Papa, ¿latinoamericano o italiano?

sábado, 2 de abril de 2005
San Francisco, Cal , 2 de abril (apro)- La sucesión del próximo Papa está generando una serie de forcejeos entre los dos bloques que se disputan la elección: progresistas y conservadores Unos abogan por el cambio y otros por el continuismo Las quinielas de los papables muestran una clara tendencia: el próximo Papa será italiano o latinoamericano Así de tajantes se muestran los expertos vaticanistas que, aunque en predicciones papables no hay nada seguro, afirman que el colegio cardenalicio encargado de elegir al sucesor quiere una “vuelta a la tradición” Los prestigiosos vaticanistas Marco Politi, Giancarlo Zizola, Luigi Accattoli, Horazio Petrosillo, Marco Tossati o José Manuel Vidal aseguran que el próximo Papa será italiano El 52% de los cardenales electores son europeos, seguidos por un 17% de los latinoamericanos, 10 de norteamericanos, 10 de asiáticos, 9 de africanos y 3 de Oceanía La lista de los papables italianos con mayores posibilidades la integran: Dionigi Tettamanzi, arzobispo de Milán; Angelo Sodano, secretario de Estado del Vaticano; Angelo Scola, patriarca de Venecia; Tarcisio Bertone, arzobispo de Génova; Giovanni Batista Re, prefecto de la Congregación de los Obispos; Carlo María Martín, el cardenal del ala reformista, o el arzobispo de Milán, Severino Poletto Los latinoamericanos papables más mencionados son: Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa; Darío Castrillón, prefecto del Clero; Claudio Hummes, arzobispo de Sao Paulo; Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires; Norberto Rivera Carrera, arzobispo de Ciudad de México, y Jaime Lucas Ortega, arzobispo de Cuba En el tercer rango, se encuentran algunos europeos como el belga Godfried Danneels, el austriaco Christoph Schönborn o el francés Lyon Philippe Los cardenales enmarcados en el Tercer Mundo también tienen posibilidades, como el nigeriano Francis Arinzé, prefecto del Diálogo Interreligioso, o el camerunés Wiygham Tumi, arzobispo de Yaundé Las quinielas del sucesor han subido tanto de tono, que la mayor casa de apuestas de Irlanda --un país eminentemente católico-- ha puesto en circulación un juego con premios millonarios El gran favorito de los apostadores es el cardenal Tettamanzi, seguido por el cubano Jaime Lucas Ortega y, en tercer lugar, el nigeriano Francis Arinze El número cuarto y quinto respectivamente lo tienen Maradiaga y el cardenal Batista Re Más allá de las apuestas, la preparación del cónclave donde participaran 120 cardenales electores, centra el epicentro actual de la Iglesia católica: “Muerto un Papa, se hace otro”, dice el aforismo romano El largo proceso que empieza desde la muerte del pontífice hasta la aparición de la fumata bianca en la Capilla Sixtina ---sede del cónclave-- está rodeada por el secreto El camarlengo Eduardo Martínez Somalo golpeará con un pequeño martillo de plata la frente del pontífice para certificar tres veces su muerte Luego aparecerá en televisión anunciando la mala noticia, y posteriormente la Santa Sede enviará a todos los cardenales un telegrama para que acudan al cónclave El cuerpo de Juan Pablo II es embalsamado, y durante tres días será expuesto al público El Papa pidió en su testamento que no le hagan fotos en su lecho de muerte Los funerales se realizan al aire libre en la plaza San Pedro con personalidades y jefes de Estado que viajan hasta allí de todas partes del mundo Desde hace ocho siglos el cónclave sigue un ritual casi inalterable Antes iniciaba 15 o 20 días después de la muerte del Papa, tiempo suficiente para que todos los cardenales lleguen hasta la sede apostólica; pero hoy en día ese tiempo es innecesario, aunque se invierten unos días en reuniones que se denominan como “novendiales”, que sólo sirven para preparar la logística del cónclave El cónclave estará dirigido por el cardenal Joseph Ratzinger y en él participaran 183 cardenales, aunque sólo 118 tienen derecho a voto: 58 europeos, 21 latinoamericanos, 14 norteamericanos, 11 africanos, 11 asiáticos y dos de Oceanía Los cardenales electores se alojarán en el palacio pontificio, en cuyo lugar se han instalado potentes detectores para evitar micrófonos, cámaras ocultas o teléfonos celulares; incluso a los purpurados se les tiene prohibido leer periódicos o revistas, ver televisión o escuchar radio El dicho: “Quien entra Papa en el cónclave sale cardenal”, se ha cumplido históricamente, así que todos los pronósticos son sólo quinielas al azar, pero sin ninguna seguridad en el resultado Para ser elegido Papa se necesita obtener los dos tercios de los votos El mismo día del extra omnes, es decir, del inicio del cónclave, empiezan las votaciones En la primera jornada habrá solo una, pero al día siguiente se efectuaran dos por la mañana y dos por la tarde, al igual que tres días más Las papeletas de votación se queman en la famosa estufa cuya chimenea se ve desde la plaza de San Pedro Cuando no se ha logrado elegir al nuevo Papa, la fumata será negra, gracias a una sustancia que vierten sobre el papel, y en el momento de tener un nuevo Papa, sale la fumata bianca En los dos últimos cónclaves la fumata bianca salió gris por alguna razón, ya que los químicos que se le añadieron a las papeletas a la hora de quemarlas no funcionaron como deberían A Juan Pablo II lo eligieron en dos días y los pronósticos dicen que su sucesor será igualmente elegido en pocos días El nuevo cardenal protadiácono, el chileno Jorge Arturo Medina Estévez, será el encargado de dar la noticia desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, ante la mirada atenta de mil cien millones de católicos repartidos por el mundo, cuyo destino dependerá del nuevo Papa ¿Será Juan XXIV o Juan Pablo III?

Comentarios