Terrorismo anticastrista

domingo, 22 de mayo de 2005
Documentos, testimonios e investigaciones periodísticas coinciden: el anticastrista Luis Posada Carriles fue uno de los autores intelectuales del atentado terrorista contra el avión de Cubana de Aviación que causó la muerte a 73 personas el 6 de octubre de 1976 Más aún, para realizar el atentado, Posada Carriles contó con la complicidad de autoridades policiacas de Venezuela y de la propia CIA, de la que formaba parte desde los años sesenta He aquí los detalles del atentado "Cuidado", grita Wilfredo Pérez, piloto del avión DC-8 de la aerolínea Cubana de Aviación que ocho minutos antes había despegado del aeropuerto de Seawell, Barbados Son las 17:23 horas del miércoles 6 de octubre de 1976 y la nave está a punto de alcanzar los 18 mil pies de altura En la torre de control del aeropuerto de Seawell, los controladores aéreos mantienen comunicación con los pilotos del vuelo CU-455 de Cubana de Aviación que va con destino a La Habana, Cuba, pero con escala en Kingston, Jamaica ?¡Felo (apócope de Wilfredo), fue una explosión en la cabina de pasajeros y hay fuego! ?informa el copiloto ?Seawell Seawell CU-455 ?CU-455 Seawell ?¡Tenemos una explosión y estamos descendiendo inmediatamente Tenemos fuego a bordo! ?CU-455, ¿regresará al campo? No hay respuesta El avión empieza a soltar humo a la altura del tercer motor Los pilotos despliegan el tren de aterrizaje y empiezan a maniobrar con los flaps A las 17:25 horas se vuelve a escuchar la voz del copiloto en la torre de control: ?Seawell CU-455 Pedimos inmediatamente, inmediatamente pista para aterrizar ?CU-455, autorizado para aterrizar ?Recibido Y se capta la voz del piloto: ?¡Cierren la puerta, cierren la puerta! Seawell capta y alienta: ?CU-455 Tenemos emergencia total Continuamos escuchando El piloto intenta regresar al aeropuerto Una segunda explosión en la parte trasera sacude a la aeronave y el morro (la punta) del avión se eleva El copiloto grita: ?¡Eso es peor! ¡Pégate al agua, Felo, pégate al agua! El piloto gira el timón y el avión se desvía Iba directo a una playa Abajo, turistas miran caer la aeronave al mar envuelto en fuego y humo En la torre de control se escucha: ?Este es DQ-650 (avión venezolano que vuela cerca) ¿Los podemos ayudar en algo? Silencio En el vuelo de Cubana de Aviación iban 73 personas a bordo: 53 cubanos, 11 guyanenses y cinco norcoreanos Entre los cubanos iban los miembros del equipo nacional de esgrima que acababa de ganar medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, así como 10 miembros de la tripulación de Cubana que se encontraban hospedados en Bridgetown, la capital de Barbados, debido a la rotación de personal de la aerolínea La reconstrucción sobre la manera en que se planeó y ejecutó el atentado contra la aeronave cubana puede hacerse con base en extractos del informe que una comisión de investigación realizó acerca de las causas de esta tragedia, en documentos de la CIA y del FBI recientemente desclasificados y en investigaciones realizadas por la periodista venezolana Alicia Herrera Escalona y por el periodista cubano Nicanor León Cotazo Esa comisión estuvo integrada por expertos de Venezuela, Guyana, Trinidad y Tobago y Canadá Las pruebas documentales y los testimonios no dejan lugar a dudas: el exagente de la CIA Luis Posada Carriles ?detenido la semana pasada en Estados Unidos? fue uno de los autores intelectuales Los protagonistas Posada Carriles ?ciudadano de origen cubano, acérrimo anticastrista y por entonces ya con una historia de atentados a instalaciones cubanas en varios países de América Latina? vivía en Caracas De hecho, había adquirido la nacionalidad venezolana y se había desempeñado como comisario jefe de la División General de Seguridad de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) de Venezuela Con la llegada al poder del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez (1974-1978), Posada se retiró de su cargo y estableció una empresa de seguridad: Investigaciones Comerciales e Industriales, Compañía Anónima (ICICA) En septiembre de 1976, Orlando Bosch llegó a Venezuela Bosch era considerado prófugo de la justicia estadunidense y uno de los dirigentes del CORU, organización que ?según el gobierno de La Habana? fue alentada por la CIA para aglutinar a los grupos radicales del exilio anticastrista Bosch contó con la complicidad de dos altos funcionarios de la Disip ?Orlando García y Ricardo Morales Navarrete, alias El Mono, de origen cubano? para entrar a Venezuela a pesar de ser prófugo de la justicia: le expidieron un pasaporte y una visa ?entregados en Managua, Nicaragua? a nombre de Carlos Luis Paniagua; y ya en Caracas le entregaron un carnet de identificación como funcionario del Disip a nombre de Carlos Sucre Por tanto, Bosch tuvo autorización para moverse a sus anchas en Caracas y para usar sus armas: una Colt 45 y un revólver Python 357 Compañeros de andanzas anticastristas desde los años sesenta, Posada Carriles y Bosch se veían a menudo De hecho, Posada le proporcionó como chofer a uno de sus empleados de su empresa de seguridad: Hernán Ricardo Lozano, un joven de unos 20 años de edad que había trabajado como fotógrafo para el vespertino venezolano El Mundo Era en realidad una fachada: tomaba fotos y recababa información de dirigentes de izquierda venezolanos que transmitía a la Disip Además, se supo después, también trabajaba para la CIA En su libro Yo puse la bomba y qué, la periodista Alicia Herrera señala a Posada Carriles y a Bosch como los autores intelectuales Lo hace a partir de las confesiones de los autores materiales del atentado: Hernán Ricardo (el empleado de Posada Carriles y chofer temporal de Bosh) y de un amigo que éste reclutó: Fredy Lugo Definida la operación, hubo al menos tres reuniones entre Posada Carriles, Bosch, Hernán Ricardo y Lugo La primera se celebró varios días antes del atentado en el restaurante Tia Pura, ubicado en la calle Manolos, de Caracas La segunda se efectuó el 4 de octubre en una quinta ubicada al este de esa ciudad, y la última fue por la tarde del 5 de octubre, un día antes del atentado Allí se definió que las cargas explosivas ?todos las llamaban "el regalo"? irían ocultas en una de las dos cámaras fotográficas que ?en su calidad de fotorreportero? llevaría Hernán Ricardo, quien tendría la responsabilidad de colocarlas en el baño del avión También se definió que para avisar de la operación utilizarían como clave las palabras "perros y autobús" "Lo demás lo ponen de su propia cosecha", ordenó Posada Sin embargo, los planes del atentado se habrían discutido antes, en otro lugar y con otros personajes De acuerdo con reportes secretos del FBI ?desclasificados a principios de este mes a solicitud de la organización The National Security Archive?, hubo al menos dos reuniones en las que se planeó el atentado al avión de Cubana de Aviación El reporte fue enviado por el agente del FBI Raúl Díaz, quien el 1 de noviembre de 1976 había entrevistado a una "fuente confidencial": Ricardo Morales Navarrete, alias El Mono, quien entonces era comisario de la sección 54 (contrainteligencia) de la Disip de Venezuela y quien había ayudado a entrar a ese país a Orlando Bosch Más aún: Morales había participado en dichas reuniones La primera de ellas se celebró en el bar del hotel Arauco Hilton, de Caracas Según el documento, participaron Frank Castro, Gustavo Castillo, Luis Posada Carriles y el propio Morales La segunda reunión se celebró en "el departamento" de Morales, también en el hotel Arauco Hilton, y participaron Posada Carriles, Frank Castro y el propio Morales Según el documento del FBI, Frank Castro era el líder del CORU, "una organización terrorista anti-Castro que ha tomado parte en varios bombazos"; Gustavo Castillo "es una de las tres personas involucradas en el intento de secuestro del cónsul cubano en Mérida, Yucatán, el 23 de julio de 1973, en la cual el guardaespaldas del cónsul fue asesinado" El reporte señala que, "de acuerdo con Morales", en la segunda reunión "hubo algunos desacuerdos sobre quién tomaría parte en varias fases de la operación y quién reclamaría el crédito por el bombazo (al avión) Frank Castro dijo que el FNLC (Frente Nacional de Liberación de Cuba) debería acreditarse el hecho" En el diseño de las bombas (al menos un par) habría participado Posada Carriles, así como su amigo, Carlos Fabri, quien trabajaba en el departamento de explosivos de la Disip Los artefactos estaban fabricados con explosivos plásticos C-4 y ?según un documento de la CIA? su reloj se activaría con un lapicero En el citado documento del FBI, Morales Navarrete dice que Orlando García, consejero en materia de seguridad del presidente Carlos Andrés Perez, creía que "si Fabri no construyó la bomba del avión de Cubana, instruyó a personas sobre cómo hacerlo o, al menos, sabía sobre ella" El hecho es que la Disip venezolana sabía de antemano del atentado Y no hizo nada De hecho, el citado documento del FBI señala que, de acuerdo con Morales, "algunas personas en el gobierno de Venezuela están involucradas en el bombazo del avión" "Así ?señala el documento?, Morales Navarrete y otros en el gobierno de Venezuela ?irán abajo? Él dijo que si la gente (involucrada) empieza a hablar, ?tendríamos nuestro propio Watergate?" El pasado 28 de abril, el periodista venezolano Ernesto Villegas mostró en su programa televisivo En Confianza un expediente de pruebas extraídas durante el proceso judicial contra Posada Carriles por la voladura del avión de Cubana de Aviación Entre las pruebas destaca un documento que señala a Orlando García, el citado alto funcionario de la Disip, como artífice de un acuerdo entre el gobierno de Venezuela y los anticastristas del CORU El primero otorgaría impunidad a los segundos a cambio de que no actuaran en este país ni en Colombia y Costa Rica En las negociaciones, los terroristas lograron que se quitara de esa lista a Panamá, propuesta inicialmente por las autoridades venezolanas, pero a sugerencia de éstas se incluyó a Guyana entre las naciones donde se permitirían acciones contra propiedades cubanas La operación Por la noche del 5 de octubre de 1976, Hernán Ricardo Lozano y Fredy Lugo viajaron de Caracas a Puerto España, capital de Trinidad y Tobago Se hospedaron en el Holiday Inn Durmieron unas horas y por la mañana se dirigieron al aeropuerto de Piarco, de Puerto España Allí esperaron el vuelo CU-455 de Cubana de Aviación que venía de Guyana y que se dirigía a La Habana con escalas en Trinidad, Barbados y Jamaica El avión de Cubana había salido de Guyana con 27 minutos de retraso por esperar a cinco miembros de una delegación oficial de Corea del Norte Al llegar al aeropuerto de Piarco, los pasajeros que iban en tránsito se tuvieron que quedar en la nave Una huelga de la línea aérea BWIA obstaculizaba el movimiento normal del aeropuerto El avión fue abordado por los integrantes del equipo nacional cubano de esgrima Habían llegado en la madrugada procedentes de Caracas en un vuelo de Pan American Venían contentos: habían arrasado con las medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Ese mismo avión fue abordado por Ricardo y Lugo Fueron de los últimos en subir las escalerillas Cada uno llevaba un maletín de mano Se sentaron juntos en asientos ubicados en el centro de la aeronave El avión despegó del aeropuerto a las 12:15 (GMT) rumbo a Barbados Durante el vuelo, Hernán fue al baño trasero del avión Todo indica que colocó una de las bombas Iba oculta en una cámara fotográfica Cuando intentó salir, la puerta se había trabado Empezó a gritar pidiendo ayuda Tuvo que acudir el piloto a destrabar la puerta, según contaron después varios pasajeros que descendieron en Barbados Lugo contó a la periodista Herrera: "Él (Ricardo) pensó que iba a volar de una vez por el aire y le entró culillo (miedo)" El avión llegó al aeropuerto de Seawell (Barbados) a las 12:50 de la tarde, hora local Allí bajaron Lugo y Hernán Este último presentó un pasaporte falso a nombre de José Vázquez García Ambos salieron apuradamente del aeropuerto y tomaron un taxi Diez minutos después, se enteraron de la caída del avión por la radio del vehículo El taxista Maurice Firebrace los oyó discutir en español sobre la voladura del avión de Cubana, según declaró posteriormente a las autoridades de Barbados No es claro qué pasó después Unos reportes señalan que el taxi los llevó al hotel Holiday Inn y que después se mudaron al hotel Beach Village Según los reportes del gobierno cubano, después del aeropuerto el taxista Firebrace los llevó directamente a la embajada de Estados Unidos en Barbados Otro taxista, Roger Pilgrim, testificó que en la tarde de ese mismo día los trasladó dos veces a la sede diplomática estadunidense, primero entre las dos y tres de la tarde, y después alrededor de las 4:55 Desde el hotel Village y desde las calles de Barbados hicieron varias llamadas a Caracas Hernán llamó a ICICA, la empresa propiedad de Posada Carriles Éste no se encontraba Entonces se comunicó dos veces con Marinés Vega, amiga de Posada Le dejó sendos recados Según el documento del FBI, hubo otra llamada Hernán telefoneó a Bosch Le dijo: "Un autobús con 73 perros cayeron al barranco y todos han muerto" Era la clave acordada Las evidencias Hernán y Lugo decidieron regresar esa misma noche a Trinidad y Tobago Tomaron el vuelo de las 20:30 de BWI Una vez en Trinidad, tomaron un taxi hacia el hotel Holiday Inn El taxista Kenneth Dennis se percató de su nerviosismo: seguían hablando del avionazo de Barbados La noticia ya había dado la vuelta al mundo Por la madrugada del día siguiente, la policía de Trinidad detuvo en su hotel a Hernán y a Lugo De inmediato confesaron: eran los autores materiales de poner las bombas en el avión de Cubana de Aviación Hernán declaró que trabajaba para Posada Carriles y que en Barbados había estado tres veces en la embajada de Estados Unidos Pero hubo más: En la libreta de Hernán se encontró el teléfono de Joe Leo, funcionario de la embajada estadunidense en Caracas Y él mismo mostró al comisario principal adjunto de la policía de Trinidad, Dafnis Ramdawar, dos tarjetas: en una aparecía el nombre de la CIA y en otra había explicaciones técnicas sobre el uso del explosivo plástico C-4 Además, en la maleta de Hernán se habían encontrado planos de las embajadas de Cuba en Venezuela, México y Jamaica En una reunión realizada 14 días después del atentado en Trinidad y Tobago a instancias del primer ministro de ese país, Eric Williams, el canciller de Guyana, Fred Wills, se refirió a las "agendas comprometedoras para la CIA" propiedad de Hernán y Lugo Para él, quedaba clara la relación de la CIA con los detenidos Washington protestó airadamente A partir de las declaraciones de Hernán y Lugo, la Disip detuvo a Posada Carriles y a Orlando Bosch el 11 de octubre de ese año Inició así un largo y tortuoso proceso judicial El 2 de noviembre, la juez venezolana Delia Estava Moreno consignó a Posada Carriles, Bosch, Hernán y Lugo por "homicidio calificado, fabricación y uso de armas de fuego y portación de documentos falsos" Iniciaron trabas y argucias legales para prolongar el proceso La juez Moreno renunció después de recibir presiones y amenazas de muerte El caso pasó a una corte militar; el juez a cargo, general Elio García Barrios, mantuvo las acusaciones En venganza, un comando armado asesinó a su hijo y a su chofer en 1983 Sin que hubiera sentencia definitiva, Posada Carriles se fugó el 18 de agosto de 1985 de una cárcel de máxima seguridad de Venezuela El gobierno de Cuba acusó a la Fundación Nacional Cubano Americana de financiar la fuga: envió 50 mil dólares a través de Panamá para corromper a custodios y funcionarios venezolanos Viajó directo hacia Honduras, donde participó en las operaciones que desencadenaron posteriormente en el escándalo Irán-Contras En 1987, un juez venezolano absolvió a Bosch de la participación del atentado Llegó a Miami en 1989 Fue detenido por tratarse de un prófugo de la justicia Cuando el Departamento de Justicia iba a deportarlo, el entonces presidente George Bush (padre) ?quien como director de la CIA supo de sus actividades? le otorgó el "perdón" Vive tranquilamente en Miami

Comentarios