Pide CDHDF evitar que reos federales estén en prisiones capitalinas

jueves, 30 de junio de 2005
* Ello impediría que se agudizara la inseguridad en el DF, opina México, D F, 29 de junio (apro)- Ante el riesgo de que la sobrepoblación y el hacinamiento agudicen los problemas de inseguridad en la Ciudad de México, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) hizo un llamado al presidente Vicente Fox, y al jefe del GDF, Andrés Manuel López Obrador, a fin de impedir que los miembros del crimen organizado detenidos o sujetos a proceso sean recluidos en las prisiones capitalinas Emilio Álvarez Icaza, presidente de la CDHDF, sostuvo que tanto el gobierno federal como las autoridades penitenciarias locales, deben evitar que internos bajo proceso o, en su caso, sentenciados por delitos federales, permanezcan en cárceles del Distrito Federal Dijo que resulta impostergable que los jueces y las autoridades penitenciarias del ámbito federal adopten las medidas necesarias, en el corto plazo, a fin de que los reos de alta peligrosidad que se encuentran recluidos en las cárceles capitalinas, sean trasladados a penales de alta seguridad que se encuentran bajo el resguardo del gobierno de la República El ombudsman capitalino advirtió que el problema de la inseguridad pública debe abordarse como un problema social, y no como un problema de reclusiones cotidianas "Hace un año y medio lo advertimos, hoy se están pagando las consecuencias" de aplicar la política de "cero tolerancia", que ha privilegiado las penas privativas de la libertad por encima de las penas sustitutivas, que ha recomendado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la propia CDHDF Esta circunstancia ha acentuado los problemas estructurales de sobrepoblación y hacinamiento en los centros penitenciarios del Distrito Federal, denunció Al presentar el informe especial sobre la situación de los centros de reclusión del Distrito Federal, elaborado por la institución a su cargo, Alvárez Icaza puso en claro que el sistema penitenciario en el Distrito Federal es violatorio de uno de los principios establecidos por las Naciones Unidas, que señala que "toda persona sometida a cualquier forma de detención o prisión será tratada humanamente y con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano" De acuerdo con las autoridades penitenciarias, al 31 de diciembre de 2004 el total de internos era de 28 mil 667, es decir, 6 mil 163 más que en 2002, cuando se elaboró el Diagnóstico Interinstitucional del Sistema Penitenciario (DISP), lo que da cuenta del grado de hacinamiento Al 29 de junio de 2005, la población llega a 30 mil 410 personas El ombudsman coincide con organismos internacionales de derechos humanos en que una de las principales causas de la sobrepoblación en los reclusorios es el uso sistemático de la prisión como regla en los procesos penales, e incluso con fines preventivos El informe destaca que en los reclusorios preventivos y centros de readaptación social capitalinos, los procesados y procesadas comparten su reclusión con las y los sentenciados, conviviendo con éstos por largos periodos En los recorridos hechos por visitadores de la CDHDF, se observó que las instalaciones carcelarias son insuficientes; que hay sobrepoblación, y que los criterios de clasificación son deficientes El aumento de la población ha deteriorado las condiciones de los espacios de los centros de reclusión, provocando escasez de agua, comida y áreas para pernoctar; además, se ha complicado considerablemente el mantenimiento de las instalaciones eléctricas y sanitarias A pesar de la habilitación de los nuevos penales, no ha sido posible revertir las condiciones de los reclusorios preventivos varoniles En el periodo que se reporta, la CDHDF recibió 116 quejas sobre el problema de espacios dignos en los centros de reclusión, referidas a situaciones de insalubridad, carencia de agua y luz, hacinamiento, filtraciones de agua, fauna nociva y otras Las condiciones de vida y los espacios para los internos se han deteriorado de manera proporcional al aumento poblacional La mayoría de las celdas se encuentran ocupadas por un número de reos que sobrepasa la cantidad de literas; el espacio de las estancias es reducido, carecen de mantenimiento y son usadas, en general, como dormitorio, baño, cocina, taller y comedor Pena corporal, abuso Por su parte, José Guadalupe Rivera Domínguez, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito federal (TSJDF), criticó el abuso de la pena corporal, y consideró que debería ser sustituida por medios alternos Invitó a los legisladores a reflexionar sobre el tema Advirtió sobre la necesidad de que los actores locales y federales diseñen una política criminal que permita realmente resolver el problema de la inseguridad y, como consecuencia, el problema de las instituciones, a través de una reforma integral que atienda a las necesidades y a la idiosincrasia del país Descartó que la solución sea el aumento de las penas, sino la aplicación efectiva de las mismas, como lo demuestran experiencias de otros países En su oportunidad, el subsecretario de Gobierno, Jesús Zambrano Grijalva, calificó de irresponsable las decisiones de algunos jueces y magistrados que, quiérase o no, han contribuido a hacer más grave la situación de los centros carcelarios Sostuvo que la diversidad de convivencia entre reos de alta peligrosidad, la mayoría de ellos del fuero federal, y otros del fuero común, es resultado de decisiones de jueces y magistrados que, "con irresponsabilidad toman decisiones para radicar a estos presos en los penales del Distrito Federal" que, sostuvo, no son de alta seguridad Al igual que el ombudsman, Zambrano hizo un llamado al Poder Judicial y al gobierno federal para que, en lugar de continuar con el envío de reclusos acusados de delincuencia organizada o narcotráfico a centros penitenciarios capitalinos, los distribuyan en penales de alta seguridad, varios de ellos, incluso, subocupados Dijo que el jefe del GDF instruyó recientemente para iniciar un programa de ampliación de espacios, que incluye la construcción de penales, entre ellos, un centro de reclusión de alta seguridad en el Distrito Federal, que dispondrá de 800 espacios para los reos más peligrosos que estén recluidos en los diferentes centros de readaptación social capitalinos Se pretende concluirlo antes que termine la actual administración, y dejar las bases para la construcción de otros dos centros de reclusión de mediana seguridad

Comentarios