De la familia

lunes, 7 de marzo de 2005
México, D F, 7 de marzo (apro)- Curioso, estimados lectores, pero resulta que a propósito del Día de la familia sorprendí a unos conocidos míos en una asombrosa, aunque a veces confusa, plática sobre la misma Curioso Porque esos mis conocidos son el búho SOCRATES; IVAN, el burro; el zorro RENARD y VIBORILLA Por lo singular de su charla es que dirijo la presente a este buzón, en un resumen que da cierta coherencia a su desordenada cháchara Se los doy en formato de obra teatral SOCRATES – (En magíster) Pues para mí, debido, bueno y saludable es que el hombre dedique, aunque sea un día al año, a institución en crisis desde sus inicios por tener sus cimientos en arenas movedizas Si se estudia su papel en lo que los humanos consideran sociedades civilizadas, se puede constatar la progresiva desintegración de la familia extensa primitiva al presente Baste como ejemplo recordar lo que fue la familia en Roma, donde el padre tenía en subordinación a la esposa y tenía derecho de vida y muerte sobre los hijos y sirvientes esclavos, y la de hoy, en la que la esposa tiene iguales derechos que el marido y los hijos, al menos en los países considerados más adelantados, pueden demandar y llevar ante la justicia, si reciben malos tratos físicos o psicológicos por parte de ellos, a sus propios padres RENARD- (Con fingida ingenuidad) ¡Ah, caramba! ¿Porqué con la adquisición de tan hermosos derechos se ha puesto en crisis la familia? SOCRATES – No te hagas el tonto, que te conozco, bacalao Tengamos en cuenta que la familia ha sido, y sigue siendo en muchos aspectos, algo así como el último reducto, y en no pocas veces el único, donde el hombre o la mujer, por miserables que hayan sido o sean, pueden ejercer el poder Y el que tiene el poder no le gusta nada que se lo cuestionen o se lo disminuyan y mucho menos que lo despojen del mismo IVAN – (Intempestivo) ¡Qué bueno para los humanos que lo que ellos llaman la visión empresarial de la historia, o sea, el predominio del capital, de la economía en todo lo social, haya y esté dando tanto palo, y con ello quitando poder a los estatistas, esto es, a los que piensan que todo debe estar al servicio del Estado, incluso al hombre¡ Todos miran con sorpresa al burro por unos instantes, por su salida por peteneras El primero en reaccionar es el búho SOCRATES – (Escandalizado) ¿A que viene eso? IVAN- (Titubeante) ¿No uno de los delitos más grandes del Imperio del Mal, el regido por el comunismo, fue que quitaba los hijos a los padres para hacerse cargo de su educación? VIBORILLA – (Silbante, con su lengua bífida) ¡Ahora lo hace el trabajo! IVAN – (Sorprendido) ¿Qué? ¿El medio por el cual los hombres tienen la posibilidad de recuperar el Paraíso? VIBORILLA – (Viperinamente meliflua) O la de caer en el infierno más profundo si viven sólo por y para el Iván la mira sorprendido Quiere responderle con un rebuzno despectivo que no sale de su boca abierta, pues lo detiene la intervención del búho SOCRATES – Tienes razón, ya que por el trabajo, no pocas madres se ven en la necesidad de dejar a sus bebés en el kinder con apenas dos meses de nacidos Por el trabajo, no pocos padres a penas ven a sus hijos unos momentos a la hora del desayuno y vuelven a casa cuando ya están acostándose, si no es que ya se durmieron, con lo que no pueden darles personalmente los cuidados y mucho menos el afecto que necesitan IVAN – (Angustiado) ¿Por qué hacen eso? RENARD – (Irónico) Pues por que son seres, quien más, quien menos, presa del consumismo, motor de esa tu admirada visión empresarial de la historia VIBORILLA – (Venenosa) Y repara que la misma tiene por meta no sólo producir mercancías en cantidades gigantescas sino también el deseo de adquirirlas en la misma medida IVAN – (Como sintiendo que se esta adueñando de la situación) ¿Y que con eso? ¿Qué tiene de malo? RENARD – (Burlón) Pues que con ello el comprador, que se supone soberano del mercado, al convertirlo en comprador compulsivo, se convierte más y más en esclavo del mercado IVAN – (Indignado) ¡Imposible! ¡El hombre no es tan tonto! VIBORILLA – (Insidiosa) Pero si ambicioso Recuerda que la ambición le llegó a perder el Paraíso SOCRATES – (En magíster) ¡Exacto! Esa misma ambición le ha llevado a esa tontería que los alemanes llaman Konsum – identidad, a la identificación entre la personalidad del individuo y el precio de los objetos que compran, y por el exceso de responsabilidad por ganar dinero para poder adquirir cosas y así poder sentir y demostrar que son alguien, ellos y su familia, tantos padres subordinan y hasta olvidan las responsabilidades que tienen y deben como progenitores con y para su prole A eso se debe… Y aquí termino la cháchara de los animales, pues la llegada de tres familias en sus respectivas y lujosas camionetas los puso en fuga Los alocados correteos, gritos y risas de los niños; las recomendaciones, advertencias y órdenes, también a gritos, de sus mayores, sustituyó a la plática del búho, el burro, el zorro y la viborilla De acuerdo, en su charla, no abordaron nada nuevo, algo desconocido por la mayoría de ustedes, estimados lectores, pero me pareció curiosa Por ello les informo de la misma en la presente sin aventurar juicio alguno Eso se lo dejo a ustedes, claro, si lo consideran pertinente Sin más y con afecto DOCTOR DOLITTLE

Comentarios