Miembro del IFAI, apoya el uso de información íntima

martes, 10 de mayo de 2005
* Lo privado, cuando se vuelve poder, también debe estar sometido al ejercicio de la publicidad, afirma Alonso Gómez Robledo * Presentan el libro Lo íntimo, lo privado y lo público, de Ernesto Garzón Valdés México, D F, 9 de mayo (apro)- “El interés público no debe ser solamente lo que le interesa al público, lo que no quiere decir que ciertas conductas íntimas no salgan a la luz, siempre y cuando estas actitudes afecten la actividad pública de alguien”, señaló Alonso Gómez Robledo, del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) “Una sociedad no funciona si sus ciudadanos no influyen en la esfera de lo público”, destacó en la presentación del libro Lo íntimo, lo privado y lo público, escrito por Ernesto Garzón Valdés, presentado la noche de este lunes en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) Los límites entre lo público y lo privado los define la cultura social; y el riesgo de transgredir lo primero con lo segundo y viceversa surge por los avances tecnológicos, pues a la fecha “un dato falso puede destruir la vida de una persona”, comentó No es posible moralmente hablando, encontrar un punto medio entre lo que es íntimo y lo que es privado, añadió En presencia de José Woldenberg, expresidente del IFE y el consejero del IFAI, Alonso Gómez Robledo, el autor expuso lo que, para su consideración es la diferencia entre lo público y lo privado “Lo privado, cuando se vuelve poder, también debe estar sometido al ejercicio de la publicidad El poder público es el único actor capaz de proteger la intimidad que vive permanentemente amenazada por el morbo insaciable de la colectividad y regular las intervenciones legítimas en el ámbito de lo privado”, indicó Woldenberg, por su parte, expuso lo que, a su consideración, han sido trasgresiones entre lo público y lo privado: grabaciones telefónicas difundidas en televisión, grabaciones de negocios entre particulares, reproducción íntegra de cartas íntimas y venta de filmaciones donde una pareja despliega juegos eróticos, pero no citó casos concretos “A nadie le incumbe lo que sucede en la intimidad”, destacó, aunque reconoció que cualquiera puede revelar su intimidad, aunque eso indica que ha perdido “auto respeto” “En el mundo existe invasión entre lo público y lo privado por los medios que lo posibilitan”, consideró, aunque también comentó que la esfera de lo privado no puede ser tampoco un medio para legitimar delitos

Comentarios