La samba de la corrupción

domingo, 26 de junio de 2005
Las revelaciones sobre actos de corrupción y sobornos que implican a importantes colaboradores de Luiz Inácio Lula da Silva desataron la mayor crisis política de su gobierno: la amplia coalición con la que inició su mandato se desmorona, y su propio partido, el de los Trabajadores (PT), está dividiéndose Ante este panorama, Lula tratará de rehacer alianzas en el Congreso para sacar adelante sus programas, pero a riesgo de profundizar la molestia ?ya de por sí evidente? de los sectores más radicales del PT SAO PAULO, BRASIL- Algo le salió mal al presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien inició su gobierno apoyado por una amplia coalición de partidos y hoy se desmorona en medio de un escándalo de corrupción Durante los primeros meses de su mandato, Lula da Silva parecía ser el presidente que impulsaría reformas económicas, políticas y sociales que Brasil necesitaba Apoyándose en su carisma y arropado por una gran popularidad, sentó a la mesa negociadora a empresarios, líderes de la sociedad civil y sindicatos Propició el diálogo con el más amplio espectro político del país Lo hacía en informales comidas con churrascos y durante juegos dominicales de futbol en los jardines del palacio presidencial El gobierno de Lula consiguió el apoyo necesario en el Congreso ?donde el Partido de los Trabajadores (PT) tiene alrededor de 20% de los asientos? para aprobar proyectos paralizados por lustros Pero a medio camino de su mandato, la coalición en el poder comenzó a hacer agua Los aliados de Lula, insatisfechos por la falta de participación efectiva en el gobierno, perdieron interés en la agenda del Ejecutivo Incluso, el PT dejó este año la presidencia de la Cámara de Diputados Ahora, un terremoto ha sacudido a la política brasileña y vapulea las ya de por sí debilitadas relaciones dentro de la coalición de gobierno Se trata de una ola de denuncias por gravísimos casos de sobornos en empresas públicas y en el Parlamento Las denuncias involucran a diversos partidos aliados y provocaron una crisis que ha acabado por estallarle en las manos al PT, fundado hace 25 años por Lula, que a lo largo de sus años de existencia enarboló como bandera principal la lucha contra la corrupción Tanto el presidente como el PT han reaccionado con indignación ante las acusaciones "Nadie en este país tiene más autoridad moral y ética que yo para hacer lo que tiene que ser hecho" en el combate a la corrupción, afirmó la semana pasada el presidente Lula "Todo esto que estamos viviendo es por culpa de un ciudadano que dice que agarró 3 mil reales; un ciudadano de tercera categoría", añadió Lula Las mordidas El escándalo estalló el pasado 14 de mayo cuando se divulgó un video en el que aparecía Mauricio Marinho, jefe del departamento de Contratación y Administración de Material del Servicio de Correos, aceptando un fajo de billetes: 3 mil reales (mil 250 dólares) La filmación en blanco y negro, publicada por la revista Veja ?que posteriormente la entregó a las televisoras locales?, mostró en crudo el cobro de una coima ?mordida? para obtener favores en las licitaciones públicas Pero no sólo eso: Marinho destapó una olla de grillos al afirmar que contaba con el apoyo total de un aliado del presidente Lula: el diputado y presidente del Partido Laborista Brasileño (PTB), Roberto Jefferson E incluso insinuó que el PTB tenía influencias, es decir, funcionarios leales infiltrados en "otras 18 empresas" estatales Una semana después, la misma revista Veja señaló que Jefferson presionó al expresidente del Instituto de Reaseguros de Brasil, Lidio Duarte, para que liberara 400 mil reales (unos 160 mil dólares) mensuales al PTB Las peticiones, según el artículo, eran hechas a través de un corredor de seguros amigo de Jefferson El político ha negado todas las acusaciones El miércoles 22, Marinho, ya destituido de su cargo, fue llamado a declarar ante una comisión creada en el Parlamento para investigar la corrupción en el Servicio de Correos En su declaración sugirió que hubo injerencias del PT y del secretario de Comunicación del gobierno, Luiz Gushiken, en algunos contratos en Correos, lo que fue negado tanto por el PT como por el funcionario Esa ola de denuncias no sólo afecta de lleno a un aliado del presidente Lula, a su partido y quizás a su gobierno; también ha puesto en tela de juicio la política de nombramientos en los altos cargos de las empresas públicas, muchos de los cuales se distribuían entre los aliados del gobierno Según el PT, en Brasil existen 19 mil de estos cargos de confianza, cuyos titulares pueden ser nombrados por el gobierno en turno El PT ha cambiado a 5 mil 325 de éstos desde que llegó al poder al inicio de 2003 De los nombrados, 2 mil 499 son personas cercanas a ese partido Acorralado, Jefferson tardó poco en reaccionar, y lo hizo con una revelación explosiva: que el PT pagó sobornos mensuales de 30 mil reales (12 mil 500 dólares) a diputados de dos partidos conservadores aliados al gobierno de Lula: el Partido Progresista (PP) y el Partido Liberal (PL), al que pertenece el vicepresidente, José Alencar Esos pagos, dijo Jefferson, eran hechos a cambio de apoyo político para el presidente Jefferson ?un expresentador de televisión que daba consejos legales a los pobres, que cumple su sexto período en el Parlamento y quien fuera un fiel aliado del expresidente Fernando Collor de Mello? hizo estas denuncias en una entrevista el pasado 6 de junio al diario Folha de Sao Paulo En ésta afirmó que poco antes de morir, en 2003, el expresidente del PTB, José Carlos Martinez, le informó que el tesorero del PT, Delubio Soares, "está haciendo un esquema de mensualidad, un salariazo, para los parlamentarios de la base (en referencia a diputados de los partidos de la coalición del gobierno) El PP, el PL, y quiere que el PTB también reciba 30 mil reales para cada diputado" Según Jefferson, el PTB rechazó estos pagos, incluso después de la muerte de Martinez, cuando nuevamente les fue hecha la propuesta Jefferson aseguró que al inicio de este año informó de ello al presidente Lula, quien, muy afligido, habría acabado con esas coimas "El presidente Lula lloró", dijo De acuerdo con Jefferson, el PT quiso pagar a los diputados porque no quería dividir el poder en el gobierno, pero sí necesitaba su apoyo en el Congreso: "es más barato pagar al ejército mercenario que dividir el poder", aseguró Aunque sus denuncias han provocado un vendaval en la política brasileña, Jefferson no presentó pruebas a Folha, como tampoco lo hizo cuando fue convocado por el Consejo de Ética del Congreso, ante el cual repitió las acusaciones "Soy apenas un testigo", afirmó en una teatral declaración en el Parlamento, que fue divulgada en vivo por televisión el 14 de junio y que duró seis horas Jefferson incluso señaló responsabilidades del secretario general del PT, Silvio Pereira, y del extodopoderoso ministro de la Casa Civil (jefe de gabinete), José Dirceu, considerado la mano derecha de Lula, quien acabó dimitiendo del cargo tres días después, el 17 de junio "En la propia carne" Raquel Teixeira, exdiputada del oposicionista Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), afirmó el miércoles 22 ante el Congreso que un parlamentario, Sandro Mabel, del PL, le ofreció 30 mil reales mensuales y un bono de 1 millón de reales para que cambiara de partido y se afiliara al PL También dijo que carecía de pruebas La otra gran acusación de Jefferson contra el PT se refiere a presuntos financiamientos de campañas electorales Jefferson afirmó que recibió del PT dos maletas con 4 millones de reales (16 millones de dólares) Dijo que ese dinero era apoyo financiero del PT para la campaña electoral municipal de 2004 Pero no explicó lo que ocurrió con ese dinero Fernanda Karina Ramos Somoggio, una secretaria que trabajó de 2003 a inicios de 2004 para el jefe de la agencia de publicidad SMP&B, Marcos Valerio de Souza, corroboró que vio salir mucho dinero de su oficina en maletines Desde la publicación de su entrevista, el 15 de junio, por la revista Istoé Dinheiro, repitió y negó varias veces esa acusación ante la policía y la prensa Jefferson había denunciado que el dinero del PT era distribuido por medio de este publicista Las denuncias, contradenuncias, confirmaciones y negaciones se están convirtiendo en una realidad cotidiana en el Congreso y en la prensa de este país, y las consecuencias de ello son difíciles de preveer El PT y el gobierno han negado rotundamente las acusaciones y destacan que no se ha presentado una sola prueba "Éste es un gobierno que no roba ni deja robar y combate la corrupción", aseguró el miércoles 22 el exministro José Dirceu, cuando se reincorporó a la Cámara de Diputados después de abandonar el gabinete "No tengo nada que esconder", aseguró La tumultuosa sesión del Congreso en la que Dirceu fue llamado a gritos "terrorista" por sus opositores y defendido con vivas por simpatizantes del PT, hizo patente lo caldeado que está el ambiente en el Parlamento brasileño "El PT no participa en compras de votos de diputados", garantizó Delubio Soares, tesorero del PT, en una rueda de prensa en la sede del partido en Sao Paulo, cuando se confirmó que no dejaría el cargo Soares reconoció que el PT participó en varios acuerdos electorales con partidos aliados, pero negó que ello supusiera liberación de recursos El presidente Lula prometió investigar las denuncias de corrupción "hasta las últimas consecuencias" y dijo que no vacilaría en "cortar en la propia carne" para esclarecer esos casos Indirectamente Lula está siendo atacado donde más le duele, pues el combate a la corrupción ha sido su bandera histórica y uno de sus objetivos de gobierno En los últimos dos años, la Policía Federal realizó 45 operaciones anticorrupción, en las que fueron detenidas 819 personas, incluidos políticos, jueces, empresarios, 120 efectivos de la policía y 290 funcionarios públicos, según un reciente balance oficial El dilema de Lula Con la salida de Dirceu del gobierno, la percepción de los analistas e incluso del mercado es que el Ejecutivo consiguió inicialmente blindarse de las denuncias Pero está lejos de solucionar la crisis de gobernabilidad y el daño que estas acusaciones le han hecho al PT "Con la salida de Dirceu del gobierno, la percepción existente es que hay un riesgo mucho menor de que esas denuncias de corrupción se aproximen al presidente Lula, y con ello el alto escalafón del gobierno queda preservado", opinó el analista político Luiz Carlos Costa Rego Otra cuestión es la gobernabilidad Ese es un problema sintomático en Brasil, que tiene un Congreso tradicionalmente fragmentado y en el que cada presidente está obligado a negociar con un amplio número de partidos, que exigen a cambio cuotas de poder "Conseguir una mayoría para gobernar en el Congreso brasileño es una tarea monumental; mantenerla es todavía más difícil", explicó David Fleischer, profesor de política de la Universidad de Brasilia Es ese alto costo político, sobre todo con el estallido de las denuncias de corrupción, el que ha dejado un gusto amargo en el PT Olivio Dutra, ministro de las Ciudades y uno de los líderes históricos del PT, definía la situación de esta manera: "El gobierno está pagando un precio por las malas compañías que tuvimos que tener, debido a que el presidente Lula no fue elegido con mayoría en el Congreso" Para obtener la mayoría necesaria en el gobierno, Lula tuvo que negociar no sólo con la izquierda aliada (por ejemplo, con el Partido Comunista y el Partido Socialista Brasileño, PSB), sino también con el centrista Partido de Movimiento Democrático brasileño(PMDB), altamente dividido, además de los conservadores PP y PL Si esas alianzas habían levantado los recelos de los sectores más izquierdistas del PT ?que ya habían comenzado a rebelarse en el Congreso votando contra algunas medidas del gobierno?, la ola de denuncias que engloba a estos compañeros de ruta no ha hecho más que exacerbar ese malestar Por ello, para las alas izquierdistas del PT esta crisis es vista como una oportunidad de oro para redefinir esas medidas gubernamentales y dar un giro de 180 grados a la ortodoxia de la política económica, llevándola hacia el izquierdismo que ese partido defendió antes de llegar al poder Esos sectores, que tradicionalmente dominaban 30% del PT, han ido creciendo con las recientes crisis Aun así, en la reunión extraordinaria de la Dirección Nacional petista, celebrada el 18 de junio último, el núcleo mayoritario de directores, que controla 51% del partido y que es fiel a Lula, consiguió controlar esas presiones Las divisiones en el PT, sin embargo, prometen arreciar y están siendo cada vez más difíciles de controlar ante las elecciones internas que realizará este organismo político el próximo 18 de septiembre Siete candidatos aspiran a asumir la dirigencia de ese partido, y aunque las preferencias favorecen al actual dirigente, José Genoino, fiel a Lula, los otros candidatos intentarán conseguir buena parte de los 800 mil votos de los afiliados debido a que en el PT los cargos directivos se dividen proporcionalmente al número de votos que obtengan Ése es el dilema que tiene que resolver el PT "Ante la actual crisis política, si el gobierno amplía las alianzas, aparta a su partido; si las restringe a la izquierda, puede perder el poco apoyo que todavía tiene en el Congreso", afirmó José Mario Camargo, analista de la consultora Tendencias "Lo central que el PT debe discutir es la gobernabilidad Estamos en un régimen presidencialista y el presidente debe poder gobernar sin mayoría No debemos tener mayoría a toda costa", afirmaba el diputado Ivan Valente, de una de las corrientes de izquierda y miembro de la Dirección Nacional petista Pero la corriente mayoritaria ya ha dejado claro que, mientras esté en el poder, la política de alianzas se mantendrá: "Si el PT tiene menos de 20% en el Congreso, necesita buscar alianzas para que el presidente tenga una base de sustentación", dijo el ministro de la Secretaría de la Presidencia, Luiz Dulci, también miembro de la Dirección Nacional La crisis que afecta al PT ocurre en un momento clave: a poco más de un año de las elecciones legislativas y presidenciales de 2006 "La derecha quiere adelantar la elección y destruir el PT", afirmó el diputado Valter Pomar en un acto público en defensa del PT al que asistió la plana mayor del gobierno y los altos cargos en todo el país El ministro Dulci acusó a la oposición, el Partido Social Demócrata (PSDB) y el de Frente Liberal (PFL) de instrumentalizar las denuncias para sacar provecho electoral

Comentarios