Garzón: El círculo contra la impunidad

lunes, 7 de marzo de 2005
Madrid, 7 de marzo (apro) - Todo ataque o agresión contra la población civil es un delito de terrorismo, sea que lo realicen grupos civiles, insurgentes, terroristas o ejércitos regulares, afirma en esta entrevista el juez español Baltasar Garzón, célebre internacionalmente por el proceso contra el exdictador chileno Augusto Pinochet (Londres, 1998) También se ha destacado en el procesamiento a funcionarios por la guerra sucia (1983-86), a narcotraficantes nacionales y extranjeros y al grupo terrorista ETA y sus ramificaciones políticas y periodísticas Luchador por los derechos humanos, de 49 años, Garzón acaba de presentar su libro Un mundo sin miedo, en las vísperas de trasladarse a Estados Unidos donde permanecerá hasta finales de este año impartiendo cursos sobre justicia penal: --¿Por qué trata sobre el miedo en su libro? --Hablo de que debemos lograr un mundo sin miedo, en sentido positivo Porque es mediante el derecho como debemos afrontar la solución de los conflictos, sean cuales sean, y no tanto a través de la razón de la fuerza --¿Sin apelar nunca a la fuerza? --No, nunca no, pero teniendo siempre presente que incluso cuando ésta es necesaria, se la debe aplicar actuando dentro de los márgenes del derecho internacional, que es común a todos los pueblos y es la norma que nos debe guiar en cualquier tipo de acción, sea jurídica, política o militar --¿Cree que se podrá eliminar el miedo? --El miedo acompaña normalmente al ser humano, pero debería quedar limitado a la intimidad de cada uno, para lidiar con sus propios fantasmas --Pero entonces, ¿por qué habla de acabar con el miedo? --Me refiero al impuesto por el poder, que ya no debería existir, y si sigue existiendo, que no coadyuve a su permanencia la indiferencia de las personas Se requiere una acción plural para que el miedo a las organizaciones criminales desaparezca, y que desde las instituciones seamos capaces de ofrecer una respuesta positiva a las víctimas y a los ciudadanos en general --Desde que por pedido suyo se detuvo e inició un proceso contra Augusto Pinochet, ¿se avanzó en el derecho internacional penal? --Sin lugar ha dudas la justicia internacional ha seguido su curso, en Europa y América Latina Ese juicio en 1998 supuso un impulso que hoy en día continúa y es bueno que sea así porque se acota el espacio que tiene la impunidad en casos tan graves como los crímenes contra la Humanidad --¿Es un avance efectivo la creación de la Corte Penal Internacional? --Sí, aunque todavía está en sus primeros momentos Lo trascendente es que se están desarrollando acciones con el objetivo de cerrar el círculo contra la impunidad, en los países que padecen este tipo de hechos y que el principio de la justicia internacional se afirme en cada uno de ellos Ese accionar debe basarse en la voluntad de que los delitos de lesa humanidad no prescriban y que se enjuicien en toda su extensión, sin ponerles trabas temporales, como parece que está sucediendo en Chile, en relación con las causas abiertas contra la violación de los derechos humanos --¿Qué piensa usted de las torturas y violaciones de los derechos humanos denunciados contra Estados Unidos por lo que ocurre en la base de Guantánamo, ubicada en un extremo de Cuba? --En Estados Unidos está vigente la Patriot Act, una ley que permite la detención indefinida de enemigos, sean combatientes o no combatientes Desde mi punto de vista es una flagrante violación de los derechos fundamentales de las personas, y así se está estableciendo en los propios Estados Unidos por su misma Corte Suprema, y recientemente por algunas cortes federales Eso evidencia que la violación de los derechos no puede subsistir y que los detenidos en Guantánamo, como cualquier otra persona sometida a la jurisdicción norteamericana, deben tener el conjunto de derechos que exige la ley para que pueda haber en su día un juicio justo --¿Es optimista, entonces, acerca del futuro de los derechos humanos en Estados Unidos? --Espero y deseo que se evolucione en ese sentido, porque la actual situación es insostenible, una especie de círculo cerrado que, más antes que después, debe abrirse La única forma de hacerlo es judicializando los casos ante la justicia ordinaria, que de hecho ya está tomando esa iniciativa cuestionando a los tribunales administrativos, algo que la propia Patriot Act y su desarrollo tienen previsto --En la 13 Cumbre Iberoamericana (Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 2003) el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso propuso el desarrollo y la armonización de las legislaciones nacionales en sectores estratégicos del sector económico ¿Cree que se debería hacerlo también en temas penales? --Sin lugar a dudas Cada vez es más evidente que en un mundo globalizado, no sólo en lo económico, sino también en lo político, en especial en los países que formamos parte de un mismo entorno cultural, jurídico y político democrático, se debe afirmar la coordinación en el ámbito de la justicia y la libertad, como se está haciendo en la Unión Europea --¿Cuándo se debe hablar de terrorismo y cuando de guerrilla o insurrección? --La doctrina es perfectamente clara sobre lo que es guerrilla, insurgencia y terrorismo Cuando la acción de una organización va contra la población civil, no combatiente, se proclame lo que se proclame, su actividad es claramente terrorista porque afecta a los propios derechos de la humanidad La población civil en ningún caso puede ser agredida y, quien lo hace, comete crímenes contra la humanidad La insurgencia guerrillera exige una confrontación entre ejércitos regulares o no regulares Pero la acción contra una población civil nunca puede estar legitimada sea quien fuere quien la desarrolle y sea cual sea el justificativo que se esgrima --¿Incluso si es un ejército regular el que bombardea, como ocurre en Palestina o Irak? --Lo que digo de la población civil está en los convenios de Ginebra sobre la guerra y en el estatuto de la Corte Penal Internacional Eso es válido para cualquier persona o entidad que integre o desarrolle acciones delictivas contra la población civil --Para combatir el terrorismo ¿hace falta alguna organización internacional especial o basta la coordinación entre los Estados? --Lo que se requiere es una eficaz coordinación y cooperación, una legislación que defina en forma uniforme, o muy aproximada, los conceptos y el fenómeno en sí, y otorgue específicamente un papel dirigente en el ámbito político, diplomático y de instrumentación a las Naciones Unidas, que debe jugar un papel como garante del cumplimiento del derecho internacional

Comentarios