La sucesión, en la mira de Ratzinger

domingo, 24 de abril de 2005
El recién electo Papa Benedicto XVI está muy interesado en la agenda política mexicana, particularmente en el proceso electoral del 2006 De hecho, el Vaticano ya “recaba información” sobre los precandidatos presidenciales para realizar un “velado proselitismo” con aquél que más le sea “afín”, destaca Proceso en su edición 1486 de este domingo 24 de abril El Papa Juan Pablo II dejó a Ratzinger dos grandes apoyos que le servirán para sacar ventaja en el ajedrez político mexicano: un cuerpo de obispos finalmente “alejado de la llamada opción preferencial por los pobres” y, por primera vez en la historia reciente, un presidente del país “sometido” a los lineamientos del nuevo Papa, en cuyas manos se encuentra la anulación del matrimonio eclesiástico de Vicente Fox Esta es la visión de Roberto Velázquez Nieto, especialista en las relaciones entre México y la Santa Sede y quien lleva años en Roma como investigador en los Archivos Secretos del Vaticano y en el Archivo de la Secretaría de Estado, labor que combina con sus investigaciones en la Universidad de Texas, en Austin, dice el reportaje que aparece este domingo 24 de abril en Proceso

Comentarios