Kosovo, el burdel de los Cascos Azules

domingo, 3 de abril de 2005
La repentina llegada de 40 mil soldados de la Fuerza de Paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a Kosovo, a principios de 1999, convirtió a esa pequeña y conflictiva región de los Balcanes en un gigantesco prostíbulo y un centro neurálgico del tráfico de mujeres, adolescentes y niñas que alcanza dimensiones internacionales, denuncia Proceso en su edición de este domingo 3 de abril Esto se desprende de un implacable informe de 60 páginas publicado, a mediados de 2004 por Amnistía Internacional (AI) Dicha investigación, a la que los expertos dedicaron alrededor de tres años de trabajo, es una de las más actualizadas sobre el tema AI cita casos y testimonios espeluznantes: violaciones repetidas, golpes, torturas para “domarlas” y someterlas totalmente a sus “dueños” Varias mujeres rescatadas contaron haber pasado meses en cuartos o sótanos totalmente oscuros Nunca salieron ni vieron los rostros de los clientes que desfilaban por sus “celdas” La mayoría de las mujeres y jovencitas esclavizadas en los bares off the limits de Kosovo son meseras de día y prostitutas de noche Casi todas carecen de comida, higiene, atención medica y duermen muy poco Hasta donde se pudo investigar, parece que sólo 10% de las victimas pueden visitar a un médico de forma regular Alrededor de 40% reciben preservativos de vez en cuando, las demás tienen que prescindir de éstos Muchas sufren repetidos abortos y padecen enfermedades venéreas No hay estadísticas en torno a los contagios de sida porque nadie tiene presupuesto para hacerles pruebas, denuncia AI, destaca Proceso en su edición de este domingo 3 de abril

Comentarios