en el ámbito internacional" Larga es la lista de asesinatos políticos perpetrados durante el gobierno de Lucas Destacan los de Mario Mujía Córdova, asesor de los mineros de Iztahuacán (1978); Alberto Fuentes Mohr, dirigente social demócrata (1979); y Manuel Colom Argueta, dirigente opositor y cabeza del Frente Unido de la Revolución (FUR) (1979) Entre 1978 y 1981 también fueron asesinados 19 líderes más del FUR y 15 del Partido Socialista Democrático (PSD), así como la periodista Irma Flaquer y la poeta Alaíde Foppa Pero fue el ataque violento a la embajada de España, en enero de 1980, lo que convirtió al gobierno de Lucas en un paria internacional: España rompió relaciones con Guatemala, en Naciones Unidas llovieron denuncias contra el Estado guatemalteco y la comunidad internacional ?a través de los embajadores acreditados en Guatemala? emplazaron al gobierno a enjuiciar a los responsables En 1980, Lucas enfrentó la renuncia de su vicepresidente, Francisco Villagrán Kramer, en protesta por el creciente número de asesinatos político en el país Villagrán había llegado a la vicepresidencia como parte de una alianza de la cúpula militar con la izquierda moderada Otros factores alimentaron la crisis de su gobierno: jóvenes oficiales del ejército se rebelaron contra la cúpula de generales que, acusados de corrupción, se repartían los puestos de la administración; los partidos de derecha ?tradicionalmente aliados del régimen? se opusieron a ser instrumentos de la cúpula militar; y la guerrilla empezó a crecer y a extenderse en las áreas rurales El 23 de marzo de 1982, un grupo de oficiales jóvenes encabezó un golpe de Estado que derrocó a Lucas García y llevó al poder a Efraín Ríos Montt Desde entonces, Lucas desapareció de la vida pública Se casó en segundas nupcias y se fue de Guatemala No se supo más de él hasta que apareció en Venezuela, viejo y enfermo l

Comentarios