Gran Bretaña: Musulmanes, entre el temor y los pesares

lunes, 18 de julio de 2005
Londres, 18 de julio (apro) - Los atentados del 7 de julio anterior a tres metros y un autobús londinenses, que dejaron como saldo al menos 52 muertos y 700 lesionados, abrieron una profunda herida dentro de la diversa comunidad musulmana de Gran Bretaña, que supera los 2 millones de personas Tras conocerse que los cuatro terroristas responsables de esos ataques en Londres eran ciudadanos británicos de descendencia paquistaní, todos ellos nacidos y educados en el país, los líderes religiosos musulmanes británicos y las autoridades del gobierno, llamaron a la calma y criticaron duramente ataques revanchistas contra esa comunidad religiosa y étnica Las poblaciones musulmanas de Leeds, Bradford, Manchester, Birmingham, Leicester y Londres, expresaron su preocupación ante una problemática que existía latente en el país, y que tras los atentados queda abierta La falta de integración a la comunidad de jóvenes musulmanes británicos desilusionados con sus líderes religiosos locales, con sus gobernantes, y las políticas de Exterior del Occidente, ha generado que muchos de ellos se vuelquen a formas más fundamentalistas del Islam, muchas de ellas que consideran de grupo heroico a Al-Qaeda También se responsabiliza a líderes religiosos e imanes "instigadores" de jóvenes decepcionados, quienes según las autoridades han sido claves en la radicalización de adolescentes seguidores del Islam En ese sentido, el primer ministro británico, Tony Blair, no esperó para anunciar que pondrá en marcha en las próximas semanas un nuevo plan anti-terrorista que busque combatir a los instigadores al terrorismo, y que acelere los procesos de deportación para estos líderes religiosos, muchos de los cuales llegaron a Gran Bretaña habiendo recibido refugio o asilo político Blair, máximo aliado del presidente estadunidense George W Bush en la llamada "guerra contra el terrorismo", teme también que el problema de las divisiones dentro de las comunidades musulmanas de Gran Bretaña, pueda presentar ahora nuevos problemas, como los suicidas británicos Esa nueva legislación buscará desterrar a aquellos que "glorifiquen o instiguen" actos de terrorismo, así como también a quienes incentiven a otros a radicalizarse dentro de la religión Sin embargo, el problema de qué constituye una ofensa por "glorificación" o "instigación" al terrorismo, ha provocado ya complejos debates y críticas por parte de organismos de derechos humanos y civiles, quienes acusan al gobierno de crear aún más divisiones y resentimientos entre las comunidades religiosas y étnicas del país El grupo de derechos civiles Liberty expresó, en ese sentido, que la "ambigüedad" y "falta de claridad" en muchos de los términos de la ley "generará más divisiones y violencia interna, que soluciones concretas" Mientras tanto, líderes religiosos y gobernantes planean realizar una cumbre de gran alcance para debatir estos problemas y hallar soluciones ante el creciente problema del crecimiento del extremismo entre británicos musulmanes Además, el Ministerio del Interior ha informado que prepara implementar nuevas ofensas que ayuden a la policía y los servicios de seguridad del país, a desterrar las actividades terroristas dentro de las comunidades Entre esas medidas, se exigirá a todos los imanes y líderes religiosos que piensen establecerse en Gran Bretaña, no sólo aprender el inglés a un nivel elevado, sino estar en conocimiento profundo de los "valores y forma de vida" de los británicos En tanto, la comunidad musulmana en el país continuaba buscando soluciones internas para explicar el porqué del extremismo entre algunos de sus miembros más jóvenes, y dejar en claro que no serán tolerados los ataques racistas o anti-islámicos por parte del resto de la sociedad, como fueron vistos en actos vandálicos a mezquitas de Londres, Bedford y Manchester, tras los atentados de Londres En ese sentido, el moderado sir Iqbal Sacranie, el secretario general del Consejo Musulmán Británico, que agrupa a diversas organizaciones islámicas del país, calificó de "noticias terribles" la identificación de los cuatro terroristas de los ataques del jueves 7 de julio como ciudadanos británicos de origen paquistaní "Hemos recibido noticias terribles de la Policía con dolor, conmoción y horror Reiteramos nuestra determinación absoluta para ayudar con esta investigación, y llevar a la justicia a todos aquellos involucrados en crímenes barbáricos Nada en el Islam puede justificar estas acciones malvadas de los atacantes", agregó Para Sacranie, que ha sido atacado en el pasado por grupo de jóvenes británicos extremistas "debe ser determinación de todos los musulmanes británicos prevenir semejantes atrocidades terroristas e impedir que vuelvan a ocurrir" "Utilizaremos nuestros valores de compartir y sentido de humanidad para enfrentar estos traumas y los desafíos por venir", continuó el líder religioso Otro de los grupos musulmanes con gran aceptación en el país, la Asociación Musulmana Británica (MAB) se mostró unida "en la lucha contra el terror y las divisiones internas" Su secretario general, Harris Bokhari, llamó a toda la población, "musulmana y cristiana, protestante y judía, de todos los credos", continuar "trabajando en conjunto para desplazar al extremismo ideológico" En un comunicado oficial en conjunto con la Iglesia Cristiana Ecuménica, y otras iglesias de Gran Bretaña e Irlanda, se pidió a la población, de la religión a la que pertenezca, a "luchar hombro a hombro" contra el extremismo y sus causas Hasta el príncipe Carlos de Inglaterra, heredero al trono británico, pidió "desterrar" las raíces de la intolerancia, "y dejar fuera de la sociedad a aquellos que pregonan la incitación al odio y al terrorismo" Esta semana, las comunidades de Leeds, en el norte de Inglaterra, y de Luton, a unos 70 kilómetros al norte de Londres, seguían sumidas en un profundo debate por ser ellas las que albergaban a los cuatro terroristas que plantaron las bombas en el sistema de transporte londinense Para muchos vecinos del lugar, los cuatro jóvenes no actuaron solos, sino que contaron con ayuda de otras personas que los apoyaron o guardaron el secreto por el plan La comunidad musulmana en Luton tiene una historia que data desde la década de 1950, principalmente trabajadores que llegaron al país en ese periodo en búsqueda de trabajo en el sector automotriz y de la construcción La mayoría de los inmigrantes musulmanes llegaron desde Pakistán y Cachemira y a pesar de las palabras de determinación y aliento de los líderes religiosos islámicos, existe un alto grado de alineación en Inglaterra, en especial por el alto nivel de desempleo entre los musulmanes más jóvenes Los musulmanes de Luton habitan las dos zonas más pobres de esa ciudad, y la oposición y enojo por la participación de Gran Bretaña en la invasión a Irak dañó aún más la dominación laborista en esa localidad Los líderes religiosos de una población islámica de 35 mil personas en esa ciudad, no son ajenas al extremismo, que fue denunciado en los últimos años a la Policía británica Pero tras los atentados del 7 de julio en Londres, la población local teme que el problema se les haya escapado de las manos Abdul Rashid, presidente de la mezquita central de Luton, una de las 14 que existen en esa ciudad, declaró que "son muy pocos" los miembros de su comunidad que han sido influenciados por personas "venidas del Medio Oriente" Sin embargo, en los últimos cinco años el Sheikh Omar Bakri Mohammad, un clérigo extremista de origen saudita, logró pregonar en una mezquita central del norte de Londres, reclutando a jóvenes para incentivar al odio y los actos terroristas Bakri y un grupo de sus seguidores más íntimos fueron arrestados el pasado año por la policía, aunque muchos de los jóvenes que concurrían a sus sesiones de plegarias y que formaron el grupo radical "Al-Muhajiroun", siguen alabándolo y pidiendo por su liberación Para Rashid, "la situación se ha calmado, ya que se está trabajando para excluir a este tipo de grupos con visiones extremistas" "Nosotros le hemos explicado a nuestras comunidades que ésta no es la verdadera versión del Islam Pero no podemos detenerlos a todos En cada religión habrá personas con malas intenciones", concluyó

Comentarios