EU no esperará a ser atacado: Bush

miércoles, 29 de junio de 2005
* Lanza severas amenazas contra la insurgencia iraquí * Rechaza dar un plazo para retirar a sus tropas de Irak Washington, 28 de junio (apro)- "Estados Unidos no esperará a ser nuevamente atacado", sentenció y amenazó el presidente George W Bush, en referencia a que su gobierno está determinado a seguir extinguiendo en el extranjero cualquier vestigio de terrorismo; y como ejemplo mencionó el caso de Irak Al conmemorar el primer aniversario de la transferencia de la soberanía de Irak a los iraquíes, después de la invasión unilateral de Estados Unidos en marzo de 2003, Bush dijo ante miembros de las Fuerzas Armadas reunidos en el Fuerte Bragg, en Carolina del Norte, que la "única manera en que los terroristas podrían tener éxito, es olvidando las lecciones del 11 de septiembre de 2001" Usando la lucha contra el terrorismo internacional como bandera, el presidente de Estados Unidos aseguró que "ha valido la pena" la acción militar que lleva a cabo el Pentágono en Irak; y puso como ejemplo la realización de elecciones libres y democráticas que se llevaron a cabo en ese país, cuya culminación sería la definición de una constitución política, en el verano de este año, y elecciones transparentes en enero de 2006, de las cuales surgiría un gobierno que reemplazará al que actualmente, y de manera temporal, gobierna a los iraquíes "El mundo entiende que el éxito en Irak es crítico para la seguridad Un Irak estable y democrático es necesario para la estabilidad de Europa", insistió Bush, en lo que se consideró como una apelación a las naciones europeas para que contribuyan con el envío de miembros de sus fuerzas armadas a la nación persa, y la donación de varios millones de dólares durante el encuentro de países donantes para la reconstrucción de Irak que se realizará el próximo mes en Jordania El lema de la lucha contra el terrorismo fue el núcleo del discurso que Bush dio a los estadunidenses este martes por la noche desde el fuerte Bragg, para tratar de justificar la muerte de más de mil 700 soldados y de decenas de miles de civiles iraquíes, como resultado de la invasión unilateral de Estados Unidos "La tarea principal de nuestras fuerzas armadas (en Irak) es eliminar al terrorismo? trataré de regresar a casa a las tropas lo más pronto posible", acotó Bush, quien reiteró que retirará a sus soldados cuando termine su misión, y explicó, a manera de justificación ante sus constituyentes, que imponer un plazo para el retiro de las tropas del Pentágono significaría dar una señal equivocada a los iraquíes La salida de las tropas estadunidenses es en este momento el aspecto político más delicado que enfrenta Bush La gran mayoría de las encuestas de los medios de comunicación, anotan que ante la inestabilidad y continuo incremento en el número de bajas de las fuerzas del Pentágono frente a la insurgencia iraquí, la mayoría de los estadunidenses quieren el inmediato regreso de los soldados, porque, además de los muertos, más de 13 mil soldados de Estados Unidos han sido heridos en la guerra de guerrillas de Irak y muchos de ellos han quedado lisiados para toda su vida De hecho, el discurso de Bush al cumplirse el primer aniversario de la devolución de la soberanía de Irak, se orquestó en un fuerte militar para dar la impresión que el presidente cuenta con el respaldo de todas las fuerzas armadas, pese a que el caso de las acciones militares en Irak han resultado ser todo un fracaso para Estados Unidos "Fracasarán los terroristas, ellos no entienden que Estados Unidos está determinado a no dejarse doblegar Peleamos hoy porque los terroristas quieren atacarnos y matar a nuestros ciudadanos, los combatiremos ahí (en Irak) y en cualquier otro lado hasta derrotarlos y ganar la guerra", insistió Bush, quien pese al escenario tan positivo que intentó presentar con su discurso en Fort Bragg, se encuentra en una encrucijada política porque las estrategas militares del Pentágono no han podido encontrar la fórmula para derrotar a la insurgencia iraquí que, poco a poco, ha estado poniendo en ridículo a Bush y a su secretario de Defensa, Donald Rumsfeld Bush aseguró que se siente inspirado y optimista en el caso de la situación militar en Irak, porque ha recibido el respaldo de los familiares de los soldados caídos en ese conflicto, pese a que las encuestas públicas, por el momento, indican otra cosa "Nuestros enemigos son brutales, pero no se igualan a Estados Unidos ni a las mujeres y hombres de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos", señaló Bush, quien sólo recibió un aplauso durante el discurso de media hora que ofreció ante los 800 soldadores reunidos y organizados por la Casa Blanca en Fort Bragg

Comentarios