Srebrenica: Clinton y Kofi Annan, culpables

martes, 19 de julio de 2005
Madrid, 18 de julio (apro) - El genocidio de Srebrenica sigue impune diez años después Los autores de la peor matanza ocurrida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial están protegidos por las actuales autoridades serbias y los responsables políticos máximos de la masacre: el expresidente Bill Clinton y el secretario de Naciones Unidas, Kofi Annan, "fingen amnesia permanente" Al conmemorarse el décimo aniversario durante el mes de julio de este atroz genocidio, la comunidad internacional que calló vergonzosamente ante la matanza organizada y ejecutada por los serbios, ofrece de forma tardía el mea culpa sin incluir la justicia que aún esperan los familiares de los 8 mil bosnios musulmanes masacrados ante los ojos atentos de la ONU que se suponía estaban allí para proteger a los civiles en la guerra de los Balcanes De manera hipócrita e ilusa, las autoridades reclaman "reconciliación y paz" en la exYugoslavia, ambos elementos son imposibles de coexistir entre bosnios y serbios si no se hace justicia, y los responsables del genocidio de los musulmanes son llevados ante el Tribunal Penal Internacional para lo crímenes en la exYugoslavia (TPIY) que infructuosamente intenta llevar, a los culpables de las atrocidades, al banquillo de los acusados El mismo presidente de este tribunal con sede en La Haya, Thedor Merón, aseguró, en los actos conmemorativos de la matanza, que lo ocurrido en Srebrenica fue un genocidio, cuyos autores están siendo protegidos por las actuales autoridades serbias que se niegan a colaborar con el tribunal en la captura y extradición de los criminales de guerra y de lesa humanidad que se esconden en territorio yugoslavo Son los llamados "carniceros serbios" que, cegados por el ultranacionalismo y el odio racial, ejecutaron la peor "limpieza étnica" ocurrida en el "civilizado" Occidente en los últimos años Se trata del expresidente de los serbos bosnios, Radovan Karadzic, y el general serbo- bosnio Ratko Mladic, ambos protegidos por el actual presidente de Serbia, Boris Tadic, quien sigue prometiendo desde hace meses que los genocidas serán entregados "en cuestión de días" Con este panorama, la frágil estabilidad de los Balcanes es una quimera De un momento a otro las viejas heridas sin cicatrizar a falta de justicia volverán a surgir provocando nuevamente enfrentamientos armados Todo es cuestión de tiempo Los Balcanes son un volcán en ebullición preparado para explotar en cualquier momento Los asesinos conviven impunemente con sus víctimas de manera cotidiana Es tiempo pues, que la opinión pública repase los hechos esclarecidos por el TPIY diez años después de lo ocurrido Las investigaciones de este órgano de justicia internacional han dado como resultado la acusación de apenas 20 personas por genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad después de cientos de audiencias y miles de documentos La fiscal Carla del Ponte se ha enfrentado a la complicidad de quienes protegen hoy en día a los asesinos, con escaso éxito "Ha llegado la hora de acabar con los turcos", dijo Mladic el 2 de julio de 1995 antes de atacar la zona de Srebrenica, un enclave donde vivían 40 mil personas, el 75% de esta población era bosnia y de religión musulmana, frente a un 25% que era serbia Lo que pasa es que esta triste localidad fue declarada junto a Sarajevo y otros cuatro enclaves, "zona de seguridad" protegida por la ONU El mando de la ONU encabezado por la delegación holandesa con 600 hombres bajo el mando del teniente coronel Tom Karremans desarmó a los musulmanes, pero no lo hizo con los serbios que empezaron a bombardear los centros de refugiados de los musulmanes, quienes pedían a Naciones Unidas en vano les devolvieran las armas confiscadas La ONU amenazó a los serbios con devolver los bombardeos, pero nada hizo, ya que los serbios tenían como rehenes a 55 holandeses para dificultar el ataque aéreo de la Unprofor (Fuerza de Protección e Naciones Unidas en Bosnia-Herzegovina), y el 11 de julio, sin oposición, el ejército bosnio desarmado cayó Ese día los responsables de la Unprofor en Zagreb vacacionaban y otros asistían a un concierto en Dubrovnik, haciendo caso omiso a la urgencia del momento La "limpieza étnica" era un "secreto a voces" que la prensa internacional se encargaba de denunciar, pero los funcionarios de Naciones Unidas no hicieron nada, mientras los bosnios huían despavoridos hasta Srebrenica La gente se dividió en dos grupos, unos 25 mil pensaron que el mejor lugar para protegerse era la fábrica cuartel del batallón holandés de la ONU y otros 15 mil, entre ellos los 5 mil hombres que estaban a cargo de la defensa del enclave se agruparon en un bosque próximo La planeación de la limpieza étnica seguía su camino, y el 12 de julio, Mladic se presentó en Potocari con las cámaras de la Televisión Serbo-bosnia prometiendo a los civiles que serían evacuados, aunque ordenó la separación de los varones para "localizar a los criminales de guerra" Los cascos azules holandeses le dejaron pasar libremente su fábrica cuartel para que detuviera a los presuntos "combatientes" Ante los ojos cómplices de los hombres de la ONU, Mladic se llevó 1 mil 700 hombres que masacró ante su atenta mirada, algunos los colocó en el camino para pasarles los tanques y a otros simplemente los asesinó en cuestión de dos horas a balazos, repartiéndolos en fosas comunes por Bratunac, Petkovci, Kosluk, Kravica y Orohovac, entre otros lugares de la zona En la noche, para cerrar la operación, Mladic se reunió con el coronel holandés Thomas Karremans en el hotel Fontana de Bratunac, que sin la menor vergüenza aceptó fotografiarse con el genocida brindando con aguardiente Al salir del lugar, Mladic amenazó al dócil holandés diciéndole que mataría a sus hombres si le impedía la "matanza étnica", así que el hombre de Kofi Annan obedeció hasta las últimas consecuencias, cumpliendo las órdenes de Mladic y yendo más allá, ya que el holandés se negó incluso a proteger a la gente bosnia que trabajaba para la ONU, a quienes no les firmó los salvoconductos necesarios para salvarles la vida; gente como el hermano y padre del traductor Hasan Nuhanovic, ambos asesinados por los serbios La "limpieza étnica" funcionaba según los planes: más de 8 mil varones musulmanes de edades comprendidas entre 16 y 60 años fueron asesinados salvajemente por Mladic y Karadzik ante la mirada cómplice de Bill Clinton y Kofi Annan que no lo evitaron "Fue un crimen sistemático Movilizaron 60 autobuses y camiones, tenían excavadoras y destruyeron la documentación; había una orden para exterminar y ocultar lo sucedido Desplazar las fosas comunes de un lado a otro tras la matanza demuestra la existencia de un plan sistemático para eliminar las pruebas", dice Abdurahman Malkic, exconcejal de Srebrenica y testigo de lo sucedido Y es que después de la masacre los soldados serbios que ahora conviven con los familiares de sus víctimas se encargaban de diseminar los pedazos de los cuerpos en distintas fosas comunes, lo que dificulta hoy en día el trabajo de los forenses, ya que los restos están intencionadamente mezclados Sólo se han descubierto 31 fosas comunes, de las cuales únicamente dos son primarias, por lo que se presume los restos están en otras fosas secundarias y terciarias aún sin encontrar Frente a la fabrica de los holandeses están enterradas mil 327 personas, y hace unos días, es decir, diez años después, se ha sepultado a otros 610 musulmanes, tras años de trabajo Sin embargo, hay 5 mil bolsas con restos humanos que aún aguardan en las morgues su identificación Sus familiares no descansarán hasta tener la oportunidad de ofrecerles una sepultura digna Más de mil hombres de los 8 mil asesinados eran menores de 18 años Ese fatídico 12 de julio, el general Ratislav Krstic, mano derecha de Mladic, supo que sus presas: 15 mil bosnios huidos al bosque podían ser capturados y asesinados, por eso dio una orden precisa a su gente por la radio: "Matarlos a todos, no necesitamos a nadie con vida" Gracias a esta prueba, la fiscal Del Ponte pudo condenar a este hombre a 37 años de cárcel Pero los hombres de Mladic cometieron el genocidio sin problemas Algunos usaban el uniforme de los cascos azules y engañaban a los musulmanes diciéndoles que estaban a salvo, para después masacrarlos Después de terminar el trabajo de "limpieza", el criminal de guerra dijo por la televisión: "Esta conquista de Srebrenica es mi regalo al pueblo serbio después de siglos de humillación" El genocidio fue conocido antes y después por Annan y Clinton Pese a eso, Estados Unidos y la Unión Europea entregaron Srebrenica a la República Srpska, la zona Bosnia habitada por serbios, luego de la intervención de la OTAN en Bosnia, que culminó con la firma de "la paz" en Dayton La entrega de Srebrenica fue y es considerada hoy en día un premio a los serbios por la "limpieza étnica" Es allí donde conviven víctimas y victimarios de manera impune Occidente necesitaba un genocidio para acabar con la guerra de los Balcanes, pero la culpabilidad de la ONU, Estados Unidos, Serbia y la Unión Europea en el genocidio es parte de la historia oficial, aunque los vencedores intenten distorsionarla Srebrenica es el símbolo de la impunidad en nombre de la nefasta "razón de Estado", y mientras los asesinos y responsables políticos no paguen, el escenario puede repetirse

Comentarios