Alienta el Capitolio a cazamigrantes

jueves, 21 de abril de 2005
* Sugieren dar autoridad a civiles para auxiliar a la Border Patrol Washington, 20 de abril (apro) - En una de las propuestas más radicales de los últimos años para contener la entrada a Estados Unidos de indocumentados que llegan por México, en el Congreso federal estadunidense se habló de delegar autoridad a ciudadanos civiles para que ayuden y fortalezcan la labor de la Patrulla Fronteriza “Soy de los que consideran que aquellas personas que fueron a vigilar la frontera con México (en Arizona), y formaron la organización (cazamigrantes) Minutemen, tienen preocupaciones reales por el aumento de la inmigración indocumentada”, declaró el senador republicano por Colorado, Wayne Allard, en una audiencia del Comité de Presupuesto de la Cámara de Senadores, y ante la presencia de Michael Chertoff, el nuevo secretario de Seguridad Interior Pese al fracaso de la misión cazamigrantes de Minutemen, que pretendía quedarse a vigilar la frontera con México en la zona de Arizona durante todo abril, el senador republicano considera que podría ser útil que el gobierno federal considere la posibilidad de utilizar y reclutar ciudadanos civiles como agentes de la Patrulla Fronteriza Chertoff, pese a ser uno de los promotores de la necesidad de edificar una barda en la frontera con México, se mostró escéptico ante la sugerencia del senador republicano “Depende de la comunidad, algunos quisieran estar involucrados en el proceso de instrumentar las leyes contra la inmigración indocumentada y otros no, pero creo que no podríamos forzarlos a participar”, respondió Chertoff a la sugerencia de Allard El tema fue abordado en la audiencia para considerar los gastos del Departamento de Seguridad Interior, dependencia que, entre otras labores, tiene a su cargo la vigilancia de la frontera con México, la acciones contra la inmigración indocumentada y parte de la lucha contra el terrorismo internacional Si embargo, la propuesta de Allard fortaleció la visión de que es el Partido Republicano, al cual pertenece el presidente George W Bush, el que más se opone a flexibilizar las leyes migratorias para favorecer a cerca de 10 millones de indocumentados que se estima viven y trabajan desde hace varios años en Estados Unidos Allard consideró que más allá de que si Minutemen fue un éxito o un fracaso en Arizona, es un hecho irrefutable que la población civil está preocupada por el aumento de la inmigración indocumentada y por la posibilidad de que por el territorio mexicano entren a Estados Unidos miembros de organizaciones terroristas como al-Qaeda “Me pregunto algunas veces si no estaremos relegando muchas de nuestras esperanzas en el gobierno federal, a fin de que encuentre una solución (al problema migratorio)”, le insistió Allard a Chertoff, en clara referencia a que la Patrulla Fronteriza sigue sin obtener un verdadero éxito en contener el flujo migratorio que llega por México La participación de civiles en el fortalecimiento de la vigilancia de la frontera con México es apenas una de las tantas ideas que surgen de los miembros más conservadores y racistas del Partido Republicano En el Congreso federal estadunidense hay tanto representantes como senadores que quieren enviar a la Guardia Nacional las 24 horas del día y los 365 días del año, como grupo de apoyo a las labores de la Patrulla Fronteriza Arnold Schwarzenegger, el gobernador republicano del estado de California, pese a ser él mismo un inmigrante, propuso el cierre total de la frontera con México Bush se opone a la participación de ciudadanos civiles en las labores que le corresponden a la Patrulla Fronteriza, sin embargo, está a favor de la continuidad en la construcción del muro fronterizo

Comentarios