Exilio gay

domingo, 15 de mayo de 2005
Debido a la “discriminación y persecución” que sufren en México, cientos de homosexuales y lesbianas mexicanos han solicitado asilo político en Estados Unidos El costo es elevado: una vez aceptados como asilados no pueden regresar más al país, dice Proceso en su edición de este domingo 15 de mayo Obtener el asilo en este país es un proceso largo, lento, doloroso y sin garantía de éxito Después de diez o 15 años de trámites legales, pueden ser repatriados Pero si logran obtener el asilo político, es bajo la condición de no regresar a México Sufren nostalgia y depresión Algunos de ellos no la han soportado: se suicidan Otros –la mayoría-- deciden salir adelante enfrentándose a una nueva vida Desarrollan en este país sus potencialidades personales y profesionales Para ellos, México significa un pasado de miedo, pero viven suspirando por volver al país que los expulsa, los niega y los olvida En vísperas de la Jornada Mundial de Lucha contra la Homofobia --que se celebra este 17 de mayo--, tres mexicanos que fueron perseguidos en su país debido a su orientación sexual, y quienes residen en el área de la bahía de San Francisco, exponen su historia en la edición de Proceso que circula a partir de este domingo 15 de mayo

Comentarios